La oposición no fija penalización por faltas a los aspirantes de Castellano

Aspirantes durante la primera prueba de la oposición docente, el pasado 26 de junio. / jesús signes
Aspirantes durante la primera prueba de la oposición docente, el pasado 26 de junio. / jesús signes

Los resultados provisionales de la primera fase auguran una oleada de suspensos en varias especialidades

J. BATISTAVALENCIA.

Las oposiciones para convertirse en profesor funcionario en la Comunitat se adentran en su segunda fase, y a falta de que se publiquen las actas definitivas de resultados de la primera se espera gran cantidad de suspensos en diferentes especialidades, según el primer análisis realizado por LAS PROVINCIAS. Sucede en muchos de los tribunales de Lengua Valenciana y Literatura, donde se han producido quejas en relación a la aplicación de los criterios de evaluación, el documento que ha de tenerse en cuenta para calificar a los aspirantes. Y aunque debe ser específico en función de cada especialidad docente, llama la atención que en las lingüísticas el tratamiento de un aspecto común como son las faltas de ortografía sea más que distinto.

En el caso de Lengua y Literatura Castellana, al que han concurrido un millar de aspirantes, no se fija ninguna penalización concreta, pues la única referencia es que se exige «rigor ortográfico» en la realización de la prueba teórica, es decir, en el desarrollo del tema elegido. Tampoco hay indicaciones para la redacción del supuesto práctico ni para la programación didáctica que se debe presentar de cara a la segunda fase. Es decir, en caso de error, prevalece el criterio subjetivo de cada tribunal. Por comparar, los alumnos de Bachillerato que se enfrentan a la Selectividad pueden perder hasta tres puntos en el examen de Lengua si cometen faltas de ortografía, incluyendo los acentos, pues las penalizaciones sí están especificadas en los criterios de corrección.

En el resto de especialidades lingüísticas la situación es distinta. La más restrictiva es la de Lengua Valenciana y Literatura, donde se resta un punto por fallo. Y si se superan los seis, el resultado de la prueba es de cero. En Inglés los errores ortográficos se penalizan con 0,1 puntos y los gramaticales o léxicos con 0,2, mientras que en Francés cada falta resta 0,2, lo mismo que en el caso de dejarse tres acentos sin colocar o si se ponen mal.

En Valenciano cada error ortográfico resta un punto, y a partir del sexto se suspende la prueba

Fuentes Educación preguntadas por esta situación aclaran que «corresponde a la comisión de cada especialidad establecer los criterios de corrección» y que «son autónomas». El objetivo «es asegurar un estándar de corrección en todos los tribunales de su especialidad».

En cuanto a los resultados de la primera fase, que en la mayoría de tribunales son provisionales, hay especialidades donde gran parte de los aspirantes ha suspendido, por lo que ya no pasan a la siguiente. En Hostelería y Turismo, de 136 sólo han aprobado 20. 16 no se han presentado y los 100 restantes no han llegado al cinco. Algo parecido sucede en muchos tribunales de Lengua Valenciana y de Geografía e Historia, mientras que en Intervención Sociocomunitaria, de los 342, 189 han quedado apeados.

La misma impresión trasladan desde el sindicato Anpe, que augura que habrá «un gran número» de tribunales con menos de la mitad de aprobados. También alertan de quejas por problemas con los criterios de corrección, del poco tiempo que ha habido para estas tareas y de las extensas jornadas que han asumido los docentes de los tribunales para sacarlas adelante. La organización anunció que pedirá mejoras en este sentido. Por su parte, desde la Federación de Enseñanza de CC. OO. PV agradecieron el trabajo que realizan, si bien abogaron por aumentar su número y mejorar sus condiciones, por ejemplo, trasladando las pruebas a instalaciones adaptadas a las altas temperaturas.