La espera media para operarse aumenta 16 días desde junio y es de cuatro meses

El registro de los pacientes pendientes de intervención aumenta respecto a 2016 y disminuye en comparación al trimestre anterior

LAURA GARCÉS VALENCIA.

El tiempo medio que tienen que esperar los pacientes para pasar por el quirófano se encuentra en cuatro meses al situarse en 123 días (cuatro meses), resultado que supone 16 jornadas más que el pasado mes de junio, según se desprende de los datos dados a conocer ayer por la Conselleria de Sanidad correspondientes a septiembre de este año y que recogen el registro del tercer trimestre de este ejercicio. El retraso medio ha disminuido en cuatro días a lo largo de los últimos 12 meses, puesto que ha pasado de 127 jornadas en septiembre de 2016 a los 123 del último informe.

La Conselleria de Sanidad puntualiza en la información que dio a conocer ayer que la demora es «el tiempo promedio, expresado en días, que llevan esperando los pacientes pendientes de intervención, desde la fecha de entrada en el registro hasta la fecha final del período de estudio».

A este incremento registrado a lo largo de los últimos meses se añade el de los valencianos que llevan más de medio año pendientes de pasar por el quirófano. Mientras el pasado junio el apartado de esperas de más de 180 días lo ocupaban 12.133 pacientes, al cierre del pasado septiembre esa cifra se encuentra en 15.541 pacientes. Ha bajado el número de quienes esperan hasta tres meses.

El análisis de la situación incluye el apartado de esperas por especialidades. Ante estos resultados, sigue traumatología entre las áreas médicas que soportan la situación menos ventajosa. Este capítulo descubre que mientras en junio la espera media para una intervención de traumatología era de 130 días, el mes pasado se disparó hasta alcanzar los 156.

En cirugía general el mes pasado la espera se situó en los 108 días mientras que los datos de la oleada de junio señalaban una demora de 95 jornadas en esta especialidad. Las intervenciones de los ojos son otras de las que entre junio y septiembre han visto aumentar la demora.

Así, mientras al cierre del segundo trimestre los pacientes esperaban una media de 83 días para pasar por un quirófano de oftalmología, al final del mes pasado el dato era de 102 jornadas.

Frente a estos resultados, el análisis por especialidades también muestra ejemplos de disminución en la demora. Así, el área de neurocirugía ha pasado de los 160 días de junio a los 153 de septiembre. Los servicios de cirugía maxilofacial, de 120 a 118. Y en las unidades de vascular también se ha observado una mejoría al pasar de 192 a 184.

Los resultados que ayer se dieron a conocer se ofrecen conforme a las pautas que el departamento de Carmen Montón anunció en marzo de 2016 al presentar los resultados de diciembre de hace dos años. Hasta ese momento se facilitaban los resultados cada semestre, pero desde entonces se hace con periodicidad trimestral.

Número de pacientes

El mismo informe que se hizo público ayer descubre que los pacientes que están inscritos en la lista de espera ha disminuido en los últimos meses al pasar de 66.512 en junio a 63.288 al cierre del mes pasado.

A diferencia de lo que ocurre con la demora, en este caso se da la circunstancia de que la comparación con respecto al año pasado es mayor, puesto que en septiembre de 2016 eran 61.832 los valencianos pendientes del quirófano y a la vista del balance del mes pasado son 63.288 personas en esa situación. La variación descubre que entre el noveno mes del ejercicio pasado y el de este año a la lista de espera se han añadido 1.456 personas.

Las listas de espera son una de las principales preocupaciones de los gestores de la sanidad. Son varias las iniciativas que están en marcha en la Comunitat Valenciana para mejorar los resultados.

Una de ellas es el plan de choque, derivación de pacientes a centros privados. Otra es el plan de autoconcierto, que implica el aumento de las operaciones en horario de tarde.

A estas medidas se añadió una tercera: el plan de operaciones en sábado. Esta acción la dio a conocer la consellera de Sanidad, Carmen Montón, el mes pasado. La consellera la anunció después de haber señalado el 2 de agosto que el departamento que dirige seguiría trabajando «con todas las herramientas y exactamente igual que hemos venido haciendo hasta ahora».

En ese momento aseguró que la lista de espera «es una cuestión endémica» y cerró filas en torno a la capacidad del sistema sanitario valenciano para sacar adelante la demora de la atención a los pacientes.

Sin embargo a mediados de septiembre anunció que se iba a poner en marcha el mencionado plan de los sábados. Los datos que ayer se dieron a conocer se fueron generando con anterioridad al 16 de septiembre, en tanto que se corresponden con ese mes, agosto y julio.

Ayer el departamento autonómico recordó que se han destinado para este trimestre 1,5 millones de euros a los 103 nuevos contratos, que incluyen especialistas en cirugía, anestesistas, enfermeras de quirófano, celadores o técnicos de cuidados auxiliares de enfermería. Todo ello ha llevado a poder configurar 21 equipos quirúrgicos nuevos con la finalidad de «reducir los tiempos de demora».

Iniciativa frente a la demora

El estreno de esta medida en el escenario sanitario llegó más de un mes después de que se conocieran los datos de junio, cuando la demora media se encontraba en 107 días y el número de ciudadanos pendientes de llegar al quirófano alcanzaba los 66.512.

Carmen Montón explicó entonces que se iba a «dar un impulso para acortar los tiempos de espera, aumentando el plan de autoconcierto, intentando hacer más con nuestros propios medios y programando actividad quirúrgica el sábado para que los quirófanos con actividad programada funcionen también esos días».

Otras de las acciones que el departamento autonómico ha desarrollado en el ámbito de la actividad quirúrgica ha sido la media que puso en marcha en enero dirigida a mejorar la información a la que pueden tener acceso los valencianos. Se trata de un registro individualizado al que hasta ahora han acudido 54.202 persona, «lo que representa una media de 200 consultas diarias», según Sanidad.

Se trata de una aplicación que ofrece información sobre los tiempos de espera para una intervención quirúrgica, enmarcándose dentro de las iniciativas de transparencia llevadas a cabo por la conselleria y que facilita el derecho de los ciudadanos al acceso a la información pública. «De este modo, los pacientes pendientes de una intervención quirúrgica pueden acceder a través de internet a los datos de su lista de espera quirúrgica registrados en los sistemas de información de los hospitales de la red pública». Los ciudadanos pueden conocer su situación personal.

Más

Fotos

Vídeos