Las Provincias

Los estibadores reducen la productividad del Puerto un 30% pese al acuerdo con Fomento

  • Competencia entra en el conflicto con la apertura de expedientes por prácticas restrictivas a empresas y sindicatos del puerto de Vigo

El compromiso del Ministerio de Fomento de no llevar al Consejo de Ministros de hoy el real decreto que debe democratizar la estiba en España no ha calmado los ánimos en el Puerto de Valencia. Desde la noche del miércoles, la productividad en las terminales de la instalación valenciana se ha visto reducida en un 30% a causa de la llamada 'marcha lenta' aplicada por los estibadores, según fuentes portuarias. Esto significa que los ritmos de carga y descarga se ralentizan sin otra justificación que la lentitud con la que se realiza el proceso.

Esta forma de presión hacia las empresas es una fórmula habitual de presión que, pese a haber sido denunciada por las empresas como una forma ilegal de protesta, continúa. Desde los sindicatos se niega esta situación y se atribuye a la desmotivación que provoca en la plantilla la situación actual del sector.

Desde las empresas se interpreta esta presión como una manera de advertir que la desconvocatoria de la huelga prevista para los días 20, 22 y 24 de febrero es sólo una concesión temporal y que, de no alcanzarse un acuerdo que les satisfaga, los estibadores siguen combativos.

Por otra parte, la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) abrió el primero de una serie de expedientes por «posibles prácticas restrictivas» del libre mercado. Y los señalados son cinco adjudicatarias de la carga y descarga de mercancías en los puertos y también los sindicatos UGT, CC OO y la Confederación Intersindical Galega (CIG). Según los técnicos de Competencia, la infracción detectada consistiría «en la firma y/o aplicación, por parte de esas entidades, de un pacto extraestaturario en 1996 para la regulación de las relaciones laborales de la estiba en el Puerto de Vigo, cuyos ámbitos personal y funcional de aplicación desbordarían el reservado a las propias labores de estiba».

Desde la Comisión no han querido confirmar si habrá más expedientes por actuaciones similares en instalaciones de otras ciudades, aunque en el sector lo ven «muy probable» porque, admiten, «el modelo de funcionamiento es similar en muchos de ellos». Sin embargo, este procedimiento no ha sido de oficio sino a instancias del Puerto de Vigo.