Ribó y Gómez buscan un pacto in extremis con más áreas para PSPV

El alcalde de Valencia, Joan Ribó, abandona el Consistorio por su puerta principal, ayer por la mañana. / juan j. monzó
El alcalde de Valencia, Joan Ribó, abandona el Consistorio por su puerta principal, ayer por la mañana. / juan j. monzó

Las comisiones negociadoras de nacionalistas y socialistas se reúnen todo el día con la vicealcaldía como escollo del acuerdo

ÁLEX SERRANOVALENCIA.

Hasta que el cuerpo aguante. Las comisiones negociadoras de PSPV y Compromís seguían anoche reunidas intentando desbloquear el acuerdo en el Ayuntamiento de Valencia. Una jornada maratoniana de encuentros, jalonada con salidas de los negociadores hacia los despachos de Joan Ribó y Sandra Gómez, buscaba ayer una solución casi sobre la bocina para el acuerdo entre socialistas y econacionalistas, que tendrá que rubricarse antes de la Junta de Gobierno que se celebra hoy a las 9.30 horas.

Han sido 48 horas complicadas en el seno del Consistorio. Con la negociación parada desde el 2 de julio, los equipos negociadores retomaron los encuentros el miércoles, tras la investidura de Toni Gaspar como presidente de la Diputación de Valencia. Y es que pareciera que el Ayuntamiento fuera una batalla más dentro de la guerra planteada entre ambos partidos. Una vez dilucidado el futuro de la institución provincial, volvió a ponerse en la palestra el Ayuntamiento de Valencia. Y volvieron los desencuentros.

La primera jornada de reuniones terminó sin acuerdo y con ambos equipos cansados. Hubo acusaciones de pocas cesiones, pero no se llegó al caldeado ambiente de una semana antes. Y es que el tiempo apremiaba. Conforme pasaban las horas y se acercaban a las 9.30 de hoy, ambas partes parecían más dispuestas a llegar a un acuerdo. Y es que si el reparto no está hecho esta mañana se complican los plazos, habida cuenta de que el pleno de organización se celebrará el miércoles que viene. Y las áreas de gobierno, las delegaciones, las comisiones... todo eso ha de estar claro para entonces.

Isabel Lozano podría recuperar parte de las competencias que tenía Consol Castillo

Con esos mimbres, tras una maratoniana jornada que terminó pasada la medianoche del miércoles al jueves, se llegó a la mañana de ayer. Era un día clave y lo demostró que los equipos negociadores (formados por Rafa Rubio, Teresa Altarejos, Carlos Vila y Borja Sanjuán por parte del PSPV y Papi Robles, Pilar Soriano, Amadeu Mezquida y Esther Tarín) llegaron al Consistorio a primera hora. A las 10 horas, de hecho, ya habían comenzado los encuentros para seguir hablando.

Pero no hubo muchos avances a lo largo de todo el día. De hecho, fuentes conocedoras de la negociación esperaban que las conversaciones se alargaran hasta la madrugada, como finalmente ocurrió. Y eso que a primera hora este diario supo que Compromís había puesto encima de la mesa más concejalías para el PSPV en un intento de que los socialistas renunciaran a la vicealcaldía que para Gómez es capital.

Una de las áreas que pudo ofrecer Compromís es Cultura Festiva o incluso Cultura. Para la primera de estas concejalías se ha dejado querer Pilar Bernabé, muy implicada en el mundo fallero. Según diversas fuentes, el miércoles ya hubo algunos contactos con la fiesta, tanto de Bernabé como Fuset, para encontrar vicepresidentes y tener preparado el organigrama de Junta Central Fallera en cuanto se firmara el acuerdo para el Consistorio.

Según pudo saber LAS PROVINCIAS, los econacionalistas ofrecieron al PSPV algunos de los departamentos que dirigía València en Comú, como Cooperación al Desarrollo, Vivienda, Transparencia o Participación Ciudadana. Dentro de las áreas que gestionaría Compromís estaría Servicios Sociales, que antes llevaba Consol Castillo y ahora necesitaría un recambio que podría ser Isabel Lozano, que ya llevó Igualdad y Políticas Sociales el pasado mandato.

Fue una jornada maratoniana en el Consistorio, con las luces de Alcaldía y los despachos del PSPV en la primera planta encendidas hasta última hora. Eso sí, tal como deslizaron desde la reunión, el pacto iba a resistirse. «Igual vamos a un lado que para el otro. Esto cuesta», indicaban. Y tanto que costó. Las negociaciones llevaban una semana enquistadas. Se llegó a los encuentros de ayer, además, con dos ideas muy contrarias: Compromís proponía nueve áreas de Gobierno, con una junta de gobierno formada por diez concejales, seis suyos y cuatro del PSPV, y se negaba a la vicealcaldía, mientras que los socialistas planteaban 11 áreas de Gobierno, una junta con paridad total y una vicealcaldía para Gómez.

Tensión y caras largas durante los recesos de las reuniones

El día de reuniones dejó varias imágenes curiosas. Como los negociadores tomándose un receso en torno a las 17.20 horas, cuando apenas llevaban unos 60 minutos reunidos. Y es que los encuentros que se desarrollaron durante todo el día no siempre fueron todo sonrisas. «¡Nosotros ya hemos cedido bastante!», aseguran que se oyó desde el interior de la sala de reuniones de la junta de Gobierno del primer piso durante un momento de la maratoniana jornada.

En los recesos, los equipos negociadores abandonaban la primera planta en direcciones contrarias, Compromís hacia Alcaldía y el PSPV hacia el despacho de Sandra Gómez en la misma planta, pero lo hacían con caras largas. Los dos días de negociaciones constantes, casi sin descanso (tras una semana paralizadas, cabe recordar), pasaron factura en las comisiones. Eso sí, no se vio a ningún concejal por la zona: dejaron cualquier acuerdo en manos de los negociadores, personas de total confianza de los distintos partidos.

Eso sí, aunque se impuso un velo de silencio total sobre las negociaciones, este diario pudo saber que cada formación culpaba a la otra de la falta de avances. «Habrá acuerdo si ellos quieren» o «no podemos decir nada porque ellos no quieren» son algunas de las frases deslizadas desde el entorno de los partidos a lo largo de una jornada eterna que se prolongó hasta bien entrada la noche.

Con todo, las próximas horas serán clave para el futuro del Consistorio. De hecho, no se descartaba que el acuerdo se alcanzara, si así ocurría, antes de las 9.30 horas de hoy, ya en el tiempo de descuento antes de la junta de Gobierno.

Una mañana de juntas trascendentales

El Ayuntamiento de Valencia vivirá hoy una jornada importante para su futuro más inmediato. La Junta de Gobierno Local que se celebrará a las 9.30 horas habrá de ratificar el acuerdo si se ha llegado a él para entonces. Si no es así, habrá que convocar una extraordinaria antes del pleno del miércoles. Se acortan los plazos porque, además, a las 11 horas se reúne la Junta de Portavoces del encuentro del día 17, donde se hablarán determinadas cuestiones para las que es importante que ya se sepa si el PSPV forma parte del Gobierno o de la oposición como qué ediles cobrarán tendrán dedicación parcial.

Más