Una mujer intenta quemar a otra tras rociarla con gasolina y robarle el bolso

La víctima junto a los vecinos, guardias civiles y policías locales que le prestaron auxilio. / Lp
La víctima junto a los vecinos, guardias civiles y policías locales que le prestaron auxilio. / Lp

La víctima paseaba con su bebé de diez meses cuando fue atacada por la ladrona en la Vall d'Uixó y logró retenerla con la ayuda de dos vecinos

Javier Martínez
JAVIER MARTÍNEZValencia

Una mujer intentó quemar a otra el lunes tras rociarla con gasolina y robarle el bolso en una calle de la localidad castellonense de la Vall d'Uixó. La agresora fue detenida por la Guardia Civil después de que fuera retenida por la propia víctima con la ayuda de varios vecinos.

Los violentos hechos tuvieron lugar sobre las 20.30 horas del lunes cuando la víctima paseaba con su bebé de 10 meses y fue abordada por Fátima B. R., de 49 años y nacionalidad marroquí, que llevaba en sus manos una botella de plástico y un mechero. Tras rociarla con gasolina, la ladrona amenazó con prenderle fuego mientras le pedía dinero.

La víctima intentó tranquilizarla mientras empujaba el carrito con su bebé para apartarlo, pero la violenta mujer, que tiene varios antecedentes delictivos en nuestro país, insistió en que le diera el bolso al mismo tiempo que encendía el mechero que empuñaba en su mano. Fueron momentos de gran tensión y nerviosismo en los que la víctima llegó a temer por su vida, según reconoció poco después a sus familiares y los agentes que le prestaron auxilio. También estaba preocupada por su bebé. La gasolina había caído sobre el pequeño carro en forma de cuna, aunque el líquido inflamable no había mojado a la criatura.

La gasolina cayó sobre el carrito del bebé y la agresora llevaba un mechero en la mano

Tras dejar a su bebé al cuidado de una vecina que pasaba por el lugar, salió corriendo detrás de la ladrona para recuperar sus pertenencias. «Alcanzó a Fátima y le dijo que le devolviera el bolso», afirmó un testigo. Luego discutieron porque la delincuente no quería darle la cartera, y la víctima cayó al suelo tras recibir un empujón. Según la denuncia que presentó la mujer y las declaraciones de dos testigos, la agresora habría encendido varias veces el mechero con la supuesta intención de prender fuego a la víctima, y luego huyó y se escondió entre dos vehículos.

Tras ser avisados de los graves hechos, cuatro policías locales y tres guardias civiles del cuartel de la Vall d'Uixó acudieron con urgencia al lugar para detener a la ladrona y auxiliar a la víctima. Cuando los agentes llegaron a la calle Octavi Ten i Orenga, donde ocurrió el violento robo, la víctima y dos vecinos tenían retenida a la agresora.

Después de interrogar a las dos mujeres por separado y hablar con los testigos, la Guardia Civil detuvo a Fátima B. por los delitos de homicidio en grado de tentativa y robo con violencia e intimidación, como informaron fuentes conocedoras de los hechos.

La detenida ingresó en prisión y está acusada de un delito de homicidio en grado de tentativa

Los agentes le intervinieron la botella que había usado para rociar con gasolina, presuntamente, a la víctima y el carrito de bebé, así como dos cuchillos que llevaba en una bolsa de plástico, dos mecheros, un rollo de cinta adhesiva de embalaje y otra botella con un líquido, según informaron ayer fuentes jurídicas.

Antes de trasladar a la detenida a un calabozo, los guardias civiles le leyeron sus derechos y le informaron también del motivo de su arresto: dos graves delitos que conllevan largas condenas de prisión. Una hora después de la detención, la víctima acudió al cuartel de la Guardia Civil de la Vall d'Uixó para presentar la correspondiente denuncia. La mujer entregó a un agente las prendas que llevaba en el momento que sufrió el robo y relató cómo ocurrieron los violentos hechos. La ropa aún desprendía un fuerte olor a combustible.

Prisión sin fianza

El juzgado de guardia de Nules decretó ayer al mediodía prisión provisional, comunicada y sin fianza para la agresora. La fiscal había solicitado el ingreso en la cárcel de la detenida, mientras que su abogado defensor pidió su internamiento en un centro psiquiátrico.

Un psiquiatra forense reconocerá en los próximos días a la reclusa para realizar un informe sobre su estado mental. La mujer marroquí tiene varios antecedentes en nuestro país por los delitos de hurto y lesiones, según informaron las mismas fuentes jurídicas.