Una masa de aire africano amenaza con disparar los termómetros a 40º

Un termómetro a 41º (al sol), en el centro de Valencia en julio de 2018. /M. Molines
Un termómetro a 41º (al sol), en el centro de Valencia en julio de 2018. / M. Molines

Gran parte de la península puede sufrir la primera ola de calor a principio de semana, pero el Mediterráneo se mantendrá con temperaturas máximas más suaves

EFEMadrid

La llegada a la península de vientos del sur procedentes del continente africano traerá consigo este fin de semana una masa de aire muy cálido, que hará subir progresivamente las temperaturas y que amenaza con convertirse a mediados de semana en la primera ola de calor de 2019, con los termómetros a 40º a la sombra o incluso más.

Rubén del Campo, portavoz de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), ha explicado que este episodio podría elevar el mercurio hasta los 35 grados en gran parte del interior peninsular y por encima de los 40 en el sur, aunque «habrá que prestar especial atención al noreste peninsular, donde las temperaturas serán especialmente altas para la zona».

No obstante, en la Comunitat Valenciana y en el resto del Mediterráneo, las máximas a la sombra se quedarán entre 26 y 30ºC; estos registros, por tanto, serán incluso más suaves que los previstos de hasta 35º este fin de semana.

Previsión del tiempo para el domingo

Aemet ha decretado para el domingo aviso amarillo -riesgo- por altas temperaturas en las tres provincias aragonesas, en el interior de Cataluña, en Navarra y en La Rioja, por valores cercanos a los 36 grados centígrados.

Del Campo ha explicado que las bajas presiones cercanas a Galicia descargarán algo de lluvia en el noroeste y aliviarán el ambiente en esa zona, pero la corriente de viento del sur que lleva asociada esta persistente borrasca afectará al resto de la península y Baleares y dejará ya este sábado registros de temperatura hasta 10 grados por encima de los de hoy en muchas zonas de la mitad norte.

«A partir de ahí, cada día hará un poco más de calor», ha subrayado, por lo que «existe una probabilidad bastante razonable de que termine en una ola de calor, pues todo apunta a que será un episodio extenso, intenso y duradero».

Previsión del tiempo para el lunes y martes

El martes «se afianza la subida» en la meseta sur, por lo que gran parte del territorio peninsular estaría ya afectado por ese calor «claramente más intenso de lo habitual», que alcanzará los 38 grados en Madrid, los superará en Andalucía, valle del Ebro o noreste del País Vasco y dejará al margen a Canarias, donde persistirán valores primaverales en torno a los 23-25 grados.

En Galicia y el Cantábrico habrá unos 22 a 25º C; en la meseta norte, 30º C; y en Baleares se alcanzarán puntualmente 34º C.

En cuanto a las mínimas, «hasta esta noche han estado un poco frescas para la época», sobre todo en el oeste y en el norte, pero «esta situación va a ir cambiando» y también a partir del lunes se podría hablar de «noches tropicales», por encima de 20 grados, en el sur, centro y este peninsulares.

Por tanto, «comienza el verano con fuerza», ha señalado el portavoz, quien ha confirmado la ausencia de lluvia para los próximos días en la práctica totalidad del territorio, a excepción del noroeste y del Pirineo, donde este viernes las tormentas han dejado cerca de 43 litros por metro cuadrado en Huesca y 22 litros en Asturias.

Rubén del Campo ha subrayado que estas tormentas podrían ir acompañadas de granizo y extenderse a otras zonas montañosas del Sistema Ibérico y el Sistema Central, donde serán algo intensas.

El tiempo en Valencia