https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

Las operadoras de estadios no ven el nuevo Mestalla como un gran negocio

Vista de una de las gradas del nuevo estadio. / jesús signes
Vista de una de las gradas del nuevo estadio. / jesús signes

Valencia no tiene el tirón de las principales capitales europeas y el socio no puede asumir un aumento excesivo del pase de temporada

HÉCTOR ESTEBAN

El Valencia trata de buscar la fórmula perfecta para terminar el estadio de la avenida de Les Corts Valencianes aunque por ahora no da con la solución al problema. Durante los últimos meses la entidad se ha puesto en contacto con varias operadoras internacionales de gestión de recintos deportivos pero no se ha podido llegar a un acuerdo satisfactorio. Valencia no es una ciudad de negocio al nivel de las principales capitales europeas como Madrid, París, Barcelona o Londres. Esta es una de las claves para que el acuerdo no se pueda cerrar pese a que han existido negociaciones.

Aportar la financiación necesaria -más de 100 millones de euros- para terminar el estadio requiere un retorno de la inversión elevado a través de la gestión. La única solución para que esta operación pudiera ser viable es una permanencia continuada en la Liga de Campeones, algo que nadie asegura.

La otra opción para que una operadora entrara en el proyecto es que parte de la inversión retornara con los pases de temporada y venta de entrada. Las cifras que se manejan doblan los precios actuales, algo que es inasumible para el socio valencianista. El club se arriesgaría a ver un estadio semivacío. El abonado del Valencia ya paga uno de los pases más caros de Primera.

Además, esta es una fórmula que tampoco contempla en principio la propiedad, que ve como la finalización del estadio del Valencia es uno de los grandes problemas heredados y asumidos en la compra de la mayoría accionarial del Valencia. Ayer hubo una reunión de alta dirección en la entidad de Mestalla para abordar diversos temas con un horizonte inmediato para el club.

Ahora, el proyecto del nuevo Mestalla se encuentra en la fase de obtener los permisos necesarios para poder desarrollar la obra. La realidad es que desde que el club se presentó en el Ayuntamiento hace unos meses para presentar la enésima fachada del estadio no se ha producido ningún movimiento que invite a que se van a acelerar los plazos. Desde el despacho de arquitectura encargado del proyecto se envió un mensaje hace unas semanas que daba a entender que el nuevo Mestalla podría estar acabado en 2020 si el Valencia estaba dispuesto. El ATE del Ayuntamiento fija la temporada 2021/22 como la fecha límite para que el estadio esté finalizado. Un plazo que por ahora no es fácil que se llegue a cumplir por parte del club.

Fotos

Vídeos