Los sanitarios amenazan con la huelga tras retomar las protestas por falta de personal

Personal sanitario, ayer en la protesta a las puertas del centro de salud Padre Jofre de Valencia. / lp
Personal sanitario, ayer en la protesta a las puertas del centro de salud Padre Jofre de Valencia. / lp

Cientos de facultativos reclaman más medios materiales y humanos y volverán a concentrarse el día 11 a las puertas del Palau de la Generalitat

D. G. VALENCIA.

El personal sanitario de Atención Primaria volvió a concentrarse ayer a las puertas de los centros de salud para reclamar a la Conselleria de Sanidad «una implicación real» con este primer nivel asistencial y, en caso de no producirse, no descartan convocar jornadas de huelga a medio plazo. Las concentraciones, convocadas por el sindicato CESMCV-SAE y de diez minutos de duración, coincidieron con la pausa de los trabajadores, y a través de ellas reclamaron «más medios materiales y humanos» para mantener la calidad asistencial. Las protestas se repetirán el próximo 11 de abril, tanto en los ambulatorios como a través de una concentración a las puertas del Palau de la Generalitat, ésta última convocada por el sindicato CSIF por el deterioro de la sanidad en la Comunitat durante los últimos años.

Según Andrés Cánovas, secretario general del Sindicato Médico de la Comunitat, «los médicos han seguido masivamente las movilizaciones porque la Conselleria de Sanidad no está actuando con la rapidez e implicación necesarias para abordar el problema de la Atención Primaria».

Para Cánovas, la sociedad también «está visualizando con gran claridad que los médicos y el resto de profesionales están protestando para reclamar soluciones a un problema que les afecta directamente». Respecto a la posibilidad de intensificar las protestas, el responsable de CESM-CV señaló que «no es nuestra intención de llegar a esos extremos, pero en ocasiones la inacción de la Administración obliga a tomar medidas drásticas». En su opinión, «estamos poniendo todo de nuestra parte para que minimizar los problemas y las carencias existentes, pero ha llegado el momento de que los discursos y palabras grandilocuentes sobre la importancia de Primaria se conviertan en realidad». Según Cánovas, esta situación ha sido provocada «por el continuo recorte de recursos que ha padecido especialmente este nivel asistencial».

Respecto a las principales reclamaciones del colectivo médico, destacan la necesidad de un presupuesto finalista correspondiente al 25 por ciento del total consignado a Sanidad, cupos máximos de 1.300 pacientes para los médicos de familia y de 900 para pediatras, y tiempos adecuados para la atención a pacientes de al menos diez minutos para cada usuario.