Daimús acaba con la venta ilegal tras clausurar 60 paradas en la playa

Dos empleados de Daimús vigilan el paseo marítimo. / lp
Dos empleados de Daimús vigilan el paseo marítimo. / lp

El Consistorio ofrece a los manteros que se ubiquen en la zona del mercado siempre que paguen como el resto de comerciantes

IÑAKI LÓPEZ

daimús. Daimús retira a los vendedores del 'top manta' del paseo marítimo porque no tienen los permisos legales para llevar a cabo la venta de sus productos en esta ubicación. Era habitual, hasta hace apenas dos semanas, que los vecinos y turistas que durante esta época estival abarrotan la playa de Daimús se encontraran con el paseo marítimo colapsado de estos puestos ilegales.

El Ayuntamiento de la localidad consideró que los vendedores tenían que retirar sus puestos de la primera línea de playa. Los propietarios de estas paradas ilegales no se opusieron a abandonar la localización y aceptaron no volver a instalarse en la misma, según explicó a LAS PROVINCIAS el alcalde de Daimús, Javier Planes.

El edil detalló que el 'top manta' «se instaló en el paseo de una manera totalmente ilegal y lo hemos eliminado porque no reúnen ningún tipo de permiso necesario para poder desarrollar su actividad en esta zona».

Afirmó también que se han llegado a montar más de 60 paradas ilegales en este tramo y que todas ellas han sido erradicadas.

Desde el consistorio de Daimús han dado a estos vendedores la posibilidad de que puedan instalar sus puestos en el mercado que diariamente se monta en la playa de Daimús.

Para poder desarrollar su actividad comercial, tendrían que cumplir los requisitos legales del mercado y abonar las tasas necesarias como hacen el resto de comerciantes. Entre estas condiciones se estipula que han de ser autónomos y tienen que mantener vigente el seguro de responsabilidad civil.

De esta manera podrían vender como cualquier otro comerciante, pero sino cumplieran alguno de estos requerimientos que marca la ley no podrían estar ni en este tipo de mercado ni en ningún otro sitio de la playa. Si no acataran la normativa, el ejecutivo aseguró que la Policía Local actuaría en consecuencia para frenar su actividad.