La Ribera lleva cuatro meses sin director médico y el recién nombrado renuncia al cargo

Pacientes en la sala de espera del Hospital de La Ribera, en una imagen de archivo. / consuelo chambó
Pacientes en la sala de espera del Hospital de La Ribera, en una imagen de archivo. / consuelo chambó

Sanidad asegura que volverá a convocar el concurso para cubrir la vacante que quedó vacía en marzo tras recolocar a Fuster como gerente

D. GUINDOVALENCIA.

La Conselleria de Sanidad sigue sin tener confeccionado al cien por cien el equipo de dirigirá el departamento de La Ribera un año y medio después de que decidiera no prolongar la concesión de la gestión, en ese momento en manos de Ribera Salud, y asumiera los mandos de un área de salud que tiene al hospital de Alzira como su buque insignia. En concreto, y desde el pasado mes de marzo, el departamento carece de director médico y la persona que iba a ocupar el cargo ha decidido, finalmente, declinar la oferta laboral. Al respecto, el Diari Oficial de la Generalitat publicó ayer una resolución en la que se declara desierta la convocatoria para proveer esta plaza, dado que «la persona propuesta ha presentado escrito de renuncia a la designación del puesto».

Desde el departamento que lidera Ana Barceló subrayaron que esta situación «no afecta a la atención sanitaria y la normalidad del Hospital de la Ribera», e insistieron en que desde marzo de este año, momento en que Liliana Fuster, entonces directora médica del hospital, pasa a ocupar la gerencia del centro, las funciones de la dirección médica han sido asumidas por gerencia y subdirección médica, «sin que ello haya afectado a la organización», apuntaron. En esta línea, también indicaron que «obviamente, volverá a convocarse el concurso para la dirección médica», de ahí que Sanidad no pierda la esperanza de contar con un profesional a la altura del cargo. Y para justificar este optimismo recuerda el caso del puesto de subdirector médico, plaza que al igual que la de director médico quedó desierta en abril pero que finalmente se pudo encontrar a un profesional para el cargo el pasado mes de julio.

No es el primer escollo con el personal al que se enfrenta la conselleria. A principios de año, los cambios que Sanidad iba a acometer al frente de los centros de salud de la comarca no sentaron nada bien a buena parte del personal sanitario. La conselleria, al asumir los mandos del hospital de Alzira y los ambulatorios de la Ribera -en abril de 2018-, nombró a la doctora Lidia del Pino como directora médica de Atención Primaria del departamento. Sin embargo, apenas diez meses después, la facultativa iba a ser sustituida por José Manuel Soler. Fuentes de la entidad SanitatSolsUna recordaron que, en septiembre, la conselleria convocó un concurso para cubrir los puestos directivos, y las puntuaciones finales -basadas en los méritos- secundan el nombramiento de Soler. Frente a ello, fuentes del colectivo médico aseguraron que se trata de un puesto de confianza -por lo que la decisión se puede adoptar de forma arbitraria-, por lo que no entendían el cambio tras «la gran labor» desarrollada por Del Pino. Los médicos tanto de Atención Primaria como de los Puntos de Atención Continuada mostraron sorprendidos por el cese: «Lidia ha trabajado sin descanso para organizar y realizar la mejor labor en un departamento tan complejo. Ha conseguido organizar la atención urgente desde los centros de salud formando equipos de guardia que cubran las 24 horas y así descongestionar las urgencias hospitalarias», apuntaron.