El Ayuntamiento de Valencia evita el cierre de Quatre Carreres por el conflicto que se desató en agosto

Varios jugadores de rugby, entrenándose en Valencia./M. Molines
Varios jugadores de rugby, entrenándose en Valencia. / M. Molines

El Rugby Club Valencia rectifica: asume que deberá abrir el lunes y que tendrá que trasladar la gestión a Les Abelles hasta que se adjudique por concurso

MOISES RODRÍGUEZ

Quatre Carreres abrirá el lunes, evitando que alrededor de un millar de jóvenes valencianos se queden sin instalación donde entrenar y disputar sus partidos de rugby. Al club gestor del polideportivo, el Rugby Club Valencia, le ha tocado recular horas después de proclamar a través de un correo electrónico a los usuarios del cierre temporal del complejo. El Ayuntamiento anunció ayer que queda resuelto un conflicto por la gestión de este inmueble de titularidad municipal pero cuya gerencia comparten dos clubes de forma bianual, el mencionado y Les Abelles.

Según detalló a través de un comunicado, la Junta Rectora aprobó la propuesta de acuerdo de la Junta de Gobierno y la Fundación Deportiva Municipal, en la que legitima la alternancia de gestión de Quatre Carreres entre Les Abelles y el Rugby Club Valencia. Esto implica que la segunda entidad debería haberle entregado las llaves del polideportivo a la primera en agosto, al inicio de la actual pretemporada. Y ahí radica el conflicto que ha podido dejar sin rugby a cientos de personas a partir del lunes.

Así lo trasladó el Rugby Club Valencia a través de un correo electrónico al que tuvo acceso este periódico el jueves: «Desde la Gerencia del Polideportivo Quatre Carreres se comunica que, por causas ajenas a la misma, nos vemos obligados a proceder al cierre temporal de la instalación a partir del 1 de abril, y hasta nuevo aviso». A pesar de ello, y tras la noticia publicada ayer por este diario, la entidad remitió un comunicado en el que expresaba que no tenía ninguna intención de cerrar la instalación.

El detonante de la situación generada esta semana fue, además, la negativa de este club a trasladar la gestión de Quatre Carreres a Les Abelles como reflejaba el acuerdo de alternancia bianual. El RC Valencia entendió que su gestión se prorrogaba hasta la nueva adjudicación por concurso que está tramitando el Ayuntamiento. Precisamente, tras ocho meses de elaborar informes y reuniones con las partes, el Consistorio concluyó ayer que el turno de gerencia corresponde a Les Abelles.

Al no recibir las llaves del polideportivo, la medida de presión de este club fue no pagar a la gerencia por el uso de las instalaciones. Eso sí, provisionó el dinero y esta semana ha abonado su deuda, pero no al RC Valencia, sino directamente a la Fundación Deportiva Municipal.

En todo este proceso, el Ayuntamiento ha apelado a los valores del rugby para alcanzar un acuerdo. Del mismo modo, se ha hecho hincapié en que los clubes son usuarios de una instalación municipal: uno debe pagar por usarla y el otro, cumplir el convenio de gestión.

En los próximos días -las fuentes municipales consultadas no acotan un plazo- Les Abelles asumirá la gestión de Quatre Carreres, que en las próximas semanas saldrá a concurso y a la que podrá optar cualquier club o empresa. Como telón de fondo sigue la saturación de las instalaciones de rugby: hay dos para al menos ocho clubes en la ciudad, de ahí el pulso de dos de ellos por controlar una de ellas.

Noticias sobre rugby en Valencia