Colapso en Urgencias del Hospital de Alzira a los tres meses de la reversión

Boxes de Urgencias del Hospital de La Ribera en una imagen de archivo. / Consuelo Chambó
Boxes de Urgencias del Hospital de La Ribera en una imagen de archivo. / Consuelo Chambó

Más de 30 pacientes esperan cama para poder ingresar y dos de ellos permanecen más de 24 horas pendientes de disponer de habitación

Laura Garcés
LAURA GARCÉSValencia

La presión asistencial en la unidad de Urgencias del Hospital de Alzira, centro sanitario que hace tres meses pasó a la gestión por parte de la Conselleria de Sanidad tras el proceso de reversión, aumentó el pasado jueves. Según pudo confirmar LAS PROVINCIAS, el incremento de la actividad llegó a tal punto que a última hora de la tarde más de 30 personas esperaban para que se les asignara cama.

Entre todos esos pacientes la situación de espera a última hora de la tarde del jueves ya era muy larga. Seis de ellos llevaban más de 24 horas pendientes de que quedara una habitación disponible para poder ser hospitalizados. Desde que se les comunicó que debían quedar ingresados transcurrió un día hasta que pudieron disponer de una plaza de hospitalización.

La difícil situación que se desencadenó ante la elevada afluencia de pacientes obligó a tener que doblar seis habitaciones con el objetivo de poder dar cabida a los enfermos en espera. El mismo día también la Unidad de Cuidados Intensivos soportó una alta presión, hasta el punto de que se encontraba totalmente ocupada. La dirección del centro sanitario confirmó que se había registrado «un pico asistencial», sin que se hubiera observado una circunstancia a la que atribuir de manera directa lo sucedido. También constataron que se había recurrido a la medida de doblar las habitaciones para poder ingresar a los pacientes que requerían hospitalización.

El centro sanitario se vio obligado a doblar seis habitaciones para ingresar a pacientes

Así, explicaron que ante la actividad registrada el 12 de julio -el jueves- se actuó de manera que «la situación se solventó lo más rápido posible mediante la adopción de medidas como el doblaje de seis de las habitaciones individuales con que cuenta el hospital, para poder ingresar a pacientes que lo requerían». Aseguraron, además, que con la actuación «ágil» se consiguió que la situación ayer estuviera «totalmente restablecida en el hospital». Fuentes sindicales consultadas por LAS PROVINCIAS, apuntaron que el incremento de la demanda de asistencia urgente se ha ido observando a lo largo de los últimos días. También aseguraron que ayer pudieron comprobaron al llegar a su trabajo que para responder a las necesidades generadas el pasado jueves, en la planta quinta se habían doblado habitaciones. Hay que tener en cuenta que en este centro sanitario son individuales.

Las urgencias atendidas en las instalaciones sanitarias de La Ribera oscilan entre las 300 y 400 diarias, según los datos facilitados por la dirección del centro sanitario. A esta cifra añaden que si bien el centro, por su tamaño, responde al de un hospital comarcal, su cartera de servicios genera una actividad asistencial que se puede asimilar a la de un hospital como el Doctor Peset de Valencia o el General de Castellón.

Otra de las circunstancias que acompañan la actividad en el centro sanitario que atiende a los ciudadanos de la comarca de la Ribera fue la falta de espacio en las instalaciones. De hecho, aseguraron que «consciente del tamaño insuficiente del centro, la dirección del está adoptando una serie de medidas para descongestionar servicios como el de Urgencias».

Entre las actuaciones que contemplan citaron la descentralización de la atención urgente mediante la potenciación de los centros de atención primaria para que dispongan de más medios y no se genere la necesidad de tener que desplazarse al hospital. Otra iniciativa prevista es la potenciación de la Unidad de Hospitalización a Domicilio y la ampliación, a partir de octubre, del número de camas.

Otros hospitales

En otros hospitales valencianos este verano las Urgencias también se han visto desbordadas. El ejemplo lo ofrecíó la semana pasada el Clínico de Valencia. La sala de preingreso, habilitada para situaciones de especial presión asistencial, se llenó con ocho pacientes. Además, en la unidad de Urgencias ocho enfermos estaban pendientes de que se les asignara cama para poder ingresar, como denunció el sindicato UGT.

La Unidad de Cuidados Intensivos estuvo ocupada al completo el jueves

En este caso la situación se desencadenó, según la formación sindical, después de que se cerraran 40 camas en aplicación del plan de verano. Con ello el Clínico se saturó y no pudo absorber a los pacientes que llegaron por Urgencias y requirieron ingreso, pese a que esos días la actividad en Urgencias «no era elevada».

Al día siguiente se repitió el escenario al encontrarse con nuevos enfermos que tuvieron que esperar hasta disponer de habitación libre. El sindicato UGT al denunciar lo ocurrido en el Clínico no sólo criticó el cierre de camas, también el refuerzo de personal. Consideró que la previsión de sustituciones se ha quedado corta.

No ha sido la única formación sindical que ha criticado esta cuestión, también lo han hecho desde las filas del sindicato médico Cesm o el CSIF al cuestionar que las bajas por vacaciones no se sustituyen al cien por cien.

Fotos

Vídeos