Mosquitos y malos olores en Urgencias de la antigua Fe

Instalaciones del nuevo servicio de Urgencias. / damián torres
Instalaciones del nuevo servicio de Urgencias. / damián torres

Humedad y picaduras agravan las carencias del recinto inaugurado en junio

D. GUINDOVALENCIA.

Un desagradable olor da la bienvenida a los usuarios del servicio de Urgencias de la calle Joaquín Benlloch de Valencia, unas instalaciones en marcha desde hace poco más de tres meses y que suponen la primera de las dotaciones previstas en el futuro complejo sociosanitario Espai Campanar, precisamente el que se levantará en el recinto del viejo hospital La Fe. El nuevo servicio, inaugurado por la propia consellera del ramo, Ana Barceló, ha tenido un mal comienzo. A las deficiencias técnicas que presenta, y que le han impedido obtener la licencia de obra, se suman ahora un intenso olor a humedad y a alcantarilla, así como la presencia de mosquitos, que desquicia al personal y a los pacientes.

Según pudo comprobar in situ LAS PROVINCIAS y confirmaron fuentes de los trabajadores, la situación del desagradable olor y de presencia de insectos se mantenía ayer, aunque el personal ya advirtió de los hechos hace, al menos, un mes y medio. En relación a los insectos, al parecer la situación de estas instalaciones se puede haber visto agravada por una especie de plaga de mosquitos que sufrió la pasada semana el inmueble que todavía acoge la lavandería del centro sanitario.

El malestar ha llegado hasta tal punto que el personal sanitario lo ha trasladado tanto a la unidad de riesgos laborales como al sindicato CSIF, desde donde exigen que las instalaciones tengan el mantenimiento necesario y las mínimas condiciones para que los trabajadores puedan desarrollar su labor de la manera adecuada.

El intenso olor hace que aumente la preocupación de los trabajadores, que tildan de «insalubre» respirar toda la jornada laboral en este ambiente de humedad. Temen, incluso, que la aparición de moho pudiera convertirlo en tóxico.

Y todo ello dos días después de que este diaria destapara que son desfavorables los informes de ingeniería y urbanístico de final de obras que el Ayuntamiento de Valencia ha emitido para la obtención de la licencia de obras y ambiental del citado servicio sanitario. Problemas con las escaleras o con las medidas de evacuación son algunas de las deficiencias.

Frente a ello, y en relación a los malos olores, desde la Conselleria de Sanidad respondieron ayer que «se produjo un embozo que fue subsanado a mediados del mes de septiembre», y que el personal de la empresa contratista de la obra en el edificio «no ha apreciado la existencia de malos olores ni la presencia de mosquitos». No obstante, aseguraron, «se comprobará y nos informarán al respecto». Sobre las incidencias detectadas por la inspección municipal, resaltaron que «todas ellas son menores, algunas ya han sido subsanadas y el resto de solucionarán en los próximos días».