Los peligros de circular en patinete en Valencia

Un hombre, justo tras coger uno de los patinetes de alquiler que hay por el centro de Valencia./MANUEL MOLINES
Un hombre, justo tras coger uno de los patinetes de alquiler que hay por el centro de Valencia. / MANUEL MOLINES

El presidente de la Fundación Española para la Seguridad Vial sostiene que las ciudades no pueden seguir con la situación de vacío legal

LUCÍA JULIÁValencia

Los patinetes ya no son sólo un juguete para niños. Aunque en un principio nacieron con ese fin, la tecnología ha ido expandiendo sus capacidades hasta convertirlos en una nueva alternativa al transporte tradicional. Las ventas y su creciente uso en las distintas ciudades del mundo lo confirman. Por eso, la Dirección General de Tráfico los cataloga como vehículos de movilidad personal (VMP).

Y es ahí donde reside el problema, pues los VMP carecen de un espacio urbano propio, por lo que compartirlo con el resto de usuarios genera situaciones de riesgo. Además, la falta de una normativa que regule la circulación aún complica más la situación. Desde que se pusieron de moda y hasta hoy, varios sectores llevan reclamando una ordenanza que explique y aclare las dudas suscitadas con respecto a este nuevo transporte. Los usuarios quieren conocer sus normas de circulación, las tiendas de alquiler buscan saber cuáles son sus opciones de negocio, y los viandantes denuncian el aumento de accidentes. Pero no sólo ellos, también los expertos en seguridad vial exigen una solución.

Noticias sobre patinetes en Valencia

«No se puede seguir manteniendo la indefinición legal existente en el Reglamento General de Circulación y en su caso en las Ordenanzas Municipales, que en este momento o son inexistentes respecto de este tema o incluso son contradictorias entre municipios». Quien lanza la voz de alarma es el doctor Luis Montoro, catedrático de Seguridad Vial en la Universitat de Valencia y también presidente de la Fundación Española para la Seguridad Vial (FESVIAL). En conversación con LAS PROVINCIAS, Montoro lamentó que el impacto de este masivo fenómeno aún no se haya visto reflejado en la creación de un equipo de trabajo o de un comité de expertos para estudiar su repercusión en el ámbito social, la legalidad, la movilidad y, sobre todo, la seguridad.

«Circular con los patinetes por la calzada puede multiplicar la posibilidad de sufrir un accidente»

«Sería lamentable que tengamos que esperar a que se produzcan muchos muertos y heridos para que esto ocurra», expresó. En este sentido, el catedrático resaltó la «urgente» necesidad de abordar una serie de aspectos fundamentales que permitan controlar dicho 'boom'. Pues, según manifestó Montoro, la ausencia de una normativa genera serias dudas sobre algunas cuestiones legales, como las zonas de circulación o las edades de uso, por lo que «el ciudadano que quiere respetar las normas, tiene verdadera dificultad para hacerlo». Igualmente, calificó de «inadmisible» la situación en la que se encuentran como vehículos al no especificar de forma clara, atendiendo al tipo de VMP, la velocidad máxima permitida, el sistema de alumbrado, timbre y frenos requerido, así como la potencia legal.

«El ciudadano que quiere respetar las normas tiene verdadera dificultad para hacerlo»

Por otro lado, el presidente de FESVIAL incidió en la importancia de preservar la seguridad del resto de los usuarios en las vías. En este caso y conforme declaró Montoro, los ciclistas, los vehículos con motor y los peatones también tienen que saber cómo deben actuar ante la presencia de los patinetes eléctricos cuando comparten el espacio vial. Una realidad que, hasta ahora, «está dando lugar a verdaderas situaciones de riesgo, serios problemas de convivencia» e incluso en algunos casos «conflictos que derivan en situaciones violentas», confesó.

Aumentan los accidentes

Aun con todas estas cuestiones en el aire, Valencia, al igual que otras ciudades que siguen sin normativa, cuenta cada día con más patinetes eléctricos que circulan por las aceras y que, poco a poco, van desplazando a las bicicletas como el medio de transporte ideal. Por ello, averiguar cuándo, dónde, cómo y porqué se producen los accidentes con estos vehículos es un reto imprescindible. Puesto que, aunque no hay investigaciones sobre este fenómeno social, Montoro advierte de que en la actualidad «circular con los patinetes, especialmente por las calzadas, puede multiplicar la posibilidad de sufrir un accidente grave». De hecho, según sostiene el experto, «el riesgo de accidente por kilómetro recorrido con patinete es posiblemente más del doble del que puede tener un peatón». Y más aún sin una ordenanza.

Mientras tanto, el número de incidentes con el patinete eléctrico crece paralelamente a la polémica por la falta de regulación. A la cantidad de heridos, en algún caso ya se ha tenido que lamentar el fallecimiento del usuario del vehículo. Ocurrió el pasado 26 de agosto en Cataluña. Un joven de 17 años resultó atropellado por un turismo en la autovía A-27 del término municipal de Tarragona. La víctima circulaba en patinete, según confirmaron las fuentes del Servicio Catalán de Tráfico.

Asimismo otro menor que se desplazaba en un patinete eléctrico murió este año en Badajoz. El niño de cinco años fue atropellado por un autobús de línea en una de las avenidas de la ciudad. La Policía abrió una investigación para esclarecer las causas del accidente. Por este motivo y para evitar más casos iguales, el catedrático Montoro insiste en concienciar a los padres de niños de baja edad en el uso de este vehículo «porque es muy fácil que sufran un accidente y porque no es bueno que ya desde edades tempranas se aprendan malos hábitos relacionados con el tráfico». Además, prosiguió: «si esto ocurre posiblemente luego serán conductores de riesgo cuando usen otros vehículos».

Factores de riesgo en patinete

1
Utilizar auriculares porque aumentan las distracciones y dificulta percibir a los vehículos.
2
Manejar los patinetes estando bebido o bajo los efectos de drogas o fármacos.
3
Alcanzar velocidades excesivas que hagan perder el control del vehículo.
4
Presencia de irregularidades en las calles, intersecciones o desniveles.
5
Falta de experiencia en el manejo del patinete y realización de competiciones.
6
Circular por el bordillo de la acera por las posibles caídas con invasión de calzada.
7
Falta de atención a la ruptura de continuidad de las aceras, sitio de los más peligrosos.
8
Llevar peso inadecuado para el patinete, bolsas colgando o llevar calzado inadecuado.
9
Bajar el bordillo de la acera subido en el patinete, conducta típica.
10
Irrumpir en la calzada de manera imprudente entre coches, lo que puede impedir ser visto por los conductores.

Fotos

Vídeos