Investigan si uno de los detenidos borró otro vídeo de la violación de Callosa

Un agente del Laboratorio de Criminalística de la Guardia Civil. /J. Martínez
Un agente del Laboratorio de Criminalística de la Guardia Civil. / J. Martínez

El último joven arrestado aparece en la imágenes cuando él también grababa con su móvil mientras rodeaban y forzaban a la joven

Javier Martínez
JAVIER MARTÍNEZValencia

Los agresores sexuales de Callosa d'en Sarrià grabaron dos vídeos con sendos móviles mientras forzaban a la joven de 19 años el día de Año Nuevo. La grabación intervenida a Luis Jonathan B. B., uno de los detenidos en la planta baja, desvela que otro de los arrestados, Álex Eduardo G. C., habría grabado con su teléfono un segundo vídeo, aunque la Guardia Civil no encontró las imágenes cuando detuvo a este individuo tres horas después y revisó las grabaciones de su móvil.

Los investigadores del Equipo de Policía Judicial del cuartel de La Vila Joiosa sospechan que el cuarto detenido borró el vídeo poco antes de que una patrulla de la Guardia Civil acudiera a su casa para arrestarlo. Álex Eduardo G. también se cambió de ropa para que no pudieran reconocerlo en las imágenes grabadas por Luis Jonathan, pero los agentes le confiscaron las prendas que llevaba en el momento de la violación en grupo.

El líder del grupo manifestó de forma espontánea que él no había forzado a la joven y culpó a sus amigos

Los teléfonos intervenidos a 'la Manada' de Callosa fueron remitidos al Departamento de Nuevas Tecnologías del Laboratorio de Criminalística de la Guardia Civil de Valencia, donde los especialistas informáticos escudriñarán los aparatos para tratar de recuperar el vídeo borrado, presuntamente, por Álex Eduardo, y otras posibles grabaciones de agresiones o abusos sexuales que atribuyen al grupo de jóvenes de origen ecuatoriano.

Según informaron fuentes de la investigación, los técnicos escanearán las memorias internas de los móviles «para revisar los archivos eliminados y restaurar los que puedan servir para esclarecer más hechos delictivos». El líder de la pandilla, Joffre G. T. B., de 22 años, acumula otras tres denuncias por agresiones sexuales. Cuando fue arrestado en Callosa poco después de que la hermana de uno de los violadores avisara a la Policía Local, el joven manifestó de forma espontánea que él no había hecho nada y culpó a sus tres amigos de los abusos sexuales.

Visionado del vídeo de la violación en grupo

5,33
El vídeo de la violación en grupo que grabó con su móvil uno de los agresores, Luis Jonathan B., tiene una duración de cinco minutos y 33 segundos. El joven dio su consentimiento a la Guardia Civil para que viera las imágenes y facilitó a los investigadores hasta tres códigos para que pudieran desbloquear su teléfono. Los agentes visionaron la grabación en presencia del detenido y su abogado en el cuartel de La Vila Joiosa.
Seis veces dice «no»
En los primeros segundos del vídeo (minuto 0:13) ya se escucha claramente el primer «no» de la víctima como protesta, lamento y grito desesperado. La negativa se repite otras cinco veces durante el tiempo que dura la grabación. Los agresores se ríen Los violadores se ríen y mueven a la víctima como quieren (minuto 2:04) mientras uno de ellos la agrede sexualmente, y poco después (minuto 3:02) el resto está aguantado a la joven, porque parece que no se mantiene bien en pie.
Todos rodean a la joven
La víctima está rodeada por los cuatro agresores (minuto 3:26) y se pasan a la joven de uno a otro. La joven no deja de quejarse mientras es violada y uno de los agresores dice que le ha mordido en los dedos (minuto 4:35). La situación de dominio es apabullante.

Pero las imágenes visionadas por los investigadores de la Guardia Civil prueban su participación en la violación en grupo, junto con los otros tres detenidos, «de una joven que no tiene ningún control sobre sí misma ni es capaz de moverse o de erguir siquiera la cabeza», según el auto de imputación dictado por la juez que instruye el caso.

La magistrada afirma que las imágenes «son de un carácter sumamente degradante y de extrema dureza», y añade que se puede observar cómo la víctima «es manejada en todo momento por los detenidos y cómo los cuatro la agreden sexualmente, mientras hablan e incluso se escucha alguna risa, y tienen el absoluto control de la situación».

Los cuatro miembros de la pandilla agreden sexualmente a la víctima, según el visionado del vídeo

Tras visionar y analizar el vídeo grabado por Luis Jonathan, con el consentimiento del detenido, los investigadores descubrieron que Álex Eduardo estaba grabando también con su móvil mientras rodeaban y forzaban a la víctima. De hecho, el teléfono aparece dos veces en su mano en diferentes momentos de las imágenes revisadas por los guardias civiles.

Sin embargo, el joven negó haber grabado un segundo vídeo de la violación y facilitó también a los investigadores el patrón de desbloqueo de su móvil para que comprobaran que decía la verdad. Álex Eduardo se negó a declarar ante la Guardia Civil y tampoco quiso contestar a las preguntas de la jueza, pero varios días después solicitó comparecer otra vez ante la magistrada.

Más sobre la manada de Callosa

 

Fotos

Vídeos