El radar doble de la DGT: «Es increíble, como si te sancionasen dos veces por la misma cosa»

Un coche circula a gran velocidad en la A-3. /J. Signes
Un coche circula a gran velocidad en la A-3. / J. Signes

Una nueva estrategia de Tráfico sorprende a los conductores de la autovía del Cantábrico A-8

LP/R. M.

«Es increíble, como si te sancionasen dos veces por la misma cosa», explica una conductora. Y es que lo que parece ser una nueva estrategia de la DGT para controlar la velocidad en carretera ha sorprendido esta semana a los usuarios de la autovía del Cantábrico A-8.

Lo contaba este fin de semana el diario El Comercio. Los dos aparatos fotografiaron el vehículo de esta conductora circulando a 115 y 112 kilómetros por hora, es decir, por debajo de la velocidad genérica para autovías pero por encima de la limitación en esos tramos. Las dos denuncias se cursaron con cinco minutos de diferencia y se las acaba de encontrar en el buzón. «Llegan en sobre sin certificar, sin aclarar en qué fecha la dejaron, lo que te impide pagar la sanción por internet», lamenta. «Es verano y mucha gente está fuera de casa. Yo tuve suerte de pasar por esta vivienda», explica. Al ir a pagar en el banco la entidad le confirmó que en las últimas semanas llevaban media docena de casos similares.

Salgo de tardeo y voy a conducir: ¿Puedo beber un tercio de cerveza?

El pasado mes de marzo, el director general de Tráfico, Pere Navarro, desveló uno de los trucos que está empleando la DGT para conseguir disminuir la siniestralidad en las carreteras. Navarro confirmó que las cajas con señalización de radar no siempre contienen dentro uno, pues «con solo el cartel de aviso de radar surte efecto», ya que recuerda que el objetivo de la DGT es que la gente aminore la velocidad cuando avista un cartel, y no poner denuncias.

La Dirección General de Tráfico (DGT) tiene repartidos en toda España 634 cajetines de control de velocidad, pero solo cuenta con instrumental para mantener operativos 366 de ellos. Tal como informa El Comercio, para amplificar su efecto disuasorio lo que hace es rotar los cinemómetros de forma aleatoria para evitar que los conductores sepan dónde funcionarán la próxima vez.

Hay pocos aparatos y por eso es más extraño lo que están encontrándose en las últimas semanas los conductores. En la autovía del Cantábrico (A-8) la DGT ha activado dos radares seguidos. Ambos están en Villaviciosa, en la calzada hacia Gijón, y se mantienen a una distancia de 8,6 kilómetros. Los tramos a los que apuntan tiene una limitación de velocidad de 100 kilómetros por hora y un túnel de separación, Niévares, a 90. La consecuencia para quien los excede es que en lugar de una, acaba llevándose dos multas.

De momento, no se tiene constancia de que este método se vaya a utilizar en otras vías o regiones españolas, aunque la Policía Foral de Navarra ya está empleando un sistema muy similar: los radares en cascada.

Para detectar las infracciones de quienes circulen por encima del límite de velocidad establecido, el método de los radares en cascada consiste en colocar un cinemómetro móvil unos metros más allá del radar fijo y sirve para detectar a los conductores que sobrepasen el límite de velocidad permitido.

El nuevo método de control de la DGT ha provocado división de opiniones entre los usuarios que lo defienden y los que consideran que es un simple método de recaudación:

-«Me parece muy bien. Si no quieres que te multen, respeta las señales»

-«Hay que recaudar .. mejor que se preocupen en mejorar las carreteras que hay más baches que en la luna !»

-«Pero es por nuestra seguridad dicen los piratas del caribe estos»

-«Dos y cien veces si no respeta»

-«Por y para nuestra seguridad, la del contribuyente»

Así funcionan los radares en cascada

Radares DGT

1.301 radares en España

España cuenta en la actualidad con un total de 1.293 radares en sus carreteras. De todos ellos, 661 son fijos, 68 de tramo y 572 móviles, según datos oficiales de la Dirección General de Tráfico (DGT) consultados por Europa Press.

Con motivo de la Operación Salida del verano, el director general de Tráfico, Pere Navarro, anunció que se pondrían en funcionamiento 20 nuevos aparatos, con la idea de sumar para final de año 78 radares más. Esta veintena de instrumentos comenzaron a operar el 1 de julio. Todos ellos son radares fijos y 16 de ellos están colocados en nacionales. El resto, cuatro, están situados en vías autonómicas.

Como ya adelantó Navarro en una entrevista para Europa Press en marzo de este año, la DGT no tenía previsto lanzar «grandes planes de expansión de radares», pero sí admitió que el organismo que dirige preveía continuar poniendo más radares en aquellos tramos o lugares donde pudieran ser «útiles», pues recalcó la importancia que tienen estos «para la seguridad de los conductores».

Todos estos radares se encargan de vigilar a los conductores por si estos realizan algún comportamiento indebido en la carretera. Pero la DGT también dispone de cámaras de vigilancia, helicópteros o incluso drones. De hecho, desde este 1 de agosto, con motivo de la Operación Salida de agosto, tres de estos drones comenzarán ya a denunciar a aquellos conductores que infrinjan la normativa de tráfico y seguridad vial.

Nuevos drones para la DGT

Radares de velocidad y tráfico

Acosa a los vehículos que le precedían cuando circulaba a gran velocidad