Los barrios prueban ya la reducción de aparcamientos

Obras de remodelación de la plaza de San Sebastián. / j. monzó
Obras de remodelación de la plaza de San Sebastián. / j. monzó

San Felipe Neri, Arzobispo Olaechea, San Pedro Nolasco o San Sebastián, espacios que están en pleno cambio de modelo urbanístico

P. M.

valencia. «Antes esto era una rotonda y una fuente; ahora ganamos una plaza». La portavoz de la asociación de vecinos de San Marcelino, Encarna Serrano, cruza los dedos igual que muchos residentes de este barrio para que las obras estén acabadas el próximo jueves, cuando empiezan las fiestas.

Los grandes proyectos pendientes para remodelar las plazas del centro de Valencia han tapado en cierta forma lo que está ocurriendo en los barrios. Así, el Consistorio acomete obras de peatonalización en un buen puñado de espacios públicos. En estas fechas están en ejecución la citada de la plaza Arzobispo Olaechea, pero también la de San Sebastián, en el barrio del Botánico o la de Lorenzo de la Flor, en el Cabanyal. Prácticamente todos los casos tienen el denominador común de que se amplían las zonas peatonales en perjuicio de las plazas de estacionamiento en la calle.

Las filas de coche en batería pasan a estar en cordón o sencillamente desaparecen. En la plaza de San Felipe Neri, pegada al mercado de Algirós, la reforma acabó al principio del verano y afectó a unas 30 plazas de estacionamiento. «Hubo gente que estuvo a favor y otros en contra», recordó el presidente de la entidad vecinal de Albors, Gustavo Vivas.

La peatonalización se plantea como una estrategia para recuperar todo el espacio. Es la decisión que ha tomado el Ayuntamiento en el entorno del mercado de San Pedro Nolasco, en el barrio de Sagunto, en plena licitación de las obras. La inversión asciende a 325.000 euros y favorecerá un itinerario peatonal desde el recinto hasta la calle Almassora. De manera idéntica ocurre en la plaza de San Sebastián, junto a la puerta principal del jardín Botánico. La fachada de la iglesia quedará despejada por completo de vehículos para ganar lugares de descanso. La ventaja, en opinión de Serrano, es que los vecinos tendrán lugares de descanso y reunión. Vivas opina igual, aunque matiza que la falta de parking en los barrios es un problema.