Vecinos del Montgó exigen cortafuegos para evitar que sus casas sean pasto de las llamas

Vecinos del Montgó exigen cortafuegos para evitar que sus casas sean pasto de las llamas

Residentes en Marquesa IV trasladan la denuncia al Consistorio de Dénia y piden soluciones ante lo que consideran un polvorín

K. CARRIÓDÉNIA.

Los residentes en la falda del Montgó de Dénia tienen el miedo metido en el cuerpo, sobre todo, en los meses de verano cuando la temperatura se dispara y se pueden producir incendios. El motivo es que viven en Marquesa IV, «pegados» a una pinada, sin cortafuegos y a la espera de que desde el Consistorio de Dénia, alguien atienda sus quejas.

Y es que los adosados en los que viven (construidos antes de ser declarado el Montgó parque natural) están rodeados por una gran zona de pinos. La comunidad de vecinos ha puesto el asunto en manos de la junta directiva de Marquesa IV, que ya ha hecho pública su denuncia.

De hecho, los propietarios aseguran que, entre otras cuestiones, «las ramas de los árboles se cuelan en las ventanas de algunas casas».

A este respecto, José Luna, vicepresidente de la junta vecinal, optó a finales de 2018 por presentar una denuncia a título personal a través de la aplicación del ayuntamiento. En su escrito, según explicó, reclamaba «más control en la zona debido a que la extensa pinada supone un riesgo para todos los vecinos».

Ante la ausencia de respuestas y acciones por parte del ayuntamiento, en mayo de este año la junta vecinal se puso manos a la obra y decidió cursar otra denuncia formal a través de sus administradores.

En el documento, además de dejar patente el peligro de la zona, plantearon al ejecutivo la posibilidad de poder llevar a cabo la poda de algunos de los pinos, los que están pegados a las viviendas. Una medida que estaban dispuestos a asumir, siempre y cuando, el consistorio les diese permiso o no se hiciese cargo de habilitar un cortafuegos.

Pero nadie ha contestado a sus peticiones, pues como explicó Luna «no ha llegado respuesta alguna». Y es que como reseñó «esta zona quedó desprovista de carretera asfaltadas en algunas zonas y urbanizaciones se quedaron a medio construir debido a la declaración del parque natural». Los caminos que deberían de servir de cortafuegos están repletos de maleza debido al abandono de la administración.

Contratar personal

La concejal responsable del departamento de Transición Ecológica, Maite Pérez, apuntó que «desconocía la problemática porque hace apenas un mes que está la frente de esta delegación». No obstante, incidió en que el consistorio se están realizando «retenciones de crédito para posibilitar la contratación del personal necesario para las labores de prevención». Por su parte, el director del parque del Montgó, comentó que no tenía constancia de ninguna denuncia en la zona de Marquesa IV.

La problemática sobre la pinada no queda ahí. Hace un año, algunos vecinos, al ver que aquello era un «polvorín» podaron ramas de los pinos que entraban en los hogares y presionaban las ventanas. Según el vicepresidente vecinal, de inmediato, «la policía les advirtió que para poder podar, debían avisar al ayuntamiento para obtener permiso».

Luna reseñó que «con el calor que está haciendo, tienen miedo de que prenda la pinada». Añadió que es «peligroso no tener las medidas necesarias para prevenir los posibles fuegos». Por ello, piden una solución a la administración con el fin de poder vivir tranquilos.

Más