El tiempo: Así será el verano en la Comunitat Valenciana

El verano empieza este viernes 21 de junio. / EFE/Kai Försterling

No se esperan lluvias generalizadas y todavía no está claro si incidirán en la región tanto las olas de calor como los episodios de viento de poniente

EP

El verano arranca hoy viernes 21 en la Comunitat Valenciana con una subida progresiva de temperaturas durante el fin de semana y el inicio de la última de junio, hasta 32-34 grados en las zonas de interior y 28 grados en la costa. Se trata de unos valores habituales para la época y alejados de la previsión para el centro de España, ya que en Andalucía, Castilla-La Mancha o Madrid podrían llegar a 40º C estos días con la primera ola de calor.

Tras una primavera especialmente lluviosa por el temporal de Semana Santa, con un 40% más de precipitaciones de la media, el estío se prevé habitual al de otros años en la Comunitat, con alrededor de un 50% de probabilidad de más calor, un 30% de que se mantenga igual y un 20% de más frío, según la predicción de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet).

Como en otros años, tampoco se esperan lluvias generalizadas y todavía no está claro si incidirán en la región tanto las olas de calor como los episodios de viento de poniente, las conocidas 'ponentàs' que disparan los termómetros y provocan mayor sensación de calor. Los dos fenómenos dependerán de la evolución climática día a día.

En general, mientras las olas de calor sí afectarán al resto de la península, en la Comunitat las brisas podrían ayudar a que las temperaturas no lleguen a picos tan elevados y a refrescar el ambiente, como ha explicado el delegado territorial de Aemet, Jorge Tamayo, en la rueda de prensa de balance de primavera.

El inicio de la estación veraniega coincide con las Fogueres de Sant Joan de Alicante durante el fin de semana y el lunes 24, San Juan, festivo autonómico este año. Para esos días se prevé una subida de temperaturas y cielos despejados en la capital alicantina. El mar está en torno a 18-20ºC, lo que supone uno o dos por debajo de la media.

La Comunitat Valenciana despide una primavera muy húmeda tras el invierno más seco de la serie histórica, con 184,4 litros por metro cuadrado de precipitación media entre marzo y mayo, un 40% por encima del promedio del periodo 1981-2020. Por contra, la temperatura media de 13,7 grados está solo 0,1 por encima de lo habitual.

Eso sí, las lluvias no han incidido de forma generalizada en todo el territorio y han caído de forma muy irregular, con las provincias de Valencia y Alicante muy afectadas por el temporal de levante de Semana Santa a diferencia de la de Castellón y el extremo norte de Valencia, donde el trimestre ha sido seco.

Se trata de la primavera más húmeda desde 2013 en la región, aunque casi el 90% de las lluvias se acumularon en dos episodios: el del 31 de marzo y sobre todo el temporal de levante en Semana Santa, del 18 al 22 de abril. «Llovió como si fuera otoño», ha ilustrado el delegado de la Agencia de Meteorología.

De hecho, solo en esos días llegó a acumularse el 70% de toda la precipitación del trimestre, especialmente en el entorno de Xàbia (Alicante) con hasta 278 litros por metro cuadrado en 24 horas, un récord desde la histórica riada de octubre de 1957.

10.000 rayos menos

A pesar de estas lluvias torrenciales, las tormentas apenas han tenido protagonismo durante la primavera de 2019 en la Comunitat, salvo durante el temporal de abril y el 21 de mayo. Los 3.356 rayos contabilizados durante el trimestre quedan muy lejos de los más de 14.000 del mismo periodo del año pasado.

Por su parte, los termómetros rondaron en valores normales hasta el 10 de mayo, el día más cálido de la primavera, con el récord de 34,7º C en Sagunto. Nueve días después llegaron las temperaturas más bajas de la estación por dos entradas de aire frío, con heladas en el interior y la mínima más acusada de -3,7ºC en Villena (Alicante).

Ya en el mes de junio, el pasado miércoles 12 fue una jornada especialmente fresca: en los observatorios de Valencia y Castellón no se registraba una mínima tan baja en el sexto mes del calendario desde hacía más de dos décadas.

En el conjunto de España, la primavera ha sido algo más cálida en la línea general de calentamiento global de los últimos 15 años. «El cambio climático ya es indudable y provoca temperaturas más elevadas a nivel planetario y lluvias más torrenciales y concentradas», ha advertido el portavoz de Aemet, aunque ha puesto en valor la concienciación política tras la Cumbre del Clima de París y la preocupación creciente entre la sociedad.

Consulta aquí en detalle el tiempo en tu municipio

En el resto de España: Más calor de lo normal

Pamplona, a 35 grados el pasado partes.
Pamplona, a 35 grados el pasado partes. / EFE/ Jesús Diges

El verano será de nuevo previsiblemente más caluroso de lo normal en buena parte de España, con valores en torno a 0,5 grados por encima de la media de referencia. La Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) avanza que en zonas concretas, como en Orense, Málaga, Zamora, León, Cáceres, Huelva o sur de Castilla-La Mancha, las temperaturas de este verano podrían superar un grado incluso el promedio de la serie de referencia 1981-2010.

Según Beatriz Hervella, portavoz de la Aemet, todo apunta a que la próxima semana el calor intenso se generalice, con temperaturas posiblemente muy altas, aunque declinó avanzar si habrá o no ola de calor «porque aun es pronto» para confirmarlo.

La sequía meteorológica que ha provocado la escasez de lluvias se ha visto confirmada por una primavera que ha sido además la decimoquinta más seca desde 1965. No es previsible que la situación revierta este verano, que comienza mañana a las 17:54 hora peninsular, apuntan desde la Aemet, ya que julio y agosto son meses de muy pocas precipitaciones.

Con las altas temperaturas que se esperan este verano, la estación podría ser «difícil» en cuanto a incendios forestales se refiere. El viento que habitualmente acompaña las tormentas con lluvias torrenciales será «determinante» como todos los veranos en la expansión y alcance de los fuegos que puedan originarse, ha explicado la portavoz, quien ha recordado además los abundantes incendios del pasado invierno, con cifras por encima de lo normal.