La increíble historia de Pascal, el perro que nunca se rindió

La increíble historia de Pascal, el perro que nunca se rindió

Con solo cuatro meses fue torturado y sumergido en pegamento industrial y luego abandonado a su suerte en la calle

EP

La increíble recuperación de Pascal, el perro que jamás se rindió a pesar de las perrerías que le hicieron unos niños. Pascal tenía tan solo cuatro meses de edad cuando su vida se convirtió en un infierno. Dos niños decidieron torturarlo, sumergiéndolo en pegamento industrial y arrastrarlo por el barro hasta dejarlo completamente petrificado, para después abandonado en una caja a su suerte. Y todo "por diversión".

Aquello sucedió a finales de octubre del año pasado, en Turquía. El equipo de rescate He'Art of Rescue de Estambul aún recuerda con tristeza el estado en el que se encontraron al pobre perro. El pegamento había actuado como cemento y Pascal estaba tan rígido que sólo podía mover su lengua.

Raparle el pelo por completo fue la única solución posible para asegurar la vida del animal. Una vez rapado, los veterinarios se dieron cuenta de que Pascal tenía la piel en carne viva, debido a las heridas que le habían ocasionado los productos químicos del pegamento; por lo que el cachorro tuvo que someterse a varios baños medicinales para recuperarse.

La trayectoria de un animal que había sido cruelmente torturado por el hombre hizo de Pascal un perro inseguro, desconfiado y receloso con las personas, en los primeros días tras su rescate. Pero todo el amor y los cuidados recibidos durante las 2 semanas enteras que estuvo hospitalizado bastaron para atisbar un poco de confianza y reconstruir su alma rota trocito a trocito.

Tras varios meses de rehabilitación y cuidados, Pascal encontró un hogar. Ahora vive feliz con una familia en España y disfruta correteando por nuestras playas junto a su nueva familia. Su aspecto físico es casi irreconocible: su frondoso pelaje tiene casi el mismo brillo de sus ojos; unos ojos tranquilos llenos de vida.