La enseñanza en castellano se reduce casi a la mitad en los colegios públicos de Valencia

Aula del colegio público Mestalla de Valencia, en una imagen de archivo. / Efe/Manuel Bruque
Aula del colegio público Mestalla de Valencia, en una imagen de archivo. / Efe/Manuel Bruque

La prohibición de la doble línea está detrás de la caída, dado que la mayoría de las escuelas han optado por priorizar el valenciano

Joaquín Batista
JOAQUÍN BATISTAValencia

El curso que viene se aplicará la Ley de Plurilingüismo aprobada en Les Corts el pasado febrero, y supondrá un cambio importante para los colegios, que han tenido que adaptar sus proyectos lingüísticos. En síntesis, en Primaria se fija un mínimo del 25% de las horas lectivas en castellano y en valenciano y entre un 15% y un 25% en inglés. El resto del tiempo ha sido asignado libremente por el centro, lo que ha derivado, en la práctica, en múltiples configuraciones.

En Valencia capital, donde la enseñanza en castellano ha tenido tradicionalmente una presencia mayoritaria, cambiará la tendencia, con una importante minoración en los colegios públicos, donde esta opción se reduce casi a la mitad (un 48%) en Primaria. En cambio, seguirá siendo habitual en la concertada.

LAS PROVINCIAS ha analizado los primeros datos referidos a la citada etapa que ofrece la Conselleria de Educación en su página web, que permite, en el apartado dedicado a la admisión, consultar el nuevo peso que tendrán las lenguas oficiales en el 2018-2019 en cada escuela. El motivo de centrarse en Primaria es doble: por un lado la aplicación informática no da toda la información sobre Infantil. Y además, se trata de alumnos cuyas familias eligieron en el momento de su admisión, hace varios cursos, una modalidad lingüística que en muchos casos se les cambiará el ejercicio que viene, al aplicarse la ley hasta 2º de Primaria.

La ley da prioridad en el acceso a recursos adicionales a los centros que fomenten el valenciano

De los datos se desprende que habrá 41 centros de titularidad de la Generalitat donde la enseñanza será mayoritariamente en castellano (22) o donde su presencia estará prácticamente equilibrada con el valenciano (19), por ejemplo, 40% frente al 44%, por recurrir al ejemplo que más se repite. Otros 49 ofrecen una exposición mayoritaria a la lengua propia. Los porcentajes se refieren al promedio de horas lectivas que se recibirán a lo largo de toda la etapa (hasta 6º), y el total de centros se extrae de la lista oficial publicada para el proceso de admisión.

Más información

Si los datos se comparan con los referidos a este curso, en base a la información oficial de la Guía de Centros Docentes de la conselleria, se nota la diferencia. En Primaria han aplicado un Programa Plurilingüe de Enseñanza en Castellano (Ppec) 79 escuelas. En 41 es el modelo único para todos los alumnos matriculados y en 38 convive con el Programa Plurilingüe de Enseñanza en Valenciano (Ppev), es decir, se trata de centros que tienen el conocido doble programa lingüístico: niños estudiando en una lengua u otra en clases separadas. El Ppev se ha podido aplicar en 49: 11 donde sólo existía esta opción más los 38 donde se ofrecía junto al Ppec.

Planes experimentales para una veintena de centros

El análisis de los datos en Infantil es más complicado porque en 21 colegios públicos de la capital la conselleria no ofrece datos de los porcentajes de cada una de las lenguas, pues informa de que se ha aplicado un proyecto lingüístico experimental.

Desde Educación explicaron que caben diferentes casuísticas en esta opción, desde escuelas que incrementan las horas de lengua extranjera, que en esta etapa se fijan en un 10%, hasta aquellos a los que les permite obviar los mínimos de castellano y valenciano (25% del tiempo lectivo). Por ejemplo, se incluyen los modelos de inmersión, el retrasar la exposición a las lenguas oficiales hasta Primaria.

Si los datos se interpretan como que los 21 colegios públicos citados han optado por retrasar el castellano, el cambio de tendencia sería muy similar al descrito para Primaria. En este sentido, todos, sin excepción, ofrecen en esta última etapa al menos el 50% del horario en la lengua autonómica, y sería lógico que existiera cierta continuidad del modelo entre Infantil y Primaria. Eso sí, podría darse el caso también de que hayan impulsado el inglés. De hecho, los llamados centros superplurilingües, aquellos que hasta este curso han llegado a vehicular hasta el 80% de las asignaturas en lengua extranjera y han querido continuar con esta modalidad, se han incluido también en los programas experimentales.

Por otro lado, de los datos se desprende que ningún centro público de la capital ha llegado al máximo en la exposición al inglés en Primaria (25%). El que más se acerca es el Ivaf-Luis Fortich de la Diputación, específico para niños con deficiencia auditiva, que alcanza el 24%.

Cabe destacar que estas dos modalidades lingüísticas, que se derivan del decreto popular de 2012, también tienen cierta flexibilidad. Aunque la lengua base del programa era el castellano o el valenciano ambas se podían ampliar, incluso para configurar opciones relativamente equilibradas. De ahí la comparación realizada: en el 2018-2019 habrá 41 colegios públicos con presencia mayoritaria del castellano o equiparable a la del valenciano, frente a los 79 del 2017-2018 que encajarían en esta misma categoría. Siguiendo el ejemplo pero con el valenciano, a partir de septiembre tendrá presencia mayoritaria o equiparable en 68 centros (49 más los 19), frente a los 49 del curso actual que aplican un Ppev (11 como modelo único y 38 vía doble línea).

La clave de las variaciones está, precisamente, en que la nueva ley ya no permite que un centro aplique dos programas lingüísticos de manera simultánea, por lo que todos los alumnos cursarán sus asignaturas con un modelo único. Y observando el camino seguido por los colegios, se evidencia que la mayoría de los que tenían doble línea (Ppec y Ppev) han elegido una opción donde se prima claramente el valenciano. De hecho, los que han optado por cierto equilibrio entre las lenguas o por mantener el castellano como base de la enseñanza han sido los menos.

La decisión ha correspondido a los claustros, que diseñaban el nuevo modelo a aplicar, y los consejos escolares, que tenían que votarlo, exigiéndose un apoyo de al menos dos tercios de los miembros para que fuera aprobado. Cabe recordar que pese a que se ha dado libertad a las escuelas para decidir, la ley prevé que los centros que promuevan la normalización del valenciano y las lenguas extranjeras tendrán prioridad en el acceso a recursos adicionales de diferentes tipos.