Así actúan las 'manadas' de violadores

Tres miembros de la 'manada' de los sanfermines abandonan la cárcel de Pamplona. / efe

Un informe de Interior revela el perfil de la agresión grupal y pone el foco en autores de entornos rurales, de unos 25 años y con mayor presencia de extranjeros que en otros delitos sexuales

Juan Antonio Marrahí
JUAN ANTONIO MARRAHÍValencia

Las agresiones sexuales en grupo a víctimas desconocidas son cometidas por agresores jóvenes, en entornos rurales y con más presencia de agresores extranjeros que en el resto de delitos sexuales, pero sin apenas antecedentes policiales. Las víctimas son, con mayor probabilidad, mujeres que ejercen la prostitución (hasta 3 veces más). Y los ataques en 'manada' se cometen mayoritariamente en sábado y en vehículos.

Son algunos de los datos que constan en un reciente informe elaborado por el Ministerio del Interior bajo el título 'Agresores sexuales con víctima desconocida. Implicaciones para la investigación criminal' y que, en uno de sus capítulos, analiza las particularidades de las agresiones grupales respecto al resto.

De acuerdo con el estudio, «las agresiones sexuales cometidas en grupo se suelen concentrar en el perfil más vinculado a la zona rural. En cuanto a las características personales de los autores, hay una presencia menor de agresores españoles (31% en grupo, ante el 49% del resto de agresiones a víctimas desconocidas). Y cuando éstos proceden de otro país, son de zonas del Magreb o Europa del Este.

Una experta en auxilio a las víctimas pide mayores penas para este tipo de ataques

A los autores también les llama la atención que los agresores que actúan en grupo «son más jóvenes» (25 años de media en grupo, frente a los 33 años en el resto de casos). «Pero apenas cuentan con antecedentes policiales y prácticamente no hay casos de que éstos sean por delitos sexuales».

En cuanto a las víctimas, en este tipo de agresiones grupales desciende ligeramente el porcentaje de víctimas españolas (un 55% frente al 62%) y aumentan las víctimas procedentes de Sudamérica, Países del Magreb, Europa del Este y resto de países de África. Además, «hay claramente más presencia de víctimas que ejercen la prostitución en las agresiones sexuales en grupo», en concreto «hasta tres veces más».

En relación con el modus operandi de los agresores, la mayoría de las que se cometen en grupo se producen en festivo o fin de semana, mayoritariamente en sábados y de noche. «El método de aproximación a las víctimas más característico», revela el estudio, «es el engaño, aunque también se utiliza frecuentemente la violencia física o psicológica».

En cuanto al lugar de la agresión suele ser la vía pública o un espacio abierto, escenario en un 65% de los casos ante el 52% de las agresiones no grupales. Le siguen el domicilio, un espacio cerrado o los alrededores de una zona de ocio. El tipo de zona donde se comete la agresión es mayoritariamente residencial.

El informe de Interior revela que en las agresiones grupales «se utiliza con mayor frecuencia el vehículo para llegar hasta la víctima. En cuanto al tipo de conducta sexual que se lleva a cabo por los agresores grupales se aprecia en un porcentaje mayor algún tipo de penetración «que casi siempre viene acompañada de un control violento de la víctima».

Las agresiones en 'manada' no son tan frecuentes como las cometidas de manera individual. Pero hay más de la que trascienden. Lo sabe bien Beatriz de Mergelina, mujer al frente del Centro de Ayuda a las Víctimas de Agresiones Sexuales (Cavas) en la Comunitat.

La mayoría de las asaltadas padecen algún engaño antes de sufrir las agresiones

A su memoria vuelve el caso de tres jóvenes en Valencia. «Dos abusaron de la víctima y el tercero actuó como cómplice porque estaba allí y no lo impidió». La chica había bebido bastante, «circunstancia que aprovecharon al encontrarse en un estado de mayor vulnerabilidad». Otra agresión anterior fue la protagonizada por cinco jóvenes de edades próximas a las treintena a excepción de uno de ellos, que era un menor de sólo 15 años.

«Suelen ser jóvenes adultos, de entre 20 y 30 años. Si bien es cierto que, en algunos casos, aparecen menores rozando la mayoría de edad». En general, en este tipo de conductas prevalece «desgraciadamente un pensamiento machista sin perspectiva de género, una cosificación de la mujer». Según reflexiona la experta, «un individuo que por sí solo no se atrevería a cometer el delito, en grupo se empodera. Se retroalimentan». De Mergelina apela a «endurecer leyes en delitos contra la libertad sexual y cumplimiento íntegro de penas».

 

Fotos

Vídeos