Gaspar, presidente de la Diputación en un pleno con Rodríguez casi presente

Los diputados socialistas aplauden a Toni Gaspar tras ser reelegido presidente de la Diputación./Pool
Los diputados socialistas aplauden a Toni Gaspar tras ser reelegido presidente de la Diputación. / Pool

El diputado del partido fundado por el alcalde de Ontinyent reivindica su figura entre críticasde Cs y el silencio desu sucesor en el cargo

J. C. Ferriol
J. C. FERRIOLValencia

Toni Gaspar revalidó ayer su condición de presidente de la Diputación de Valencia. El candidato socialista logró el voto de 19 de los 31 diputados que componen la corporación provincial -los 13 diputados del PSPV, los 5 de Compromís y de Joan Sanchis, el diputado de La Vall, el partido del expresidente de la corporación, Jorge Rodríguez-. El PP, que hasta ayer por la mañana barajó la posibilidad de abstenerse, decidió finalmente votar a Juan Ramón Adsuara, que recibió los ocho votos de su grupo y las críticas de Cs por presentarse sin haber hablado previamente con ese partido. Gaspar accedió al cargo hace un año, justo cuando Rodríguez fue detenido en el marco del caso Alquería, la investigación por prevaricación y malversación que afecta al exdirigente socialista y a los que fueron sus principales colaboradores durante su etapa como presidente de la institución.

El acuerdo entre PSPV y Compromís para apoyar la investidura de ayer llegó tras una ronda de reuniones en la que el desacuerdo entre ambos partidos en el Ayuntamiento de Valencia parecía amenazar el pacto. Tras la elección, las dos formaciones tienen previsto iniciar hoy mismo una ronda de contactos para negociar un acuerdo de reparto de áreas del Gobierno provincial. En su intervención tras ser elegido, Gaspar reivindicó los valores del trabajo, la honradez y la justicia. El presidente de la corporación provincial reconoció que hay mucho por mejorar. «Las adversidades hacen más sólidas las decisiones que tomamos por el futuro de nuestros pueblos», señaló. El dirigente socialista apeló a «la buena política». «El tacticismo no ha de ser recurso de la buena política y provoca asfixia intelectual», señaló.

Gaspar censuró la mediocridad en la actividad política. «Les pido que no vengan a remover malos augurios, pesimismo o miedo», señaló dirigiéndose a los nuevos diputados. También hizo un llamamiento al consenso entre los grupos de la Diputación. «El único personalismo ha de ser el de la gente», señaló. «Pongamos a la Diputación en el siglo XXI para que en cuatro años sea referente de eficacia», añadió sin hacer alusión al debate abierto respecto al futuro de las corporaciones provinciales.

Pero el protagonismo en el turno de intervenciones de los portavoces fue para Jorge Rodríguez. La diputada de Cs Rocío Gil recordó que la detención del exdirigente socialista manchó la imagen de la corporación provincial. «Creíamos que la corrupción había acabado con el PP, pero ha continuado con el PSPV y Compromis», señaló la nueva diputada provincial. Rodríguez, explicó Gil, «gobernó con opacidad y ahora está siendo investigado». La diputada de Cs, en una dura intervención, recordó que Rodríguez salió con las manos en la espalda y esposado. Por ese motivo, animó a Gaspar a hacer autocrítica por aquellos hechos.

La portavoz de Cs también reprochó las subvenciones a entidades catalanistas desde la Diputación de Valencia, así como que las inversiones de la corporación dependan del color político de cada ayuntamiento. La diputada de Cs también censuró la dependencia de la Generalitat por parte de la corporación provincial.

Junto a Gil, el que más hizo por hacer presente al expresidente de la Diputación fue el diputado de La Vall, Joan Sanchis, que aprovechó su intervención en el pleno para proclamar el carácter comarcalista del partido impulsado por Jorge Rodríguez y para reivindicar la figura de éste «que ha contribuido a la mayor transformación» de la localidad de Ontinyent. Sanchis, persona de la absoluta confianza de Rodríguez, puso en valor decisiones adoptadas por el expresidente de la corporación provincial -a pesar de acabar abruptamente su mandato tras ser detenido y enviado al calabozo-. «Desde este escaño reivindico la labor de Jorge Rodríguez, que el presidente Toni Gaspar ha continuado», señaló. Sanchis reclamó una diputación comarcal «como había previsto Rodríguez» y dijo apoyar a Gaspar al mostrarse convencido de que continuará la labor de aquel.

Juan Ramón Adsuara, portavoz del PP en la corporación provincial, recordó la condición de grupo mayoritario de la oposición, por parte de los populares. El alcalde de Alfafar apostó por poner en valor el trabajo de la Diputación y remarcó que la corporación no puede perder su esencia municipalista, sin distinguir entre pueblos grandes y pequeños. Por parte de Vox, Joaquín Alés, proclamó que la Diputación «hace más España sin entrar en competencia con España». Y aseguró que en la corporación provincial dirá no «al despilfarro y a las políticas de escaparate».

Desde Compromís, Maria Josep Amigó recordó los casos de corrupción vinculados al PP en la corporación provincial. «Hace cuatro años muchas cosas empezaron a cambiar», dijo. También aseguró que con el PP la Diputación era clasista y opaca, «y en cuatro años eliminamos las subvenciones a dedo», puso como ejemplo.

Amigó remarcó la colaboración con la Generalitat y la lealtad al Gobierno del Botánico. La portavoz de Compromís admitió «momentos duros» la pasada legislatura aunque no llegó a hacer alusión al caso Alquería, por el que también se encuentran investigados algunos cargos de la coalición nacionalista.

Entre los asistentes al pleno, el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, el de Les Corts, Enric Morera, el delegado del Gobierno, Juan Carlos Fulgencio, el presidente de la Federación Valenciana de Municipios, Rubén Alfaro, la presidenta del Consell Jurídic Consultiu, Margarita Soler, el senador Joan Lerma y un buen número de alcaldes de la provincia de Valencia, entre otros.