Los 13 noes de la víctima de 'la Manada'

Varias personas pasan por la planta baja de Callosa donde se produjo la presunta agresión. / I. Marsilla
Varias personas pasan por la planta baja de Callosa donde se produjo la presunta agresión. / I. Marsilla

La investigación policial demuestra la reiterada oposición de la joven a una relación sexual | La negación de la chica fue escuchada por un testigo y recogida varias veces en el vídeo que grabó con su móvil uno de los sospechosos

Juan Antonio Marrahí
JUAN ANTONIO MARRAHÍValencia

valencia. Hasta en 13 ocasiones la palabra «no» fue pronunciada por la joven de 19 años víctima de la agresión sexual ocurrida en Año Nuevo y que se atribuye a 'la Manada' de Callosa, el grupo de cuatro jóvenes en prisión provisional por estos hechos. Así se desprende, al menos, del testimonio de uno de los testigos y del visionado del vídeo que grabó uno de los sospechosos. Además, la joven agredida ha hecho constar en sus declaraciones que Joffre G. T. B., el joven de 22 años con antecedentes por violencia y denunciado por otras tres jóvenes, pretendía desde hace algún tiempo una relación con ella que la víctima no deseaba.

Ante la Guardia Civil, la joven, cuya identidad preservamos, relata sus recuerdos de esa Nochevieja que empezó con alegría y terminó en pesadilla con su amargo despertar en la cama de un hospital. La víctima partió con un taxi junto a su tía y su primo desde su pueblo hasta Benidorm. Allí, cuenta, se encontró con Joffre. «Nos saludamos, nos felicitamos el año y continué de fiesta».

Tras permanecer con los suyos de fiesta en un local y sobre las cuatro horas, nuevo encuentro con Joffre. «Me preguntó por mis planes en lo que quedaba de noche y me dijo que si quería meterme algo, tenía de todo», mencionó la víctima en alusión a las drogas. «Le dije que sólo bebía whisky y fumaba, pero que no tomaba drogas».

Sobre las seis horas, la joven accedió a quedarse con Joffre y algunos de sus colegas bajo sospecha en un piso de Benidorm. Allí, asegura, siguieron tomando copas. De nuevo la víctima sitúa aquí a Joffre como principal protagonista de las pretensiones hacia ella. «Me preguntó por qué siempre rechazaba tener una relación o rollo con él». Según su versión, se lo había propuesto «en varias ocasiones», pero su respuesta fue clara: «Siempre lo rechazaba y le decía que no me gustaba, que sólo éramos amigos».

Sus frases

Mientras, prosiguió el consumo de alcohol hasta la última consumición que la víctima recuerda: una botella de tequila de la que tomó, dice, «dos o tres chupitos», a pesar de que Joffre «me ofrecía más». A partir de ahí se registra un vacío parcial en su memoria.

Sus siguientes horas se han reconstruido con el testimonio de los testigos y la grabación del vídeo. Uno de los adultos que habita en el piso de Benidorm donde comenzaron los supuestos abusos sexuales a la chica recuerda cómo la víctima «decía repetidamente no, no, no...» Los define como «gritos de queja». Al momento salieron «dos chicos» y la joven. «Se abrazó a mí como encontrándose salvada», describe, «con el vestido rasgado». El testigo la apartó llevándola a su habitación e intentando echar al grupo de casa. Y añade a la Guardia Civil: «Joffre sólo quería entrar para mantener relaciones con ella». También describió que Joffre «agarró a la chica inmovilizándola y el resto de chicos se pusieron a tocarla y magrearla».

Tras abandonar todos ese apartamento, el infierno de la joven se trasladó a Callosa d'En Sarrià. De ahí la víctima guardó otro amargo recuerdo: «Estaba tumbada, boca abajo. Tenía varios chicos encima. Me sujetaban con fuerza la cabeza contra el suelo», ha manifestado. Además, hizo constar sus lesiones: «Acabé con dolor en la mandíbula, un hematoma y arañazos en la espalda».

La última clave de lo que sucedió allí es la grabación de vídeo (cinco minutos y 33 segundos) que se intervino a uno de los sospechosos: Luis Jonathan B. B. La Guardia Civil constata un «noooooo» de la víctima desde el segundo 13. Siguen después los insistentes «no, no, no, no» mientras es penetrada por un sospechoso, una nueva secuencia de tres «no» consecutivos, un doloroso «ay, nooo» y otra larga negativa.

Uno de los arrestados pide ampliar su declaración judicial

Uno de los cuatro detenidos de la presunta violación grupal de la joven de 19 años la pasada Nochevieja en Callosa d'En Sarrià ha solicitado volver a declarar ante la jueza que lleva el caso. Se trata del más joven de los arrestados, el de 19 años. A él y al resto de detenidos, de 21, 22 y 24 años, la jueza les envió a prisión provisional por una supuesta agresión sexual con agravantes de abuso de superioridad y trato vejatorio.

Según su abogado, Joaquín Ródenas, aún no hay fecha para la comparecencia ante la titular del juzgado de instrucción 4 de la Vila Joiosa y desconoce el contenido de la información que su defendido quiere proporcionar.

Al igual que los otros tres, el arrestado de 19 años se encuentra en prisión provisional tras haber pasado a disposición judicial, aunque a diferencia del resto, que están en el centro penitenciario de Fontcalent, se encuentra ingresado en la cárcel de Alicante II, en Villena, por ser menor de 21 años.

Además de esta petición para volver a declarar, Ródenas presentó la pasada semana un recurso de reforma y otro subsidiario de apelación contra el auto de prisión con el objetivo de que su patrocinado quede en libertad provisional mientras aguarda el momento del juicio, si finalmente llega a producirse.

Los cuatro investigados en la agresión grupal de Callosa adujeron en su primera declaración ante la Guardia Civil y la juez de la Vila Joiosa que no recordaban «nada» porque habían bebido grandes cantidades de alcohol y se habían drogado. Además, todos ellos coincidieron en que no habían mantenido relaciones sexuales con la víctima y denunciante.

Más