La Piscina Valencia será derribada en gran parte para construir un edificio moderno

Figuración virtual de la Piscina Valencia, vista desde la calle Muñoz Seca. / lp
Figuración virtual de la Piscina Valencia, vista desde la calle Muñoz Seca. / lp

El Ayuntamiento aprueba el proyecto de la concesionaria, que prevé una inversión de 12,7 millones en unas obras que durarán 13 meses

P. MORENO

La Piscina Valencia cambiará completamente de aspecto exterior e interior cuando se acometan las obras de rehabilitación del inmueble municipal situado en el paseo de la Alameda, con un proyecto aprobado ayer por el Ayuntamiento. La inversión de 12,7 millones de euros estará ejecutada en 13 meses, según las previsiones de la concesionaria, la empresa Complejo Deportivo Piscina de Valencia.

El proyecto ha tenido que transitar por un proceso eterno que se remonta al 1 de julio de 2016, cuando el Consistorio adjudicó la concesión a la mercantil Demmero Group 21. Esta dio paso a la empresa citada y con el paso dado ayer, queda sólo que antes del inicio de la actividad se necesitará un último permiso del Ayuntamientoy también de la Generalitat, al llegar el aforo a las 895 personas.

Más información

La memoria, a la que tuvo ayer acceso LAS PROVINCIAS, relata con detalle cómo se harán las demoliciones y las distintas estancias que tendrá el polideportivo. La parte más llamativa será la completa retirada de la cubierta, además de intervenciones en zonas con amianto que requerirán un tratamiento especial.

Pero también se demolerán forjados, tabiquería y prácticamente todos los elementos de carpintería. La Piscina Valencia está cerrada desde hace años y ha sido objeto de saqueos frecuentes. El proyecto muestra un reportaje fotográfico con la piscina llena de basura, ventanas destrozadas y el cableado reventado. El Consistorio tuvo que tapiar los accesos al descubrirse incluso una bandera okupa en la torre.

Esta torre se mantendrá en el proyecto, incluida la rotulación actual 'Piscina Valencia'. Así lo ha dictaminado la comisión de Patrimonio, que pese a no tratarse de un inmueble protegido lo ha tratado como un elemento singular asociado al paseo de la Alameda.

La fachada trasera y el futuro centro deportivo

El proceso para sacar a concurso la rehabilitación y posterior gestión de la piscina cubierta se remonta al mandato anterior. Una de las premisas del proyecto impuestas por el Consistorio es que se diera una solución más digna a la fachada trasera, que recae al Palacio de la Exposición y está plagada de aparatos de aire acondicionado y otras instalaciones de servicio. La figuración virtual muestra una mejora general en este aspecto, que tendrá un acabado homogéneo con Palau Alameda, la sala de fiestas y restaurante que ahora se encuentra en plena rehabilitación para su apertura.

Los dos negocios estarán separados al corresponder a concesiones distintas. Incluso en el Registro de la Propiedad se segregaron para que no hubiera ningún problema. La zona de aguas la componen dos piscinas, una grande de ocho calles, de 25 x 17,36 metros y otra de enseñanza de 17,36 x 6,58 metros. En el lado opuesto a la salida de vestuario habrá dos spas, duchas bitérmicas, sauna, baño turco y zona de relax.

En la entreplanta habrá una zona exterior descubierta, compuesto por dos zonas de solarium con soldado de césped artificial o similar, dos spas de exterior, duchas, zonas de sombrillas y tumbonas. La primera planta tendrá una sala de spinning, otra polivalente y la más grande y en esquina de fitness, que además dispondrá de salida de evacuación en su parte superior por el núcleo de escalera de la torre. También se indica que la zona de padres es «fundamental para cualquier actividad acuática para niños, se coloca cerca de la piscina de enseñanza».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos