Un grafitero de 14 años muere atropellado en la V-30 tras realizar una pintada en el nuevo cauce

La pintada que realizaron los menores en el nuevo cauce del río Turia. / juanjo monzó
La pintada que realizaron los menores en el nuevo cauce del río Turia. / juanjo monzó

La víctima llevaba un cubo y un pincel de rodillo cuando cruzó la autovía de noche con un grupo de amigos a la altura de Horno de Alcedo

JAVIER MARTÍNEZ VALENCIA.

La afición de realizar pintadas en el nuevo cauce del río Turia terminó en tragedia para una pandilla de grafiteros por la imprudencia que cometieron al cruzar la V-30 de noche. Un niño de 14 años murió el sábado al ser atropellado por un coche cuando corría por la calzada con un cubo y un pincel de rodillo.

El trágico accidente tuvo lugar sobre las 23.40 horas en un tramo recto de la autovía de circunvalación, concretamente en el kilómetro 3 cerca del desvío para acceder a la pedanía de Horno de Alcedo. El vehículo de la marca BMW circulaba en dirección al puerto de Valencia y el conductor no pudo hacer nada para evitar el arrollamiento, porque el menor irrumpió en la calzada de forma sorpresiva para cruzar los dos carriles, como habían hecho poco antes sus amigos de pandilla.

Tras el brutal impacto, el adolescente salió despedido y murió en el acto. Su cuerpo quedó mutilado en diferentes puntos de la autovía. El conductor paró el coche y llamó al 112 para informar del atropello. Varias patrullas de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil de Valencia llegaron poco después y cortaron la circulación para que un equipo de atestados pudiera inspeccionar el coche y el cadáver.

Los menores cruzaron la V-30 tras pintar tres letras gigantes que se ven desde la otra parte del cauce

Los agentes encontraron el cuerpo del menor, el cubo con restos de pintura blanca y el pincel del rodillo en distintos sitios de la calzada. El cadáver fue hallado a más de 30 metros de distancia del lugar donde paró el coche tras frenar su conductor después del impacto. Fueron momentos de gran tristeza. Los amigos de la víctima regresaron tras oír un gran golpe y el frenazo. Los chavales estaban muy asustados y uno de ellos rompió a llorar cuando intuyó la tragedia.

Un grafiti realizado por los amigos de la víctima en su homenaje,
Un grafiti realizado por los amigos de la víctima en su homenaje,

Crisis de ansiedad

Tras recibir el aviso del accidente, un equipo de Soporte Vital Básico (SVB) y un médico del servicio de atención primaria acudieron también al lugar y asistieron a seis personas por crisis de ansiedad, según informaron fuentes del Centro de Información y Coordinación de Urgencias (CICU).

Entre los atendidos se encontraban el conductor del vehículo, su acompañante y cuatro familiares del chico fallecido. Los agentes de la Guardia Civil de Tráfico trataron de tranquilizar a estas personas mientras esperaban la llegada de una ambulancia. El forense de guardia también se desplazó hasta el kilómetro 3 de la V-30 para inspeccionar el cadáver antes de que fuera trasladado al Instituto de Medicina Legal de Valencia.

Más información

Una vez que el retén fúnebre retiró los restos humanos de la calzada, los agentes restablecieron el tráfico en los dos carriles de la V-30, una de las autovías que más tráfico registra en la provincia de Valencia y con mayor índice de siniestralidad. Eran las 2.30 horas de la madrugada cuando se normalizó la circulación en la autovía a la altura de Horno de Alcedo, según informaron fuentes del Centro de Gestión de Levante. Pocas horas después, con las primeras luces del día, las tres letras mayúsculas que pintaron los menores (ACM) comenzaban a vislumbrarse desde la otra parte del cauce del Turia.

Otro accidente ocurrido sobre las 19.40 horas del sábado se cobró la vida de un hombre de 55 años en Canals. La víctima perdió el control de la motocicleta que conducía y chocó contra un obstáculo en el kilómetro 404 de la A-7 en sentido hacia Valencia.