La Generalitat estudia limitar el precio del alquiler

La Generalitat estudia limitar el precio del alquiler

Vivienda prepara un índice de arrendamientos actuales y aconsejables y recurrirá al Estado para «controlar la subida» en las zonas más conflictivas

I. HERRERO

valencia. Las viviendas de alquiler con un precio inferior a los 500 euros se han reducido en un 82%, de acuerdo con los datos que maneja la Conselleria de Vivienda, que se mostró ayer decidida a actuar ante «la práctica desaparición» de esos arrendamientos asequibles, que su titular, la socialista María José Salvador, considera preocupante.

Según la Generalitat, la Dirección General de Vivienda está analizando las zonas y municipios de la Comunitat con mayor presión en los precios del alquiler con el objetivo de «intentar controlar una situación que se ha vuelto insostenible para muchas familias, al haberse detectado en los últimos años en algunas zonas una clara disminución del mercado privado del alquiler y un incremento notable de los precios».

«Estamos siendo testigos de una creciente burbuja del alquiler a la que desde las administraciones públicas, de forma coordinada, tenemos que buscar solución tanto en el largo como en el corto plazo», recalcó Salvador. Para lograrlo, la conselleria está elaborando un índice de referencia por zonas y municipios que «determine el margen de los precios actuales y los recomendables para la zona» y aporte «transparencia, información y seguridad».

Además, estudia «proponer al Estado el establecimiento de un sistema que limite el precio máximo de alquileres» en aquellas zonas «con urgente necesidad habitacional, potencialmente tensionadas y donde los precios del alquiler se hayan incrementado porcentualmente muy por encima de la media».

Esa limitación de precios, amparada en la Ley de la Función Social de la Vivienda, se enmarcaría en las medidas a estudiar junto al Estado, responsable de su implantación, si detectan «zonas especialmente conflictivas en la Comunitat, como sucede en algunas áreas de Valencia, donde distintos informes revelan que el precio del alquiler se ha incrementado cerca de un 40%».

Según Salvador, se trata de una propuesta que trasladarán en la Comisión Bilateral con el Gobierno y que «tendría carácter temporal y estaría únicamente dirigida a zonas donde excepcional y justificadamente haya una emergencia habitacional o necesidad de vivienda».

En marzo, el entonces ministro de Fomento Íñigo de la Serna se mostró contrario a intervenir en el mercado para fijar límites en el precio del alquiler, con el argumento de que generaría «más incertidumbre y menos oferta». En respuesta a Unidos Podemos, advirtió de que esos topes encarecerían el alquiler y aludió, en este sentido, a iniciativas similares en Francia y en Alemania.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos