El riesgo de lluvias por la DANA no se aleja de Valencia

Un operario de la contrata de la poda trocea un árbol abatido en la calle./Jesús Signes
Un operario de la contrata de la poda trocea un árbol abatido en la calle. / Jesús Signes

Las playas y el paseo marítimo se resienten por el temporal y agravan la degradación en la Malvarrosa y la pérdida de arena en la Albufera

Paco Moreno/ANA CORTÉS
PACO MORENO/ANA CORTÉSValencia

El día en Valencia ha amanecido con lluvias. El mapa teñía de rojo el cap i casal al igual que el resto de la provincia de Valencia, aunque el efecto de la dañina gota fría no se notó este viernes y la previsión de hoy es volver al nivel verde, es decir, la tranquilidad relativa de un otoño que se presume muy inestable. El riesgo de lluvias no ha terminado y todavía se podrían producir precipitaciones esta noche.

Una de las zonas con los daños más visibles es el litoral, debido a la combinación estos días de fuertes lluvias y viento. La Malvarrosa y las playas del sur, integradas en el parque de la Albufera, han sufrido daños en el mobiliario de verano y una pérdida evidente de arena.

Por la mañana se reunió de nuevo el gabinete de crisis fijado en el Plan de Emergencias del Ayuntamiento, donde se habló incluso de compartir recursos con los municipios limítrofes. El concejal de Protección Ciudadana, Aarón Cano, informó de medidas tomadas como el cierre de colegios, parques y cementerios, así como la limpieza de imbornales o en los pasos inferiores.

La ausencia de lluvias fue la tónica casi generalizada en toda la jornada, lo que fue aprovechado por las brigadas de refuerzo para desatascar los imbornales. La concejala del Ciclo Integral del Agua, Elisa Valía, indicó que se trabajaba con normalidad, en previsión de que se produjeran lluvias torrenciales.

Las precauciones no se limitaron a esa labor. En una nave del antiguo cuartel de Aviación y colindante con la central de la Policía Local, el Consistorio habilitó junto a Cruz Roja un refugio para indigentes, un lugar que sirviera en caso de necesidad. La concejala de Servicios Sociales, Isabel Lozano, visitó las instalaciones que hasta hace unos años acogían el Banco de Alimentos.

La noche del jueves, catorce personas, once hombres y tres mujeres, llegaron al efímero albergue municipal y recibieron una cena y duchas calientes. Dos hileras con 25 camas ocupan el centro de una sala blanca con gran iluminación. Cocina y baños completan la instalación.

José Luis Alonso, que ya participó como voluntario por la llegada del Aquarius, trabajó desde la tarde del jueves a ayer para acomodar al grupo en el recinto, con capacidad para que 25 personas pasen la noche. También se encargó de la limpieza previa y posterior del espacio.

«Empezamos a preparar las camas y los lotes de higiene a las 20 horas, dos horas más tarde llegaron los primeros, once hombres», señaló, para recordar que «estaban muy agradecidos, sobre todo por la ducha». Los usuarios reciben útiles para su aseo personal y ropa limpia en caso de que sea necesario antes de la cena.

Se trata de la primera vez que Cruz Roja y la concejalía de Servicios Sociales se coordinan para ofrecer este dispositivo por el riesgo de lluvias torrenciales. El local es propiedad municipal, pero es la entidad quien organiza el personal voluntario. Para la presidenta de Cruz Roja en Valencia, Nieves Dios, «es un servicio que faltaba en la ciudad». Esta colaboración se mantendrá en el futuro y se activará cada vez que haya situaciones climáticas extraordinarias.

Cruz Roja ha repartido en siete municipios de la provincia un total de 151 voluntarios, siete embarcaciones, doce ambulancias y dieciséis vehículos de transporte. Los medios de salvamento y socorrismo en playas también se han puesto a disposición de las necesidades de los ayuntamientos.

En el caso de Valencia, la previsión es que a las 13 horas comenzara a llover con gran intensidad, lo que finalmente no se produjo. La ciudad está rodeada por seis barrancos y ramblas que elevan el riesgo de inundaciones, según señala el Plan de Emergencias.

En total, 7.274 vecinos viven en zonas inundables, repartidos en seis zonas donde lo más peligroso en caso de fuertes lluvias se sitúa en la pedanía de Massarrojos. La relación sigue con El Palmar, El Perellonet, Faitanar, y las pequeñas zonas residenciales de la parte norte, como es el caso de Poble Nou, Borbotó y Carpesa, además de Sant Pau (Campanar) y la Malvarrosa, entre otros lugares sensibles por las lluvias.

La DANA en la Comunitat

A lo largo de la mañana, los bomberos del Consorcio Provincial de Valencia atendieron una docena de servicios relacionados con las lluvias, pero sin tener la tremenda intensidad del sur de Alicante. Tras una pequeña tromba a mediodía, las precipitaciones dieron una tregua en la capital hasta primera hora de la tarde, en la que de forma débil se registraron de forma intermitente. Sobre las 19.30 horas las lluvias volvían a la ciudad de Valencia de forma persistente, siendo el último episodio de precipitaciones.

Según los datos que publica AEMET, en la ciudad de Valencia se han registrado durante este viernes 8,3 litros en total entre las dos trombas registradas a primera hora de la mañana y a mediodía. Hasta las 24 horas se mantenía la alerta roja en toda la provincia pero el sábado se registrarán tormentas en Valencia.

Los servicios atendidos por los bomberos hasta el momento esta mañana no han suspuesto peligro para las personas en la provincia. La mayoría son árboles y toldos caídos en poblaciones como Oliva, Gandia, Paiporta y Picassent. También los achiques de agua en Ontinyent, Vallada y Atzeneta d'Albaida, entre otros.