La nueva Piscina Valencia tendrá las fachadas recubiertas de paneles cerámicos

La nueva Piscina Valencia tendrá las fachadas recubiertas de paneles cerámicos

La empresa termina la limpieza y desescombro del viejo recinto para iniciar unas obras que estarán acabadas en mayo de 2019

P. MORENOVALENCIA.

Dentro de trece meses, la Piscina Valencia abrirá sus puertas al público para convertirse desde el primer día en uno de los polideportivos más modernos de la ciudad. La inversión de 12,7 millones de euros es un dato relevante a tener en cuenta, una cifra de la que 9,7 millones serán para las obras.

La concejal de Deportes, Maite Girau, visitó ayer el complejo del paseo de la Alameda para firmar el acta de replanteo con la empresa Demmero Group 21. El inmueble está limpio de la basura acumulada desde su cierre hace años, además de que está muy adelantado el desescombro de todas las zonas de interior que se cambiarán.

Girau destacó el diseño diáfano de las instalaciones y la solución para habilitar tres plantas en el interior, además del acabado que tendrá las fachadas, a base de un acabado porcelánico, unas placas llamadas tipo Stonker de gran resistencia y adecuadas para la sostenibilidad energética del recinto. «Las placas de cerámica quedarán muy bien, cambiarán el aspecto actual por completo», aseguró la delegada.

En la terraza del edificio, derribado casi por completo en su interior, habrá un solarium

La Piscina Valencia no cuenta con ningún nivel de protección patrimonial, aunque al tratarse de un edificio singular y situarse en la Alameda, un jardín protegido, sí que se ha tenido en cuenta esta circunstancia. La edil citó como ejemplo el mantenimiento del rótulo original del edificio municipal construido en 1963. Entre las premisas del concurso estaba la de dignificar el exterior del inmueble, por lo que todas las tuberías e instalaciones de la parte trasera, enfrente del Palacio de la Exposición, irán por dentro.

Más información

Girau señaló detalles como la modificación de la entrada principal por la calle Arquitecto Mora, donde se eliminarán los escalones para permitir la plena accesibilidad. «La empresa nos ha comentado la intención de que dentro ocurra lo mismo, con el mínimo de rampas y escalones, que esté todo en el mismo nivel siempre que se pueda», dijo.

La empresa tendrá una concesión por 45 años, de los que durante los tres primeros ejercicios no tendrá que aportar el canon al Ayuntamiento, mientras que a partir del cuarto será el 1% de los ingresos. La instalación suma alrededor de 5.000 metros cuadrados construidos y fundamentalmente será deportiva, al segregarse la sala de fiestas colindante, también en plena reforma.

El Palau Alameda, que así se llama el recinto, tiene previsto abrir sus puertas al público en mayo y ayer mismo difundieron en redes sociales la imagen de la terraza totalmente equipada. El proyecto pasa por tres ambientes distintos en el edificio, con una gran sala de banquetes, una discoteca y la citada terraza, que contará también con un restaurante.

El Consistorio separó registralmente esta propiedad de la Piscina Valencia. La delegada de Deportes indicó las modificaciones que se harán en el interior, donde prácticamente no quedará nada del antiguo recinto. Habrá un gimnasio y dos piscinas, así como sauna, zona de spa y un solarium en la nueva cubierta, entre otros elementos.

El arranque oficial de las obras llega tras un largo proceso donde la adjudicación fue en junio de 2016. En caso de que las obras marchen a buen ritmo, será de los últimos equipamientos municipales en abrir al público este mandato, dado que la previsión es que acaben en mayo. El edificio está cerrado desde julio de 2014 por los problemas económicos de la anterior concesionaria.

Fotos

Vídeos