La ZAL acaba otra vez en el juzgado por los grupos defensores de la huerta

Terrenos de la Zona de Actividades Logísticas, con el puerto al fondo. / irene marsilla
Terrenos de la Zona de Actividades Logísticas, con el puerto al fondo. / irene marsilla

Per l'Horta presenta un recurso contra el plan que avala el polígono del puerto y anuncia que pedirá su paralización

PACO MORENO

La Zona de Actividades Logísticas del puerto llegará de nuevo a los tribunales. La plataforma «Huerta es Futuro NO en la ZAL» anunció ayer la presentación de un recurso contencioso administrativo ante el Tribunal Superior de Justicia contra el decreto que permite el plan urbanístico y algunas determinaciones del Plan de la Huerta. La entidad reclama que los terrenos, algo más de 70 hectáreas, retornen a su anterior uso de cultivos.

El actual gobierno municipal mantuvo durante sus años de oposición esta intención, pero el alcalde Joan Ribó aseguró después que la recuperación de los solares para huerta era imposible, debido a las obras de urbanización, que habían sepultado la tierra de cultivo. Fuentes de la entidad negaron esta afirmación al señalar como ejemplo lo ocurrido en las playas de El Saler. «Estaban llenas de hormigón y construcciones y ahora ya no queda nada. La huerta se puede recuperar porque eso no es problema», aseguraron.

A juicio de la entidad, el Plan Especial incurre en «graves defectos de procedimiento y tampoco atiende a las directrices territoriales de la legislación, tal y como pedía la sentencia del Tribunal Supremo de 2015 que lo anuló». En los próximos días se promoverá una campaña de recogida de donativos para colaborar en los gastos del recurso.

La plataforma considera que los campos se pueden recuperar igual a como se hizo con la playa de El Saler El Ayuntamiento introdujo mejoras como arbolado, pero los detractores del plan lo ven insuficiente

El Plan Especial fue aprobado en noviembre de 2018 para impulsar la Zona de Actividades Logísticas en la pedanía de La Punta, mientras que ahora debe tramitarse como cualquier plan de actuación integrada, por lo que las mismas fuentes subrayaron que presentarán alegaciones para impedir la continuidad del proyecto. «Incurre en graves errores procedimentales y contraviene las determinaciones que la ley urbanística y el mismo plano de la Huerta imponen», destacaron.

Esto se debe, según plasmarán en el recurso, en que «asume que el suelo sobre el que se desarrolla es urbano. Hay que tener en cuenta que tanto la sentencia del Tribunal Supremo de 2015 que anuló el plan en su momento, como la de 2017 que anula el proyecto de la red eléctrica de alta tensión que le da suministro, impiden tal consideración».

Para la plataforma de defensa de la huerta, con esta «irregularidad de fondo se sustituye una evaluación ambiental y territorial. La sentencia de 2015 que anula el plan es clara: obliga a comenzar el procedimiento desde cero y no permite hacer asunciones sobre el territorio que suponen que no se empieza el procedimiento desde el principio».

Por último, añadieron que «rehuir un estudio de impacto ambiental estratégico hace que se elimine el debate sobre las alternativas a la ubicación de esta instalación industrial, justamente lo que cuestiona la sociedad civil. Este error procedimental puede implicar la anulación del plan por cuarta vez, lo que supondría una nueva oportunidad para recuperar el espacio de la ZAL».