Las Provincias

Barcelona

Bartomeu anuncia elecciones para el final de temporada

vídeo

Bartomeu, durante la rueda de prensa en que anunció elecciones para 2015. / Reuters

  • «Esta decisión es para rebajar la tensión desproporcionada», asegura el actual presidente del club azulgrana.

«El ambiente no es el adecuado para trabajar en el club. Esta tensión está muy desproporcionada y esta decisión es para rebajar la tensión», ha asegurado el actual presidente del Barcelona, Josep María Bartomeu, para justificar el adelanto de las elecciones al final de la presente temporada. «Convocar las elecciones es una decisión que he tomado hoy después de hablar con mis compañeros de la Junta. Creo que la sensación de todos es la misma, que adelantar las elecciones un año servirá para rebajar la tensión», reconoció después de anunciar que que será candidato para la reelección. «Queremos rebajar la tensión y será una buena forma de poder volcarnos en el equipo, en los jugadores y en los técnicos», insistió el dirigente. «Será a final de temporada, ya veremos las fechas exactas», amplió. «No sé si bajará la tensión pero pido responsabilidad y juego limpio», reclamó para aplazar las críticas hasta el verano de 2015.

«Ya sabéis cómo soy. No critico, no me enfado y hablo claro, pero en este caso ya sabéis quién dice cosas que no se ajustan a la realidad. Esas personas, entidades o quién sea... A los otros candidatos les pido 'fair play' para la campaña electoral y hablar de proyectos. Durante la campaña ya habrá tiempo para hacer críticas, debates, etc. a la actual junta directiva», argumentó. «No me gusta señalar ni enfadarme con nadie. Soy muy empático. No he visto a nadie hacer la zancadilla desde dentro del club», deslizó.

«El club no va mal, como a veces se habla, los socios están contentísimos, ganamos durante cuatro años, podemos hacer inversiones en fichajes, el proyecto ha sido votado por gran parte de los socios y en el tema deportivo todos los equipos del FC Barcelona pueden ganar todos los títulos en este momento de la temporada», analizó. «No creo que la imagen sea tan mala», indicó. «Me quedaría con lo que dice el socio y lo que me dice el socio en la calle es que están contentos. También ve el equipo se está construyéndose, que viene de una época dorada -la del Barça y ahora estamos construyendo un nuevo equipo, pero como hay tanto ruido hacemos lo que hemos hechos. No veo la cosa tan grave. Hay cosas que pasan y no pasan», insistió. «Los directivos sabemos que el socio se expresa. También he estado en la grada y me he enfadado y he aplaudido. Queremos que el socio perciba que decide», aseguró sobre las críticas y silbidos recibidos en algunas ocasiones.

«No me he planteado dimitir. Sí me había planteado cumplir hasta 2016, me gusta que los contratos se cumplan en cualquier entidad porque es bueno para la estabilidad pero delante de tanta situación tan tensa nos va a ayudar», argumentó.

«Messi está contento, feliz, con ganas de ganar. Estamos muy tranquilos. Todo el mundo del fútbol sabe que el Barça no quiere vender a Messi», añadió ante la posibilidad de que el argentino desee abandonar el club. «Al principio de año dijimos que íbamos a rehacer el equipo alrededor de Messi», recordó. «El Leo de este año es mejor que el del año pasado. Tiene ganas de ganar y eso es una buena noticia para los barcelonistas», insistió.

«Yo no diré si hay tensión entre Messi y Luis Enrique. He tenido contactos con ellos, como lo hago con varios jugadores», explicó sobre las tensiones en el vestuario. «No se ha pedido un expediente disciplinario a Messi. Es falso y es una de esas cosas que generan presión al club», explicó. «Hemos tenido contactos, las cosas funcionan y funcionan bien. Son cosas que pasan en el vestuario y no nos vamos a meter en eso los directivos», zanjó Bertomeu con el reconocimiento implícito de que hay roces. «Leo es el mejor jugador del mundo sin lugar a dudas. Pero además a su lado tiene grandes estrellas. El liderazgo lo ejerce y queremos que lo ejerza Leo Messi, pero la vida del club la llevamos todos», aseguró sobre la importancia del argentino en las decisiones sobre el primer equipo de fútbol.

Messi (abajo) y Luis Enrique, en un entrenamiento.

Messi (abajo) y Luis Enrique, en un entrenamiento. / Reuters

«Luis Enrique está rehaciendo el equipo, tiene un proyecto. Es la persona adecuada, la que elegimos en su momento. Ayudará al equipo que haya elecciones para rebaje la tensión», comentó. «Durante muchos años uno de sus objetivos fue ser entrenador del Barça. Esa presenta dimisión yo no la veo», aseguró. «Tiene contrato hasta 2016, los méritos deportivos no se han ni en semanas ni en cuatro meses. Ya no hay debate en la portería. Había debate con Neymar y no lo hay. Ese gran trabajo lo ha hecho Luis Enrique con el equipo de fútbol. Nos gustaría ganar todos los partidos pero no es fácil con tantos nuevos jugadores en tan poco tiempo. Estamos satisfechos», amplió.

«Yo soy un firme defensor de Andoni Zubizarreta pero en las últimas semanas han pasado cosas que mermado la confianza. Le tengo mucho respeto, pero la perdida de confianza implica un cambio», ha asegurado sobre la reciente destitución del director de fútbol. «Yo lo contraté. Todo el mundo sabe que fue una decisión de Guardiola. Era una persona de mi absoluta confianza y lo lógico, por tanto, es que una vez pedida la confianza fuera yo quien le despidiera», señaló. «Lo que dijo es una gota más, no el detonante. Recordaría que este mes de diciembre siempre ha habido cambios en el club. Son ciclos que pasan», aseguró sobre las declaraciones de Zubizarreta sobre la sanción de la FIFA por las irregularidades con la contratación de menores en las que recordó que Bartomeu era el vicepresidente deportivo cuando ocurrieron los hechos. «No tiene relación la destitución con la decisión de adelantar elecciones», afirmó. «Me gustaría aclarar que Andoni Zubizarreta no tiene ninguna responsabilidad con la sanción de la FIFA. No fue nadie de quien autorizó los fichajes», insistió Bartomeu. «Se ha hecho una investigación. Sin decir nombres puedo decir que personas que estaban implicadas en ese tema ya no están en el club», aseguró.

«Ya preveíamos la sanción de la FIFA y hicimos fichaje tratando de avanzar esta decisión», dijo antes de reconocer que no acudirá a la gala del Balón de Oro que se celebrará el próximo lunes 12 de enero. «El caso de la FIFA es uno de los problemas más graves que ha tenido el club en toda su historia. Un club ejemplar con la La Masia en el fútbol base... Que la FIFA haga esta sanción tan desmesurada e injusta sí que nos hemos revelado aunque el TAS no nos haya dado la razón. Este tema no ha acabado ahí. Estos días tengo pensado una carta dura para enviar a Blatter. Agradezco a la Federación Española de Fútbol y la Liga de Fútbol Profesional (LFP) su apoyo, pero al final los perjudicados son los niños. Esto no se ha acabado y como el 'caso Bosman' supuso un cambio en las normas del fútbol el 'caso Barça' durará lo que dure. De aquí a unos años hablaremos de un 'caso Barça' y esperemos que den la razón a unas familias y a unos padres que quieren que sus niños se formen aquí», avanzó. «La FIFA no ha querido decir quién es el denunciante. Nosotros lo damos por cerrado. Hay otras entidades como la LFP que van a seguir adelante», aseguró antes de adelantar que romperá relaciones institucionales con la FIFA durante la duración de la sanción. «Ha habido errores administrativos pero el protocolo se ha cambiado. Desde abril de 2014 se ha cambiado la forma de contratar a jóvenes jugadores. Ahora se hace correctamente», reconoció. «Teníamos las licencias de los chicos. Somos responsables hasta cierto punto», justificó.

«Estamos a la búsqueda de nuevo director deportivo y lo anunciaremos en los próximos días. Tampoco esperaremos meses. El nuevo director deportivo deberá tener el ADN Barça. Debe estar vinculado a nuestra idea de fútbol. Yo creo que su contrato será más largo que el plazo de las elecciones», añadió. «En Sant Joan Despí hay una estructura que trabaja pero falta un coordinador. No quiero empezar a dar nombres», añadió.

«A la plantilla este ruido y esta tensión desproporcionada terminará afectando al equipo. Lo más importante para nosotros es rebajar esta tensión para dedicarnos al fútbol», resumió el presidente del Barcelona. «Espero que el equipo aumente su concentración después de este anuncio», reclamó.