La peatonalización avanza en Valencia

La plaza del Ayuntamiento, ayer vista desde la calle Marqués de Sotelo. / damián torres
La plaza del Ayuntamiento, ayer vista desde la calle Marqués de Sotelo. / damián torres

La inversión de cinco millones se suma a los cambios que habrá en Ciudad de Brujas y Reina, unidas con un itinerario peatonal y para ciclistas | La reforma cerrará al tráfico la plaza del Ayuntamiento salvo para el transporte público

PACO MORENOValencia

Seis meses para presentar el proyecto y un presupuesto de 350.000 euros es lo que tendrán los responsables de la propuesta ganadora para la reforma de la plaza del Ayuntamiento, que costará unos cinco millones. La concejala de Renovación Urbana, Sandra Gómez, presentó ayer la iniciativa, donde una de las cuestiones principales se sitúa en cómo quedará la planta viaria de manera definitiva.

El plano elaborado por la concejalía de Movilidad estaba sobre la mesa con algunos apuntes. Figuran placas con restricciones de tráfico en la unión de la calle San Vicente con la plaza del Ayuntamiento, así como junto al edificio de Correos. De esa manera, sólo podrán pasar vehículos autorizados y transporte público en ambos giros, dejando únicamente un itinerario abierto para el resto por Periodista Azzati y Lauria, para salir a Colón.

Todas las paradas de la EMT desaparecen de la plaza salvo la ubicada junto a Lotería Bello. Las dársenas se reubican en las calles Periodista Azzati y Barcas, que en total suman nueve líneas. También habrá en la calle Marqués de Sotelo.

Enfrente del Ateneo Mercantil se situará una parada de taxis y otra junto a Correos. Las zonas de carga y descarga se concentran entre la calle Ribera y Marqués de Sotelo. Pero una de las novedades principales será la continuación de un carril bus que continuará desde el Ateneo para seguir por delante de Correos, bordear la explanada y desembocar en dirección a la calle Xàtiva.

Esta es la planta viaria propuesta por Movilidad, aunque Gómez matizó que ahora se abre un proceso de participación ciudadana, además de la propuesta del proyecto ganador, con lo que podrá haber algún cambio. Eso sí, elementos principales como la fuente, la ubicación de la falla municipal y la explanada donde se disparan las mascletaes se mantendrán igual que ahora. A preguntas de LAS PROVINCIAS, fuentes cercanas al edil Grezzi emplazaron a una presentación pública que habrá del diseño del tráfico.

En la presentación estaba también la concejala de Participación Ciudadana, Elisa Valía, quien la semana próxima se reunirá con la empresa que resultó ganadora en el anterior mandato. Tiene un plazo de seis meses para entregar un documento con las peticiones consensuadas de colectivos de comerciantes, vecinos y cualquiera que tenga interés en asistir a las reuniones.

Este calendario se coordinará con el del concurso del proyecto. Un jurado formado por técnicos municipales y miembros del Colegio de Arquitectos y del Colegio de Ingenieros de Caminos elegirá cinco, que se llevarán de salida 8.000 euros por los gastos en desarrollar una propuesta y una exposición, de donde saldrá el ganador.

La empresa tendrá a partir de entonces seis meses y después vendrá la licitación de las obras, con lo que en el mejor de los casos estará listo a principios de 2021. Algunas de las cosas que se quieren cambiar son todo el mobiliario urbano y los quioscos de flores, que seguramente se mantendrán en su actual ubicación, aunque la edil no descartó que puedan tener otros usos.

La reforma incluirá la ampliación de aceras en la calle Marqués de Sotelo y también un tratamiento peatonal en la calle San Vicente, donde Gómez dejó caer que se cerrará al tráfico por completo, aunque es algo que depende de Movilidad. Lo que sí está ya decidido es que la plaza de la Reina, la plaza del Ayuntamiento y la plaza del Mercado estarán unidas por itinerarios peatonales y ciclistas, en la voluntad de reducir el tráfico en todos estos espacios públicos.

La reforma de la plaza de la Reina no está todavía en licitación, aunque si no surgen contratiempos podría empezar en el inicio de 2020. A partir de ese momento se cortará al tráfico la calle San Vicente Mártir hasta la plaza del Ayuntamiento, por lo que sobre el papel podrán aprobarse todos los cambios en las líneas de la EMT. Esta iniciativa se conjuga con una apuesta por autobuses lanzadera que sirvan de transbordo en grandes paradas fuera de las plazas, como en Tetuán o las proximidades de Porta de la Mar.

Por otro lado, el Ayuntamiento anunció ayer que este martes se celebrará una reunión entre el concejal de Movilidad y representantes de asociaciones vecinales de Ciutat Vella, con el fin de informarles de la puesta en marcha del sistema de control de tráfico con cámaras de reconocimiento de matrículas, un proyecto aprobado hace años y que está ya instalado. Contará con cinco lugares de control equipados con un sistema de cámaras en el acceso a la calle Corona desde la calle Guillem de Castro; en la calle Salvador Giner en su acceso desde la plaza de Portal Nou; en la calle Salvador en el cruce con la calle Trinitarios; en la avenida María Cristina y en la plaza Ciudad de Brujas-esquina calle Vieja de la Paja.

La portavoz del grupo popular, María José Catalá, protestó por la falta de información a la oposición, al criticar el «oscurantismo» del proyecto, mientras que el concejal de Ciudadanos Narciso Estellés confió en que se lleve a cabo «sin disputas políticas entre Compromis y el PSPV con una 'guerra de plazas' como ya ha ocurrido en el pasado mandato».

Más