https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

Altercados de los hinchas del Celtic en el centro de Valencia

Los policías nacionales controlan a los hinchas del Celtic en la Gran vía de Valencia. / LP

Cientos de aficionados escoceses llegan sin entrada para el partido contra el Valencia CF

LOURDES MARTÍ

Miraban con recelo los vasos de las 'cañas'. Después de intercambiar opiniones con sus amigos se decidían a preguntarle al camarero: «¿No tienes más grande?», el trabajador cogía una copa más de litro y se la mostraba: «Esa, esa», contestaba con la aprobación de sus acompañantes. Muchos de los aficionados del Celtic de Glasgow que aterrizaron este miércoles en Manises pusieron rumbo a Mestalla. Viajaban sin entrada. Su objetivo era conseguir una para el partido de hoy. No lo tendrían fácil.

Con tanto tiempo por delante y con tanta cerveza en el cuerpo, a pesar de tener fama de su buen comportamiento, las primeras escaramuzas con la policía no tardaron en llegar mientras que en Benidorm la cosa subió de tono y se incendió un bar del Glasgow, el equipo rival.

Durante la madrugada los incidentes se localizaron en el centro de Valencia, en la zona de Cánovas. Decenas de personas se hacían eco en las redes sociales de comportamientos incívicos y altercados en la Gran Vía. Algunas imágenes y vídeos difundidos en Twitter mostraban enfrentamientos de los hinchas escoceses con la Policía Nacional, que trataba de contener a los aficionados del Celtic.

La FIFA premió a la 'marea verde' en 2017 por su conducta ejemplar en casa y fuera. Sin embargo, ya desde la tarde, en una cervecería irlandesa ubicada en la Gran Vía de Valencia, hinchas escoceses tuvieron que ser vigilados por la Policía Nacional. Algunas horas y muchos litros de cerveza después se desataron los altercados.

La jornada empezó mucho antes. Durante la mañana de este miércoles y hasta las 17 horas que abrían las taquillas, había que aprovechar el tiempo. Unas cuantas fotos a la fachada del estadio, al monumento de la Afición, y a tomar cervezas. Acompañándose de cánticos. La hostelería, encantada. Estos dos días se van a hartar de 'tirar' oro líquido. Si habitualmente las jornadas de partidos se consumen entre ocho y nueve barriles de 30 litros, para hoy tienen previsto triplicar la cantidad. Aunque no descartan aumentar la cantidad teniendo en cuenta que durante el encuentro muchos aficionados no podrán acceder al estadio.

Jesús Signes

El Valencia ofreció al club escocés todas las localidades disponibles en la zona visitante. Unas 2.500, cantidad insuficiente para una afición que se toma de manera literal aquello de 'You'll never walk alone'. Desde Glasgow advirtieron que iban a desplazarse hasta Valencia unos 8.000 más aunque ayer fuentes policiales aseguraban que no podrían asegurar el número exacto de aficionados que se viajarían a la ciudad sin butaca asegurada. El club blanquinegro advirtió que según la normativa y por motivos de seguridad no iba a vender localidades por internet. La orden que tenían los empleados en taquillas era no dar tickets a aquellas personas con pasaporte británico. Pero hecha la ley (en este caso, la norma), hecha la trampa. Los seguidores barajaban dos opciones para poder lograr entradas: adquirirlas con pasaporte irlandés, que muchos poseen, o rogar a algún español que les sacara una. Cuando las taquillas abrieron, se dispusieron a utilizar sus tretas. Unos, terminaron con la entrada guardada como un gran tesoro en sus carteras, otros, se marcharon de vacío.

Los seguidores escoceses utilizan pasaportes irlandeses para obtener una localidad