La Guardia Civil ve «apabullante» el dominio de 'la Manada' sobre la joven

Varios vecinos pasan junto a la planta baja donde se produjo la presunta agresión. /Irene Marsilla
Varios vecinos pasan junto a la planta baja donde se produjo la presunta agresión. / Irene Marsilla

El teléfono móvil de uno de los sospechosos contiene otro vídeo de la presunta agresión sexual del grupo en Callosa d'en Sarrià

JUAN ANTONIO MARRAHÍ , EFE y Valencia

«La sensación de dominio sobre la víctima es apabullante ». Es la frase con la que la Guardia Civil describe en sus diligencias la actitud de los presuntos agresores sexuales de Callosa sobre su supuesta víctima de 19 años. Corresponde al análisis del vídeo de 5 minutos y 33 segundos intervenido en el teléfono móvil de uno de los sospechosos, Luis Jonathan B. B., y que revela el elevado grado de sometimiento y trato vejatorio al que fue abocada la chica.

Para empezar, dicha grabación revela una presunta penetración por parte de tres de los detenidos por la Guardia Civil, sin embargo todos participan en los tocamientos de manera conjunta, a tenor de las imágenes. Al parecer, los sospechosos tomaron algunas cautelas para que no se les reconociera la cara durante el registro videográfico del móvil, sin embargo se les atribuye su identidad por la ropa. Los agentes de la Benemérita han intervenido las prendas para lograr demostrar su autoría en la agresión sexual múltiple en la vivienda alicantina.

Como publicó ayer LAS PROVINCIAS, la víctima apenas podía hablar por el elevado consumo de alcohol y drogas. Sin embargo, hasta en 13 ocasiones pudo manifestar con la palabra «no» su oposición a la relación sexual múltiple en la que se vio envuelta. Pero los jóvenes que estaban a su alrededor no hicieron ni caso, como prueba la grabación decomisada.

Los acusados de Villalba: «Fue ella quien llevó la iniciativa»

Los tres acusados de agredir sexualmente en grupo a una chica de 18 años en Collado Villalba en 2015 trataron ayer de achacar la responsabilidad de los hechos a la víctima al asegurar que «fue ella quien llevó la iniciativa».

«Si ella hubiera dicho que no quería hacer nada, yo hubiese tomado medidas y hubiese parado la situación», añadió uno de los acusados, con quien la chica había mantenido relaciones sexuales previamente y quien aseguró que «todavía está sorprendido por la denuncia».

Así lo manifestó en el juicio que comenzó ayer en la Audiencia de Madrid Ricardo A.M, que junto a Miguel Ángel C.O, que es guardia civil, y Martín A.F se enfrentan a 15 años de prisión por un delito continuado de agresión sexual por unos hechos que tuvieron lugar la noche del 13 de marzo de 2015. Las suyas han sido las únicas declaraciones que se escucharon en el tribunal, ante el que hoy declararán la víctima y los testigos.

Según el Ministerio Público, los acusados concertaron un encuentro con la joven a través del primo de uno de ellos, que finalmente no acudió, y sobre la 1.20 horas de la madrugada la llevaron a una vivienda de Collado Villalba. Una vez allí, el acusado, con quien ya había mantenido relaciones sexuales, la llevó al dormitorio.

La fiscalía relata que mientras que Ricardo A.M la besaba y le quitaba la camiseta, entraron en la habitación los otros dos acusados, Miguel Ángel C.O. y Martín A.F., uno de los cuales manifestó que «compartiera un poco», a lo que se negó la joven.

Según el análisis que la Benemérita ha realizado del vídeo, tratan a la joven como si se tratara de un objeto. En un momento «le colocan hasta cuatro manos» en sus zonas íntimas. Los detenidos «se ríen, la azotan en el culo y la mueven como quieren», describe la Guardia Civil. Los agentes constatan como la chica no se podía mantener en pie y ellos «la aguantan» y «se la pasan de uno a otro».

A la hora de considerar como «apabullante» el dominio sobre la víctima, los investigadores describen cómo «todos estaban encima de ella, en una mezcla de manos por todas partes». Pese a que tres de los sospechosos han manifestado ante el juez que el consumo de alcohol y drogas les impide recordar qué pasó esa noche, la Guardia Civil expone, textualmente: «cuando hablan no parecen afectados por el alcohol, lo hacen de forma coherente, bromean entre ellos y se coordinan perfectamente para mantener relaciones sexuales con la víctima, moviéndola a su antojo. Ella está en todo momento rodeada y sujetada por ellos».

EN SU CONTEXTO

15 años
es la pena de cárcel que estudia pedir el abogado de la víctima, Francisco González Fernández, para cada uno de los sospechosos de la agresión sexual, cuatro jóvenes de 19, 21, 22 y 24 años. De momento, permanecen en prisión provisional por orden de una jueza de la Vila Joiosa. Uno de ellos ha pedido declarar de nuevo.
Joffre, el supuesto líder
Si bien los cuatro detenidos aparecen vinculados a la agresión sexual en Callosa, las investigaciones de la Guardia Civil atribuyen a Joffre G. T. B., de 22 años, un papel protagonista en las pretensiones sobre la víctima. Buscaba una relación con la joven y es el miembro del grupo al que otras tres chicas, entre ellas una menor y una exnovia, han denunciado por supuestas agresiones muy similares.
Versión de los hechos
Hasta la fecha, la versión mantenida por tres de los sospechosos, incluido Joffre, pasa por negar una agresión sexual sobre la joven de 19 años. Se amparan, a grandes rasgos, en un supuesto consumo masivo de alcohol y drogas durante toda la noche del 1 de enero que les impide recordar lo sucedido. Sin embargo, la Guardia Civil cree que su borrachera no mermó su conocimiento ni su voluntad.
Más posibles implicados
El delegado del Gobierno en la Comunitat Valenciana, Juan Carlos Fulgencio, aseguró ayer a Europa Press que no es «nada descartable» que haya más personas que pudieran formar parte del grupo de jóvenes detenidos. La hipótesis de trabajo de las Fuerzas de Seguridad es que podría atribuirse más hechos a los detenidos y hay posibilidad de que sean más los participantes en las agresiones.

Ahora se suma otra prueba. El teléfono móvil de otro de los detenidos contiene un segundo vídeo de la agresión sexual. En el primero, el de Luis Jonathan, ya se apreciaba cómo otro de los participantes filmaba con su dispositivo el segundo de estos vídeos durante la agresión.

La Guardia Civil obtuvo la pasada semana la autorización de la jueza que lleva el caso, la número 4 de la Vila Joiosa, para acceder al contenido de los terminales móviles de los investigados. Las fuentes consultadas todavía no han confirmado si ya se ha visualizado este segundo archivo.

Más sobre 'la Manada' de Callosa