Las Provincias

Yanira Mendoza, de 'Granjero busca esposa' a portada de Interviú

  • La locutora de radio y presentadora de televisión desvela secretos de su vida y de los comportamientos del granjero y las pretendientes en el programa

Yanira Mendoza copa la portada de Interviú de la última semana de octubre. La locutora de radio y presentadora de televisión es una de las mujeres de 'Granjero busca esposa' y un torrente de sorpresas. Si se busca “Yanira granjero busca esposa” en internet, aparece: “Físicamente perfecta, ratón de biblioteca y apasionada de la lectura erótica”. Y lejos de negarlo, ella se define como una persona muy activa y curiosa, apasionada del deporte, la lectura, el cine y la música. Y nunca rechaza tomar una copa de vino con una agradable conversación.

Ella niega que esa definición de internet sea tal cual: ''La perfección no existe, trabajo mi cuerpo con constancia porque mi trabajo como modelo me lo requiere y también porque me gusta. Ratón de biblioteca fui en mi niñez y adolescencia, hoy por hoy sigo leyendo siempre, pero en casa, con una pequeña biblioteca propia. Me gusta la literatura en general, en el programa se hizo más hincapié en la erótica porque era lo que más les llamaba la atención''.

Vio al concurso ''como una oportunidad de explorar mis límites, superar metas, vencer miedos y, claro está, conocer a alguien distinto a mí'', pero desvela que ni siquiera se presentó. ''Una persona de la redacción se puso en contacto; le llamó la atención mi perfil, y me preguntó qué me parecería embarcarme en ese proyecto. Acepté. Nunca me hubiera imaginado vivir esta experiencia. La vendieron como la Barbie de la edición. Cualquier persona podría tomarse a mal esa etiqueta si lo interpreta como que Barbie es tonta. Pero si lo analizamos bien, Barbie tiene 20 trabajos, un novio guapo, descapotable, caravana, mansión y barco, es inmensamente feliz, siempre tiene una sonrisa. Es fuerte, independiente y muy lista. Así que decidí tomarlo como algo positivo. Ignorarlo y seguir adelante''.

Yanira desvela que el granjero en ocasiones ''me decepcionaba su forma de tratarnos. A veces nos contestaba mal y nos faltaba al respeto. Concretamente me mandaba a callar o decía que hablaba mucho. También, que leo demasiado'', aunque admite que Sigi ''cuando las cámaras se apagaban, se relajaba y era más él mismo: atento, sensible, cercano y dulce. Se ha dicho que hubo una noche de sexo. Es evidente que no fue así. No había confianza, y aunque la hubiera, nadie podría tener sexo delante de un montón de gente. Tampoco nos dejaban pasar la noche fuera de la granja. Parece de sentido común'', asegura.

En la entrevista publicada en Interviú también habla de sus compañeras. ''Durante la convivencia, bien; después, en las grabaciones, todo era muy tenso. Me chocaba mucho que fueran capaces de insultarse de ese modo de repente, pasar de cero a cien en segundos. Yo sé competir tanto como ellas; pero cuando se trata de hombres, mostrar esas maneras no ayuda nada. Compito exaltando mis logros, no señalando los defectos de otras. No hace falta'', subraya, al tiempo que explica que el programa está ''en parte guionizado''. ''Quise abandonar, pero producción me hizo entrar en razón para que me quedase''.