Se traga su dentadura postiza durante una operación y lo descubre días después por fuertes dolores en la garganta

Radiografía frontal de la garganta del paciente./BMJ
Radiografía frontal de la garganta del paciente. / BMJ

El objeto llegó a producirle heridas internas que le provocaron diversas hemorragias

LAS PROVINCIASValencia

Tras más de una semana con intensos dolores en la faringe y las consecuentes visitas al médico, un hombre de 72 años descubrió la curiosa causa de su dolencia gracias a una radiografía. El paciente tenía encajada su propia dentadura postiza en la garganta, que había ingerido accidentalmente mientras se encontraba anestesiado durante una operación abdominal.

El objeto provocó varios daños severos al hombre, que llegó a pasar hasta ocho días con la dentadura atravesada en la garganta, según ha informado la revista BMJ Case Reports. Seis días después de la intervención, el paciente volvió al hospital aquejado de sangrado por la boca y un fuerte dolor en el cuello que le impedía tragar con normalidad. En un primer momento, los médicos pensarom que se trataría de una infección respiratoria a causa de la operación, por lo que tan solo le recomendaron antibióticos, esteroides y un enjuague bucal.

Radiografía lateral del paciente.
Radiografía lateral del paciente. / BMJ

Dos días después el hombre acudió de nuevo al centro hospitalario al no notar ninguna mejora, por lo que los médicos decididieron mantenerle ingresado para realizarle diversas pruebas. En principio, los profesionales estimaban que el paciente pudiese sufrir una neumonía o una infección grave en el pecho, pero tras ver la radiografía apreciaron finalmente el objeto semicircular sobre sus cuerdas vocales. La dentadura, que el operado había reconocido no encontrar después de la intervención, le había producido ampollas internas y una gran hinchazón en la zona.

El paciente fue sometido a una operación de urgencia tras localizar el objeto y permaneció ingresado seis días tras los que siguió sufriendo hemorragias por las que tuvo que recibir una transfusión de sangre e incluso ser intervenido de nuevo para reparar la arteria que le provocaba el sangrado.

Más