Barcelona y Madrid tienen las normas para patinetes que aún estudia Valencia

Usuaria de patinete eléctrico circulando por las calles de Valencia. /Efe
Usuaria de patinete eléctrico circulando por las calles de Valencia. / Efe

La capital está pendiente de que se ratifique la ordenanza que prohibirá a estos vehículos circular por las aceras

LUCÍA JULIÁ

No cabe duda que el patinete eléctrico es el vehículo de moda en la ciudad. Su atractivo ha conquistado las calles de Valencia aunque, hoy por hoy, aún no cuenta con una normativa que regule su circulación, lo que genera confusión entre sus usuarios y el resto de la ciudadanía, pues no está claro dónde deben estacionar o por dónde deben circular, entre otras cuestiones.

Dentro de ese vacío legal, la Dirección General de Tráfico emitió hace dos años una instrucción en la que, en líneas generales, prohibía a los Vehículos de Movilidad Personal (VMP) circular por las aceras. No obstante, y al tratarse de un tema de casco urbano, dejó a cargo de cada ayuntamiento la última palabra. Desde entonces, varias ciudades españolas anunciaron la modificación de sus ordenanzas para adaptarse al evidente boom. Barcelona fue pionera. En julio de 2017, la metrópoli dio el paso firme y aprobó una normativa que obligaba a los patinetes eléctricos a circular por el carril bici. En esa ordenanza se diferencian tres tipologías de VMP según su peso y velocidad. Por ello, atendiendo a la norma sólo los más pesados y potentes pueden circular por la calzada. De modo que los patinetes deben ir por el carril bici, salvo que no haya. En ese caso, deben hacerlo por la calzada. En cuanto a la velocidad, no pueden superarse los 30 kilómetros por hora en los carriles bicis segregados de la calzada. En la carretera normal y calles sin carril bici o sin otras plataformas más allá del asfalto y la acera, ésta está limitada a 45 kilómetros por hora. Las sanciones por no cumplir con estas medidas pueden llegar hasta los 500 euros.

«Si se pone en marcha la nueva ordenanza sobre el uso del patinete, los alquilaremos»

«Si se pone en marcha la nueva ordenanza sobre el uso del patinete, los alquilaremos» gabriel muñoz, empleado

Luego, imitando la línea de prohibir el uso de los patinetes eléctricos en las aceras, se sumaron Madrid, Granada, Cáceres y otras localidades con borradores inspirados en la ciudad precursora. En la capital, la nueva ordenanza, aún por ratificar en el pleno municipal, también vetará la circulación de los patinetes por las aceras. Según la futura normativa, los VMP se subdividen en función de la velocidad máxima que puedan alcanzar, por lo que los patinetes eléctricos se encuentran en el grupo A, aquellos que no pueden sobrepasar los 20 kilómetros por hora. Por ese motivo, sólo podrán circular por los carriles bici, parques y aceras bici, calles de sentido único limitadas a 30 kilómetros, ciclocalles y calles residenciales. Asimismo, el borrador destaca que las empresas de alquiler de los patinetes deben disponer de un seguro de accidente, los usuarios deben utilizar casco, y la prioridad siempre es de los peatones. Con respecto al estacionamiento, los patinetes tendrán que aparcarse en las aceras en «determinadas condiciones» y en reservas de bicicletas y motos.

Con todos estos avances, el turno de la capital del Turia también llegó. La concejalía de Movilidad anunció que iba a ajustar la normativa de circulación a la situación en 2016. Un año más tarde, el concejal de Movilidad Sostenible, Giuseppe Grezzi, indicó que el tratamiento de los patinetes sería similar al de las bicicletas. De esta manera, podrán rodar por los carriles bici con un límite de velocidad de 15 kilómetros por hora, y por zonas peatonales a velocidad muy reducida siempre y cuando no haya concentración de gente, porque los peatones son lo principal. En ese caso, deberán bajar e ir andando. Además, las aceras no estarán permitidas como vías de circulación. Según reveló Grezzi en mayo, ese borrador estaría listo para su exposición al público este verano. Sin embargo, a finales de agosto y con las vacaciones ya casi terminadas, este asunto es aún una tarea pendiente.

«No creo que sea favorable que patinetes y bicicletas compartan un mismo carril»

«No creo que sea favorable que patinetes y bicicletas compartan un mismo carril» vincenzo constaville, empleado

De momento, Valencia se tiene que respaldar en la ordenanza de 2010, en la cual en el artículo 87 se indica que los patinetes o monopatines no pueden circular por aceras, zonas peatonales y calzadas de uso público, «salvo en los lugares especialmente destinados al efecto». Es decir, las instalaciones deportivas, ya que en la regulación no están tratados como vehículos urbanos. Pero basta observar las aceras de las calles para comprobar que la realidad es bien distinta. Y los comercios, conductores, ciclistas, viandantes y usuarios siguen reclamando una regulación del uso de este tipo de vehículos para transitar con tranquilidad.

A los problemas de circulación, últimamente se han añadido los de estacionamiento. En este sentido, el alcalde Joan Ribó declaró que los mal estacionados se pueden multar, pero al resto no se les puede decir nada sin aprobar una regulación. Aun así, son muchas las empresas de alquiler que no quieren arriesgarse. Por ejemplo Bbuho, una firma valenciana de alquiler de patinetes eléctricos que ha tenido que cambiar su modelo de negocio porque, según manifiesta Gustavo Santana, su cofundador, «están expectantes a la normativa para saber si pueden aparcar en cualquier sitio». Santana explicó a este diario que desde hace tres meses están intentando ponerse en contacto con la delegación de Movilidad Sostenible en el Ayuntamiento, pero todavía no han conseguido respuesta.

«Tampoco entiendo a la gente que se ha comprado un patinete cuando aún no hay normativa»

«Tampoco entiendo a la gente que se ha comprado un patinete cuando aún no hay normativa» paco pérez, responsable de tienda

A pesar de que el pasado martes el edil Grezzi avanzó que el borrador de la ley saldrá «de aquí a poco», hay quienes, como Gustavo Santana, auguran que la espera se prolongue por más tiempo. De hecho, el alcalde Joan Ribó, ya reiteró el mismo día que, aunque considera «imprescindible» la normativa, no es fácil elaborarla. «Estas cosas están alterando rotundamente los comportamientos en movilidad, hay que crear una ordenanza mínimamente estable, para que no haya que cambiar el año que viene, pero es complejo», declaró. En este sentido, Ribó reconoció la necesidad de actuar: «Vamos por detrás, pero lo iremos haciendo lo más pronto posible».

«Nosotros respondemos a la demanda, es lógico que haya tanta competencia en este sector»

«Nosotros respondemos a la demanda, es lógico que haya tanta competencia en este sector» joaquín latorre, propietario

Ante esta situación, Ciudadanos criticó ayer al edil de Movilidad por «acelerar los proyectos de movilidad sin tener en cuenta las normativas». Según censuró el edil Narciso Estellés, «Grezzi llega siempre un año tarde» y recordó en un comunicado que la formación naranja ya propuso hace un año en la Comisión de Movilidad que se incoporasen urgentemente los VMP en la ordenanza de la circulación para establecer «un marco de convivencia y conciliación con los peatones y otros modos de transporte», así como para también garantizar la seguridad.

Patinetes eléctricos de alquiler en Valencia.
Patinetes eléctricos de alquiler en Valencia. / Ana Julia B Palacio

Más sobre el patinete eléctrico

Fotos

Vídeos