Un testigo de la violación de Callosa, bajo sospecha por no avisar a la policía

Fachada de la planta baja donde la joven sufrió la agresión sexual en Callosa d'en Sarrià. / irene marsilla
Fachada de la planta baja donde la joven sufrió la agresión sexual en Callosa d'en Sarrià. / irene marsilla

El hombre ayudó a la joven tras escuchar sus gritos en el piso donde comenzaron los abusos, pero no llamó al 091 para denunciar la agresión

JAVIER MARTÍNEZ ALICANTE.

El abogado de la víctima de la agresión sexual en grupo de Callosa d'en Sarrià, por la que fueron detenidos y encarcelados cuatro jóvenes ecuatorianos, pedirá a la jueza que investigue también a un hombre que estaba en el piso de Benidorm cuando comenzaron los abusos sexuales, porque considera que este testigo podría ser «cooperante del delito por omisión».

Según la declaración de este individuo, que figura en el sumario, «entre todos estaban zarandeando a la chica, tirándola en el sofá cama del salón, y su vestido estaba desgarrado y los zapatos tirados». En un momento dado de los hechos que presenció, «el tal Joffre inmoviliza a la chica y el resto empieza a tocarla y magrearla».

El hombre manifestó ayer en el programa 'Espejo Público' de Antena 3 que estaba durmiendo en su habitación y se despertó tras oír los gritos de la víctima. «Estaba encerrada en el servicio con los chicos y gritaba: No, no; y salió con el vestido roto». El testigo echó de la vivienda a los agresores y dio una camisa a la víctima. «Me preguntó que le había pasado en la espalda y en la cara. Lo que le hicieron allí en el baño no lo sé», explicó. Tras llevar a su habitación a la chica para protegerla, el hombre aseguró que ella salió de la vivienda unos quince minutos después y se volvió a ir con ellos. También afirmó que los agresores sexuales estaban esperando a la víctima en la calle.

Durante la entrevista que le realizaron en 'Espejo Público', el testigo dijo que la chica se encontraba en un estado de semiinconsciencia. «Estaba muy mal», manifestó varias veces. Cuando la presentadora del programa, Susanna Griso, le reprendió por no haber ayudado más a la víctima y no haber denunciado la agresión sexual en ese momento, el hombre contestó que no llamó a la policía «por miedo a que tardara demasiado en llegar».

Según el abogado de la víctima, el testigo fue «plenamente consciente y conocedor» de lo que ocurrió en aquel momento, y el hecho de que no avisara a la policía «lo convierte en cooperador de la agresión» sufrida por la chica de 19 años. De momento, la causa está abierta contra los cuatro jóvenes encarcelados, de 19, 21, 22 y 24 años, por un delito de agresión sexual.

La Guardia Civil mantiene abierta la investigación ante la sospecha de que pudiera haber participado un quinto individuo en los abusos sexuales que sufrió la joven en Benidorm antes de ser trasladada a la planta baja de Callosa d'en Sarrià. Los cuatro jóvenes detenidos también podrían ser autores de otras dos agresiones sexuales, al menos, a chicas de origen ecuatoriano.

Uno de los arrestados ha solicitado volver a declarar ante la jueza que instruye el caso. El individuo insiste en su inocencia y asegura que no recuerda nada sobre el trayecto desde Benidorm a Callosa d'en Sarrià porque consumió droga. El cabecilla del grupo, que está siendo investigado por otras tres denuncias por hechos similares, fue el único de los cuatro que respondió a las preguntas que le formularon todas las partes en el juzgado.

La exnovia de este agresor sexual afirmó a La Sexta que el joven «es una persona violenta y borracha, sobre todo borracha». La chica manifestó que ella tenía 15 años cuando se fue a vivir con él a Callosa d'en Sarrià, pero regresó a casa con sus padres tras la última paliza que recibió hace cuatro años. El individuo propinó un bofetón y una patada a su novia en un hotel de Benidorm y le causó lesiones que requirieron asistencia médica.

Más

 

Fotos

Vídeos