Dónde y a qué hora observar la Superluna en Valencia esta noche

Aspecto de la superluna, esta noche./AFP
Aspecto de la superluna, esta noche. / AFP

Recomendaciones para no perderte este fenómeno meteorológico

M. GARDÓ

La más grande Superluna de 2017 se podrá observar en la madrugada de este domingo día 3 al lunes 4 de diciembre.

¿Dónde observarla?

Para observar una superluna, basta con mirar al cielo, pues la luna se muestra con un tamaño más grande del habitual y más brillante debido a su cercanía a la Tierra en su órbita. No obstante, y para mejor observación, los expertos recomiendan buscar lugares amplios alejados de la ciudad y sin la mínima contaminación lumínica posible. Parajes como el Garbí o el Castillo de Cullera se presentan como lugares óptimos para una visión perfecta con la posibilidad de ver el movimiento de la luna y contemplar así en su máximo esplendor. Enclaves del interior de la provincia de Valencia son también idóneos para la visión de este fenómeno.

¿A qué hora?

La luna llena llega el domingo 3 de diciembre, a las 16.47 horas de España, pero alcanzará oficialmente el perigeo (el punto más cercano a la Tierra) al día siguiente a las 9.45 horas. No obstante, será visible durante toda la noche.

En enero llegarán otras dos

La superluna de la madrugada del 3 al 4 de diciembre forma parte de la primera de una trilogía. Las siguientes se sucederán el 1 de enero y el 31 de enero de 2018, siendo la última la más grande de todas.

La superluna del 31 de Enero contará con un eclipse lunar total, con una totalidad visible desde el oeste de América del Norte a través del Pacífico hasta el este de Asia. La órbita de la Luna alrededor de nuestro planeta está inclinada, por lo que normalmente cae por encima o por debajo de la sombra de la Tierra.

Aproximadamente dos veces al año, una Luna llena se alinea perfectamente con la Tierra y el Sol de modo que la sombra de la Tierra bloquea totalmente la luz del Sol, que normalmente se reflejaría en la Luna, explica la NASA.

En las zonas referidas, el 31 de enero, la Luna perderá su brillo y adquirirá un brillo misterioso, más débil de lo normal, de la escasa luz solar que atraviesa la atmósfera de la Tierra. A menudo emitidas en un tono rojizo debido a la forma en que la atmósfera dobla la luz, las Lunas totalmente eclipsadas a veces se llaman 'Lunas de sangre'.