El plan para operar por las tardes se frena en la especialidad más saturada

Profesionales sanitarios en un quirófano de un hospital valenciano. / consuelo chambó
Profesionales sanitarios en un quirófano de un hospital valenciano. / consuelo chambó

El nuevo modelo de autoconcierto no arranca en las operaciones de traumatología de los hospitales La Fe y General de Valencia

D. GUINDO VALENCIA.

El nuevo modelo para incentivar las operaciones por las tardes impulsado por la Conselleria de Sanidad en este inicio de año, tras el fiasco del plan aprobado el pasado mes de noviembre, parece que tampoco termina de arrancar, al menos en traumatología, especialidad que acumula la mayor lista de espera. En concreto, y hasta septiembre de 2018, último dato disponible, 20.255 pacientes de traumatología estaban pendientes de pasar por quirófano, lo que supone prácticamente una de cada tres personas en lista de espera en la Comunitat (la cifra total asciende a 63.949).

Así, según informaron fuentes del Sindicato Médico CESM-CV a LAS PROVINCIAS, en los hospitales La Fe y el General de Valencia todavía no se están programando intervenciones de esta especialidad en el marco del nuevo modelo de autoconcierto, como así se conoce a este plan voluntario con el que Sanidad trata que los especialistas prolonguen su jornada laboral para reducir las importantes demoras que registran las intervenciones quirúrgicas. Unas esperas que, de media, alcanzan los cuatro meses (121 días), pero que en traumatología rozan los cinco (148 días), según las cifras que maneja la propia conselleria.

En el caso de La Fe, el segundo hospital valenciano que más operaciones de autoconcierto realiza por detrás del General de Alicante, la desaparición de las operaciones de traumatología suponen que se dejen de hacer prácticamente el 20% (una de cada cinco) de las intervenciones que, al menos en el primer semestre del año, se venían realizando con el modelo de autoconcierto heredado de la anterior Administración autonómica. En esos primeros seis meses del año, los profesionales de este centro sanitario de la capital llevaron a cabo 1.552 operaciones vespertinas, 306 de ellas de cirugía ortopédica y traumatología, la segunda especialidad, por detrás de urología, que hasta ese momento acumulaba el mayor número de intervenciones de autoconcierto.

La importancia de traumatología en el plan de autoconcierto resulta evidente. A principios de noviembre, el cambio en el modelo impulsado por Sanidad (dejar de abonar las intervenciones por sesión y empezar a pagarlas por acto quirúrgico) derivó en un plante de buena parte de los equipos médicos que acometían estas intervenciones al no estar satisfechos con las retribuciones previstas, lo que obligó a la conselleria a modificar en parte el planteamiento inicial. Sin embargo, ni con esas correcciones consiguió que los equipos de traumatología (tampoco los de urología) volvieran a participar al cien por cien en estas jornadas adicionales previstas para reducir la saturación.

Ante esta situación, responsables de Sanidad han venido manteniendo conversaciones con las sociedades científicas con el fin de remodelar el sistema y conseguir que los facultativos volvieran a participar, al menos, con una intensidad similar a la de comienzos del año. La conselleria, por tanto, ha tenido que ampliar las cuantías de las retribuciones, incluir nuevas especialidades y permitir a los médicos que escogieran si querían cobrar las operaciones por acto quirúrgico (entre 36,40 y 370,80 euros en función de cada intervención, lo que supone un aumento de precios de casi el 60%) o por sesión (370 euros por cinco horas). Los médicos recibieron con buen grado las nuevas tarifas pero, sin embargo, no están sirviendo, por el momento, para convencer a los traumatólogos para que amplíen su jornada laboral.