El juez absuelve al dueño de la burra al que acusaban de maltrato

Imagen de la burra 'Rosi', con muestras de lesiones /LP
Imagen de la burra 'Rosi', con muestras de lesiones / LP

La sentencia reconoce que 'Rosi' estaba herida y en mal estado pero el propietario «no era consciente»

Juan Antonio Marrahí
JUAN ANTONIO MARRAHÍValencia

Vidal M. no es responsable de ningún maltrato animal en las lesiones por mordeduras que sufrió su burra 'Rosi' en el recinto que compartía con un perro. Así lo ha dictado el Juzgado de lo Penal número 7 de Valencia, que lo absuelve del delito por el que la Fiscalía pedía para él año y medio de prisión y que abonara los casi 10.000 euros que costó a la asociación Refugio El Burrito salvar la vida del animal.

El fiscal Olmedo consideraba a Vidal autor de maltrato animal y pedía que se le impusiera 18 meses de prisión, que no pudiera ejercer profesión alguna relacionada con animales, que se le confiscara todo animal de su propiedad y que pagara la citada cantidad en concepto de responsabilidad civil.

Dicha acusación se basaba en el escaso peso de 'Rosi' y en el hecho de que conviviera junto al can que le causó las lesiones en un solar vallado propiedad del acusado en Quart de Poblet. Además, la acusación particular, en representación del refugio, atribuía a Vidal una falta de cuidado y correcto mantenimiento de la burra. Pero el propietario se defendió en el juicio. «Yo nunca vi a mi perro morder a mi burra y varios meses antes mi veterinario me dijo que estaba bien», argumentó.

Seguimiento del caso

En la sentencia, a la que ha tenido acceso LAS PROVINCIAS, el juez considera probado que en el momento de los hechos juzgados, agosto de 2015, Vidal era dueño de dos burros y un perro en un solar vallado de Quart. Constata que 'Rosi' pesaba 92 kilos menos de su peso óptimo, presentaba heridas superficiales y profundas por mordedura y la secuela de un desgarro vaginal. Sin embargo, no considera que Vidal «fuera consciente del grave estado» del animal «ni que permitiera, a conciencia, que éste fuera mordido por alguno de los dos animales con los que convivía, ni que dejara de llamar a un veterinario a sabiendas de que el animal estaba gravemente herido, desnutrido o en riesgo de muerte».

Con este y otros razonamientos, el juez desmonta la acusación y absuelve al propietario. Contra el fallo cabe ahora un recurso en el plazo de diez días ante la Audiencia de Valencia por el fiscal o el refugio que asistió a 'Rosi'