Manifestaciones del 9 d'octubre: El objetivo, tener la fiesta en paz

Se cae la manifestación de Unió y se unifican las dos que defienden el catalán

F. R. VALENCIA.

El centro de Valencia, el área más comercial de la ciudad, se convierte esta tarde en un gran 'manifestódromo'. La Delegación del Gobierno ha previsto un importante despliegue policial con un único objetivo: tener la fiesta en paz.

Desde Guillem de Castro a la plaza de San Agustín, las calles Xàtiva y Colón, la Porta de la Mar, el Parterre, Navarro Reverter y la plaza América estarán tomadas desde las 17 hasta las 22.30 horas por media docena de manifestaciones, una menos de las solicitadas, pues la convocada por Unió-Unió Valenciana finalmente ha caído.

La jornada vespertina contará con la particularidad de que la marcha solicitada por la Coordinadora Obrera Sindical (sindicato de los 'països catalans') saldrá a cola de la organizada por la Comissió 9 d'Octubre que lidera Acció Cultural del País Valencià (desde 2004 ha recibido 30 millones de euros del Govern catalán para pagar el centro Octubre, promover la lengua y la cultura catalana en tierras valencianas). De esta se han desmarcado por primera vez UGT y el PSPV por considerarla «independentista». En esta marcha se integran formaciones como Compromís, Podemos, EUPV y Esquerra Republicana, Escola Valenciana, Intersindical y CC OO, entre otras organizaciones.

En cuanto a las concentraciones, se mantienen dos de las tres previstas. Por la mañana, sobre las 9, los bomberos forestales tomarán los aledaños del Palau de la Generalitat para hacer llegar su protesta al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, porque el Ministerio de Hacienda no ha dado luz verde a su equiparación salarial. Al mediodía Valencia Antitaurina protestará contra el maltrato animal junto a la plaza de toros. La concentración comunicada por España 2000, que la Delegación del Gobierno ubicó en la plaza de la Virgen entre las 18 y las 20 horas, es más que probable que quede desierta, apuntaron diversas fuentes, puesto que está previsto que este partido se incorpore a la última de las movilizaciones programadas: la de la Asociación Mi Tierra Comunitat Valenciana.

Las manifestaciones están escalonadas de tal manera que, si hay voluntad entre los organizadores y los participantes, no tiene por qué haber solapamiento de marchas de diferentes signos.

Además, la policía quiere blindar cada marcha. Tiene previsto acordonarlas, que haya una notable distancia de seguridad por delante y por detrás y que por las aceras no haya nadie apostado y dispuesto a lanzarse contra manifestaciones de signo contrario. El delegado del Gobierno, Juan Carlos Fulgencio, indicó el jueves que la policía actuará si hay violencia y responsabilizó a los organizadores del comportamiento de los participantes. Ante ello, los valencianistas han hecho llamamientos a la calma, la no violencia y la colaboración con las fuerzas de seguridad.