El comercio pide prohibir el paso de bicis en calles peatonales con terrazas

Un ciclista ata la bicicleta a una farola en el centro de Valencia. / j. j. monzó
Un ciclista ata la bicicleta a una farola en el centro de Valencia. / j. j. monzó

La asociación del centro y el Ensanche alega para que sea obligatorio ir por el carril ciclista y no se puedan atar vehículos a las farolas ni los bancos

P. MORENO VALENCIA.

Echar pie a tierra y seguir caminando. Esa es una de las alegaciones que ha presentado la Asociación de Comerciantes del Centro Histórico a la ordenanza de Movilidad y se refiere a la circulación de ciclistas en calles peatonales donde haya terrazas de bares. Fuentes de la entidad señalaron que hay numerosos ejemplos en Ciutat Vella donde «se pueden ver estas situaciones, un peligro para todos».

Las alegaciones han sido consensuadas con los comerciantes de Benimaclet, matizaron, y ya están en poder de la concejalía de Movilidad para su estudio. Hasta el próximo día 25 hay plazo para la presentación de escritos, por lo que como muy pronto, la normativa se aprobará en el pleno de abril, aunque lo más probable es que entren en vigor de manera definitiva a principios del próximo mandato.

«Es frecuente ver calles que están a tope de terrazas de bares, como el paseo de Ruzafa o las calles Ribera y Santa Clara, donde los ciclistas no desmontan. Nuestros asociados nos han dicho casos hasta de circulación por aceras en calles donde hay carriles ciclistas, como es el caso de lo que ocurre en Guillem de Castro».

Otra de las alegaciones presentadas y que coinciden con las elaboradas por la Federación de Vecinos señalan la obligación de circular por carriles ciclistas siempre que haya uno. Eso es lo que dice la ordenanza actual, aunque el gobierno tripartito ha añadido en el documento inicial que sea «preferentemente». Esto supone sobre el papel la posibilidad de que los ciclistas ocupen todo el ancho de la calzadas en calles de un carril para el resto del tráfico, como ocurre en un sentido de la avenida Reino de Valencia, la calle Ruzafa o la avenida Burjassot.

También se plantea la obligación, más allá de una preferencia, de que los usuarios de este modo de transporte tengan un seguro de responsabilidad civil con «cobertura en caso de accidentes para daños a terceros o materiales», reclaman.

El tercer elemento destacado en las alegaciones pasa por limitar el estacionamiento en la vía pública. La redacción de la nueva ordenanza permite prácticamente en todo tipo de mobiliario urbano con la excepción de los árboles. La propuesta de los comerciantes es que «esté prohibido encadenar o amarrar mediante dispositivos de seguridad las bicicletas a los árboles, bancos o farolas, o elementos de mobiliario urbano que contengan componentes eléctricos».

Por último, se pide que los ciclistas lleven un elemento reflectante por obligación, además de luces delanteras y traseras. Esto es algo que incluye la normativa actual, aunque lo primero se ha omitido en la nueva redacción. De los vehículos de movilidad personal, los patinetes eléctricos, proponen que todos «estén registrados en el Ayuntamiento aportando la marca, modelo y número de bastidor», a los efectos de identificación en caso de accidente o estacionamiento indebido.