Ciudadanos mira a la Diputación de Valencia tras la crisis en Alicante

Reunión de la dirección autonómica de Ciudadanos. /Irene Marsilla
Reunión de la dirección autonómica de Ciudadanos. / Irene Marsilla

Dos de los tres representantes del partido en la institución forman parte del sector crítico con la gestión de Cantó

Arturo Cervellera
ARTURO CERVELLERAValencia

Los buenos resultados electorales de Ciudadanos en las elecciones autonómicas del pasado abril fueron un aval para Toni Cantó, el que fuera candidato a la Generalitat y actual portavoz en Les Corts, que le permitió tomar las riendas del partido en la Comunitat. Desde entonces, Cantó ha aumentado su presencia a nivel orgánico, entre otras cosas al sustituir a Fernando Giner como portavoz autonómico, y ha tratado de diseñar una nueva estrategia. Pero este camino iniciado hace pocos meses ya ha encontrado una oposición interna liderada por Emilio Argüeso, secretario de organización regional y actual senador, que ha llevado a una crisis en la Diputación de Alicante por el nombramiento de asesores que ha terminado con la victoria del sector crítico. La lista de Cantó contenía nueve nombres, que al parecer no terminaron de gustar en el círculo alicantino y aprovechando unas vacaciones del portavoz en Les Corts, sustituyeron tres nombres. Ahora, el partido trata de reconducir esta situación para que no se extienda a otros escenarios.

Una de las instituciones donde existe una mayoría que forma parte del grupo liderado por Argüeso es la Diputación de Valencia. En la organización provincial, donde Ciudadanos cuenta con tres diputados, están presentes dos de los pesos pesados de la formación naranja: Juan Córdoba, concejal en Paterna y secretario de organización en la provincia de Valencia, y Jesús Gimeno, secretario de acción institucional en la Comunitat y uno de los impulsores de la lista de asesores que hizo estallar la crisis en Alicante. La tercera representante del partido es Rocío Gil, concejal en el Ayuntamiento de Valencia y actual portavoz, que cuenta con una buena relación con las dos familias orgánicas.

Córdoba vivió una situación similar a la de Argüeso en la confección de las listas autonómicas encabezadas por Cantó ya que ambos se quedaron fuera de las mismas y tuvieron que buscar refugio en otras instituciones. Ambos mantienen contactos con Fran Hervías, secretario de organización a nivel nacional, y conservan el respaldo de Madrid, lo que les sigue dotando de un importante poder interno. Además, junto a Gimeno, los dos dirigentes fueron protagonistas en la elaboración de las listas electorales municipales.

Con un grupo parlamentario de Les Corts con una presencia muy reducida de críticos, la Diputación de Valencia se erige así como la institución de la que deberá estar más pendiente Cantó tras la crisis en Alicante. En este caso, el presupuesto que se maneja es mucho más reducido que en la provincia vecina pero eso no quita que la corporación pueda ser un importante escenario para tratar de quitar protagonismo al PP y erigirse Ciudadanos como el referente de la oposición frente al Ejecutivo de PSPV y Compromís.

Por el momento, en la Diputación de Valencia, los tres representantes de Ciudadanos contarán con dos asesores. Aunque por el momento, ninguno de los dos nombres se ha desvelado tras la tensión de la lista alicantina. La diferencia entre Valencia y Alicante en número de asesores es sustancial ya que sólo en el segundo caso han podido gobernar junto al PP.