Un festival de rock alternativo desata las críticas en la Pobla de Vallbona

Zona de acampada junto al recinto de festival en un instituto situado a las afueras del municipio. / juan j. monzó
Zona de acampada junto al recinto de festival en un instituto situado a las afueras del municipio. / juan j. monzó

El Ayuntamiento se reconoce «desbordado» por la masiva afluencia, los vecinos protestan por el ruido y la suciedad y el PP, por la quema de banderas

ÁLEX SERRANO VALENCIA.

El Festardor, organizado este fin de semana en la Pobla de Vallbona, ha levantado las críticas de los vecinos de la zona más cercana tanto al IES La Vereda, donde hasta hoy se celebra el festival, que cuenta con la colaboración del Ayuntamiento de la localidad. A los problemas para dormir por la hora de finalización de los conciertos de rock alternativo (las 4 de la madrugada) se unen quejas por el botellón por prácticamente todo el barrio y protestas por una zona de acampada habilitada a casi cuatro kilómetros del recinto, que no cuenta con duchas ni aseos.

Así lo explicó ayer el presidente de la Asociación de Vecinos Pobla Real, que indicó que lo están llevando «muy mal». El festival empezó el pasado viernes y terminará hoy. «La música finaliza tardísimo, se duchan en la gasolinera, hay falta del servicio de limpieza...», lamentó. La situación ha llegado al punto de que los vecinos de los alrededores del instituto, situado a la entrada a la localidad, próximo a la Eliana, colgaron ayer una pancarta en la que se podía leer «volem dormir».

Y es que una de las principales protestas tiene que ver con las zonas de acampada o de descanso. La primera se habilitó junto al instituto. Es una zona de pago y vigilada, pero que se quedó pequeña rápidamente. El Ayuntamiento tuvo que habilitar otra «de urgencia», como explica el concejal de Fiestas de la localidad, Francisco Esteban, situada a unos 4 kilómetros del enclave donde se celebran los conciertos. Además, se facilitó una línea de autobús lanzadera que unía ambos puntos, pero en la que no se permite la entrada de alcohol, por lo que en la práctica los jóvenes acampados en la urbanización La Rascanya cruzan el municipio para llegar a los conciertos, donde participan grupos como Soziedad Alkohólica, Berri Txarrak, Lehendakaris Muertos o Sons of Aguirre & Scila, entre otros muy próximos a la izquierda más radical. Por otra parte, decenas de jóvenes han decidido acampar en sus coches o en sus autocaravanas en el aparcamiento de una conocida tienda de bricolaje situada a escasos metros del instituto donde se celebra el festival de música.

El Consistorio habilita una zona de acampada junto a la urbanización La Rascanya sin aseos«La gente se ducha en la gasolinera y hay falta de servicio de limpieza», dicen los residentes El edil de Fiestas hará balance tras el evento para analizar todas las molestias

El mismo Esteban reconoció ayer que se vieron «desbordados» con la masiva afluencia del primer día, el pasado viernes 12. «Cuando termine el festival, repasaremos todo lo que ha pasado y haremos balance», explicó el concejal de Compromís, que se mostró comprensivo con las quejas vecinales. «Entendemos que el primer año puede haber desajustes», dijo, con respecto a que se trata de la primera edición de este evento en La Pobla después de varios años en Bétera. Sin embargo, Esteban sí quiso puntualizar que los bares y restaurantes de la localidad «están a reventar, por lo que el retorno económico para el municipio ha sido alto».

La oposición también criticó el evento. El concejal del PP en el Ayuntamiento Javier Zamora lamentó la «falta de organización» del Consistorio y señaló que ya habían recibido «el aviso» desde Bétera de las molestias derivadas de estos conciertos. Además, desveló que durante la noche del viernes al sábado, dos jóvenes quemaron una bandera española en las inmediaciones del recinto del festival, lo que para el edil Esteban es «un hecho completamente aislado. Estamos de fiestas en el pueblo y lo tenemos llenos de banderas de España y de Senyeras», explicó. En algunos conciertos del fin de semana se han exhibido cuatribarradas y se ha pedido la libertad de los políticos presos de Cataluña, como en el concierto de ayer de Kop, tal como denunciaron fuentes populares.

No sólo de vecinos y oposición llegaron las críticas. El primer día la desorganización fue tal que desde la gestión del evento tuvieron que emitir un comunicado en el que pedían disculpas y advertían de que habían puesto a más gente en las taquillas para gestionar las entradas y evitar las largas colas de la primera jornada. Además, detallaron el horario de las duchas del polideportivo, las únicas habilitadas por la organización, para reducir las protestas a ese respecto. Ayer a mediodía, los alrededores del instituto estaban llenos de grupos de jóvenes.

Fotos

Vídeos