Sánchez propone blindar las pensiones por ley y frenar los abusos de los alquileres

Manifestación de pensionistas./Archivo
Manifestación de pensionistas. / Archivo

El documento presentado hoy recoge además la derogación de los «aspectos más lesivos» de la reforma laboral y la elaboración de un nuevo Estatuto de los Trabajadores

Lucía Palacios
LUCÍA PALACIOSMadrid

La vivienda, el empleo y las pensiones son los tres grandes temas que están muy presentes en las 370 medidas que Pedro Sánchez presenta hoy y con las que pretende imposibilitar la negativa de Podemos a facilitar un gobierno socialista; de hecho, algunas de las medidas que propone son un claro guiño a la formación morada, tales como prohibir los cortes de luz, agua y gas a personas en situación de vulnerabilidad o regular los pisos turísticos, entre otras.

Sánchez se compromete, en este documento, a blindar las pensiones por ley y revalorizarlas en función del IPC real, a derogar los aspectos más lesivos de la reforma laboral de 2012 así como a elaborar un nuevo Estatuto de los Trabajadores y a frenar los precios «abusivos» del alquiler con una oferta segura y estable a precios asequibles por la que movilizará las viviendas vacías y a los grandes tenedores de pisos, entre otros asuntos.

«Propondremos el blindaje en la Constitución del Sistema Público de Pensiones y seguiremos impulsando su fortalecimiento y sostenibilidad, retomando el diálogo social y la negociación con el resto de fuerzas políticas en la Comisión del Pacto de Toledo», recoge el extenso documento, en el que, además de vincular la subida de las prestaciones a los precios -tal y como reivindican las movilizaciones ciudadanas- incluye otra de las exigencias del pueblo y de los sindicatos: eliminar el factor de sostenibilidad, con lo que prácticamente pone punto y final a la reforma de las pensiones realizada por Rajoy en 2013 y que abocaba a los mayores a una reducción de sus ingresos.

Pese a que no cumple su promesa inicial de derogar totalmente la reforma laboral de 2012, sí modificará los «aspectos más lesivos» de esta normativa, tales como ampliar el ámbito temporal del convenio colectivo, más allá de las previsiones contenidas en el mismo, tras la finalización de su vigencia y hasta la negociación de uno nuevo; revisar las causas y el procedimiento para la modificación sustancial de las condiciones de trabajo; reducir la dualidad entre trabajadores indefinidos y temporales, la inestabilidad y la rotación laboral; y reforzar la obligación de constancia expresa del horario de trabajo en el contrato a tiempo parcial.

A su vez, promete intensificar las actuaciones de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social, particularmente para evitar el uso fraudulento de la contratación temporal y tiempo parcial y combatir la economía sumergida.

En lo que respecta a otra de las grandes preocupaciones de los españoles, el acceso a una vivienda, el PSOE pretende crear un gran parque de alquiler público de precio asequible que contribuirá a controlar el crecimiento de precios de toda la vivienda en alquiler. Para ello, estudiarán también medidas que impulsen la actividad de los promotores públicos y de las cooperativas, así como la reorientación del sistema fiscal para promover el alquiler asequible.

En esta misma línea, pretenden aprobar una Ley estatal de vivienda, para garantizar el ejercicio en igualdad de los derechos y evitar situaciones de desamparo y exclusión residencial. En esta norma se impulsarán nuevas figuras de provisión de viviendas a un precio asequible, como el derecho de superficie, la cesión de uso de vivienda o el cohousing.

La vivienda, el empleo y las pensiones son los tres grandes temas que están muy presentes en las 370 medidas que Pedro Sánchez presenta hoy y con las que pretende imposibilitar la negativa de Podemos a facilitar un gobierno socialista; de hecho, algunas de las medidas que propone son un claro guiño a la formación morada, tales como prohibir los cortes de luz, agua y gas a personas en situación de vulnerabilidad o regular los pisos turísticos, entre otras.

Sánchez se compromete, en este documento, a blindar las pensiones por ley y revalorizarlas en función del IPC real, a derogar los aspectos más lesivos de la reforma laboral de 2012 así como a elaborar un nuevo Estatuto de los Trabajadores y a frenar «las subidas abusivas del alquiler» con una oferta segura y estable a precios asequibles por la que movilizará las viviendas vacías y a los grandes tenedores de pisos, además de a intentar regular y controlar el uso de la vivienda con fines turísticos, entre otros asuntos.

«Propondremos el blindaje en la Constitución del Sistema Público de Pensiones y seguiremos impulsando su fortalecimiento y sostenibilidad, retomando el diálogo social y la negociación con el resto de fuerzas políticas en la Comisión del Pacto de Toledo», recoge el extenso documento, en el que, además de vincular la subida de las prestaciones a los precios -tal y como reivindican las movilizaciones ciudadanas- incluye otra de las exigencias del pueblo y de los sindicatos: eliminar el factor de sostenibilidad, con lo que prácticamente pone punto y final a la reforma de las pensiones realizada por Rajoy en 2013 y que abocaba a los mayores a una reducción de sus ingresos.

Pese a que no cumple su promesa inicial de derogar totalmente la reforma laboral de 2012, sí modificará los «aspectos más lesivos» de esta normativa, tales como ampliar el ámbito temporal del convenio colectivo, más allá de las previsiones contenidas en el mismo, tras la finalización de su vigencia y hasta la negociación de uno nuevo; revisar las causas y el procedimiento para la modificación sustancial de las condiciones de trabajo; reducir la dualidad entre trabajadores indefinidos y temporales, la inestabilidad y la rotación laboral; y reforzar la obligación de constancia expresa del horario de trabajo en el contrato a tiempo parcial.

A su vez, promete intensificar las actuaciones de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social, particularmente para evitar el uso fraudulento de la contratación temporal y tiempo parcial y combatir la economía sumergida.

En lo que respecta a otra de las grandes preocupaciones de los españoles, el acceso a una vivienda, el PSOE pretende crear un gran parque de alquiler público de precio asequible que contribuirá a controlar el crecimiento de precios de toda la vivienda en alquiler. Para ello, estudiarán también medidas que impulsen la actividad de los promotores públicos y de las cooperativas, así como la reorientación del sistema fiscal para promover el alquiler asequible.

En esta misma línea, pretenden aprobar una Ley estatal de vivienda, para garantizar el ejercicio en igualdad de los derechos y evitar situaciones de desamparo y exclusión residencial. En esta norma se impulsarán nuevas figuras de provisión de viviendas a un precio asequible, como el derecho de superficie, la cesión de uso de vivienda o el cohousing.