Sanidad reduce el personal de emergencias en verano pese al repunte de las atenciones

La falta de refuerzos deja el servicio del CICU de la provincia de Valencia con dos médicos de día y otro por la noche para valorar cada urgencia

DANIEL GUINDO

valencia. Festivales, aglomeraciones en la costa, continuos desplazamientos y miles de turistas convierten cada verano en un reto para los profesionales que conforman el Centro de Información y Coordinación de Urgencias (CICU); un momento del año en el que el aumento de accidentes, de reyertas y de intoxicaciones etílicas hacen que las llamadas a los servicios de emergencias se multipliquen, hasta superar el millar de avisos diarios. Y pese a ello, la Conselleria de Sanidad ha optado en julio y agosto por reducir la cantidad de médicos que atienden este vital servicio.

Según concretan fuentes del sindicato CSIF, en el CICU de la provincia de Valencia en julio y agosto sólo habrá un médico coordinador por la noche (el resto del año hay dos) y otros dos por el día (cuando habitualmente son tres). Estos profesionales son los que deciden la gravedad del aviso y el tipo de recurso sanitario que es necesario remitir, como ambulancias SAMU o SVB, un facultativo de un centro de salud (que en función de la zona deberá acudir con su propio vehículo o en taxi) o hasta un helicóptero.

«Aquí la cuestión es que si entran varias llamadas a la vez por la noche tendrán que esperarse a que evalúe primero una y luego ya podrá atender la otra. La falta de profesionales deriva en esta situación», lamentaron desde la formación sindical.

Reyertas, aglomeraciones, intoxicaciones etílicas y accidentes hacen que aumenten los servicios

Desde Sanidad, por su parte, quisieron matizar que, en la actualidad el CICU de Valencia gestiona unos 800 incidentes diarios y que el resto del personal que compone el servicio (enfermeros, locutores...) no se reduce en verano. Sin embargo, confirman que, en el colectivo de médicos coordinadores, los turnos se establecen para los meses de verano en dos médicos de día y uno de noche, turno que tenían hasta 2017 durante todo el año, «de manera que se pueda garantizar la asistencia y es un procedimiento que se realiza todos los años con resultado positivo». Fuentes conocedoras de la situación apuntaron que el pasado verano había tres médicos de día, por lo que el descenso de personal este periodo estival se refiere tanto en comparación con el resto del año como con los meses estivales de 2018. Desde la conselleria recalcaron que «se está realizando un esfuerzo» y que «el último año se ha formado a médicos para poder reforzar el trabajo en CICU y poder disponer de tres médicos por el día y dos por la noche».

El trabajo en el CICU arranca con una llamada al 112, que realiza una serie de preguntas y, si requiere asistencia sanitaria (como suele ocurrir entre el 60 y el 90% de los casos, según la fuente consultada), deriva el caso al CICU. Allí, el médico coordinador evalúa el caso, si es posible llama al domicilio, se consulta el historial médico y se reescucha la llamada, en función de cada situación. Y con esta información, el médico decide qué recurso remitir, aunque mientras trabaja en un caso no puede atender otro.

En momentos en los que sólo hay un profesional, la tensión se hace patente, puesto que apenas tiene descansos «pese a pasar muchas horas delante de varias pantallas de ordenador», confirmaron fuentes conocedoras de la situación, para recordar que «cada llamada que se atiende es susceptible de acabar en el juzgado», en el sentido de que si no se adopta la decisión idónea (no siempre todos los recursos están disponibles), los afectados podrían acudir al juez al entender que no se les ha atendido como correspondía.

Así las cosas, y pese al plan de refuerzos y sustituciones activado por la Conselleria de Sanidad para este verano, el CICU tendrá que atender los meses de julio y agosto sin la ayuda extra para que los profesionales puedan disfrutar de sus vacaciones.

Más