Gata aprueba el Plan General que permitirá dejar atrás las normas subsidiarias de 1989

El edificio que alberga el Ayuntamiento de Gata de Gorgos y las dependencias de la Policía Local. / R. González
El edificio que alberga el Ayuntamiento de Gata de Gorgos y las dependencias de la Policía Local. / R. González

El pleno apoyó de forma unánime el documento que el actual gobierno rescató de la propuesta redactada por el último ejecutivo del PP

B. ORTOLÀGATA DE GORGOS.

Tres décadas ha tardado Gata de Gorgos en tener listo un Plan General. La Corporación, en pleno extraordinario, dio luz verde por unanimidad al proyecto, que, en cuento lo ratifique la conselleria, suplirá a las normas urbanísticas subsidiarias que están vigentes en el municipio desde 1989.

Se trata de un acuerdo «histórico» que ha llegado 'in extremis', ya que desde la Generalitat se había dado un ultimátum para que ratificara el nuevo planeamiento, ante la próxima caducidad del documento de referencia.

Este Plan General, confeccionado por el Partido Popular que encabezaba Maite Signes y que contaba con el apoyo de la oposición no llegó a aprobarse en su día, pese a contar con el apoyo de la oposición y haber cumplido con el periodo requerido de exposición pública. «Coincidió con elecciones municipales del 2015 y no queríamos que pareciese oportunista», explicó la popular.

El Consell solicitó el nuevo planeamiento ante la caducidad del documento de referencia

Tras los comicios, el PP pasó a la oposición, el gobierno quedó en manos del tripartito formado por PSPV, Compromís y JuGa. Durante la legislatura 2015-2019 el gobierno de la Generalitat solicitó en dos ocasiones el documento con el planeamiento, pero desde el ejecutivo gatero se pidió en ambas ocasiones una prórroga. «Se quiso respetar la decisión del concejal encargado del departamento», apuntaron desde el actual ejecutivo, formado por socialistas y nacionalistas. Una postura criticada por Signes. En su opinión, «parece que se dejó de lado el proyecto y que no querían aprobar una propuesta del PP, porque de lo contrario no se entiende que durante cuatro años no se sacase adelante».

Tras una legislatura en blanco y dos prórrogas, la Generalitat decidió, ante la caducidad del documento de referencia, poner agosto como fecha límite para la entrega del Plan General. Por lo que el actual ejecutivo se vio obligado a recuperar el documento redactado por el Partido Popular y llevarlo a pleno para su aprobación, «se trataba de una Plan que contaba con el apoyo de toda la corporación», alegaron.

Pero en la primera sesión extraordinaria, celebrada el pasado 9 de agosto, el punto no contó con el apoyo de los ediles del Partido Popular, que se abstuvieron. Según explicó Signes, «entendíamos que el documento ya contaba con bastantes años por lo que había que actualizarlo un poco. Por ello solicitamos que lo revisasen los técnicos y que antes de enviar el documento, se facilitara la información a los vecinos, pese a que quedaba poco tiempo para enviarlo a la Generalitat Valenciana».

El punto finalmente quedó sobre la mesa porque, según explicó la portavoz de los populares, «desde la secretaría confirmaron que debía contar con la mayoría del pleno y no de los asistentes. En esa sesión faltaba uno de nuestros ediles y también uno del gobierno, por lo que se tuvo que realizar otro pleno extraordinario», comentó Signes.

La edil popular reseñó la tensión que se vivió en dicha sesión plenaria, «fue necesario realizar hasta cuatro recesos». Signes también apuntó que «no había público ni se emitió por internet como se hace con el resto de plenos».

Al no haber consenso, tuvo que convocarse una nueva sesión plenaria, que tuvo lugar 19 de agosto. En esa ocasión, toda la corporación votó a favor, aunque desde las filas populares incidieron en que «volvimos a remarcar la necesidad de dar a conocer el proyecto a los vecinos a través de una o varias reuniones con los técnicos municipales. Pero sabíamos que era crucial aprobar el documento porque, si no, deberíamos empezar de cero».

Una vez conseguida la aprobación del nuevo planeamiento urbanístico, el ejecutivo facilitará la documentación requerida a la Generalitat para que ésta revise la propuesta y emita los informes pertinentes con las rectificaciones necesarias a realizar.