Sin fecha la retirada del ferry encallado en Dénia: «Sacar el buque es la operación más compleja»

Una empresa especializada retira el combustible del Pinar del Río, encallado este lunes junto al puerto de Dénia. /J. Monzó
Una empresa especializada retira el combustible del Pinar del Río, encallado este lunes junto al puerto de Dénia. / J. Monzó

Baleària extrae el combustible del barco mientras estudia cómo descargar los coches y reflotar el Pinar del Río

Álex Serrano
ÁLEX SERRANO

Inmersos en un dilema casi shakespeariano, la naviera encargada del ferry Pinar del Río que el pasado viernes encalló a la entrada del puerto de Dénia sigue dándole vueltas a cómo recuperar el barco. Ayer, Baleària informó de que retiraron el combustible para evitar vertidos, pero que siguen dirimiendo la mejor solución para reflotar la nave: dos empresas holandesas han presentado sendos proyectos. Mientras, desde Delegación del Gobierno informaron ayer de que las opciones que se manejan son o sacar los coches de la bodega antes de trasladar el barco o esperar a que el Pinar del Río entre a puerto para que los 70 pasajeros puedan recuperar sus vehículos.

Estos trámites, lentos y pesados, mantienen en vilo a quienes el viernes escucharon un fuerte crujido antes de que el ferry en el que viajaban desde las Baleares chocara, por causas todavía desconocidas, contra la escollera del puerto de Dénia. Esperan en la estación marítima o en establecimientos hoteleros de los alrededores (los menos, porque apenas quedaban habitaciones) a que Baleària deshoje la margarita sobre cómo recuperar el barco. Por lo pronto, una empresa especializada acudió ayer a la escollera para recuperar el combustible y evitar vertidos, tal como explicaron desde Baleària. «El riesgo contaminante es mínimo, aunque se mantiene la barrera anticontaminación que Salvamento Marítimo desplegó el sábado a primera hora de la tarde de forma preventiva», indicó la empresa en un comunicado.

La empresa se plantea sacar los vehículos antes de llevar el transbordador al puerto

«Estos trabajos son los preparativos previos para iniciar el plan de reflotamiento del buque para poder ser llevado a puerto», comentaron desde Baleària, que «espera» poder decir en próximas horas «la mejor opción para llevar a cabo esta complicada tarea, que permitirá además desembarcar los coches de los pasajeros que permanecen a bordo», aunque al cierre de esta edición nada se sabía al respecto. Se trata del aspecto que más preocupa a los pasajeros que permanecen en Dénia, pues tienen sus coches en el buque sin poder acceder a ellos. Baleària insiste en que se ha programado otro ferry, el Bahama Mama, para que cubra la ruta Dénia-Ibiza-Palma y así pueda realizar los mismos servicios que el Pinar del Río, pero no ha dado solución a los pasajeros del ferry.

Mientras, el Gobierno permanece a la espera, aunque preparado para intervenir si la empresa no desvelara cuanto antes el plan de recuperación del buque. «Esperemos que, entre hoy y mañana (por ayer y hoy, respectivamente), nos definan cómo va a ser y la administración continuará vigilando que se realiza con un plan de evacuación. La administración si no se actúa, tendría que actuar, pero lo que tiene que hacer es supervisar que cada uno cumpla con sus funciones. Las cosas son complejas y necesitan su tiempo», subrayó ayer el subdelegado del Gobierno en Valencia y delegado en funciones en la Comunitat Valenciana, Roberto González, en declaraciones recogidas por Europa Press.

El representante del Gobierno explicó que en principio no hay riesgo de contaminación. «Debemos garantizar que no existe proyección de contaminación a la bahía, por lo que contamos con unos vehículos de vaciamiento de combustibles y con barreras anticontaminación que están haciendo su faena», dijo. Además, González explicó que la siguiente fase es sacar el buque, la «operación más compleja», para la que están trabajando empresas especializadas para diseñar el plan y Baleària deberá elegir cuál realiza la operación de salvamento.

Normalidad en el puerto 48 horas después

Las actividades de la naviera Baleària volvían ayer a la normalidad. La compañía, desde el incidente, no ha cesado sus actividades ya que el barco que está en el espigón no impide el tráfico marítimo. Una familia francesa explicó ayer que lo que había ocurrido era «un suceso aislado» que no les afectaba en sus vacaciones.

Sin respuestas

Asimismo, preguntado por la situación de los vehículos que están en el ferry, González destacó que todos los efectos personales han sido reintegrados a las personas, también los que estaban dentro de los coches, al tiempo que añadió que, en el plan de reflotamiento, «una de las prioridades es salvar los vehículos». En este contexto, desveló algo que Baleària no había detallado: las distintas opciones con las que trabaja la naviera para recuperar los coches. La primera es sacar los vehículos y nuevo reflotar el ferry, mientras que la segunda es recuperar el coche, entrarlo en el puerto y luego extraer los vehículos. «Son cuestiones técnicas que las empresas especializadas, las dos mejores del mundo, están trabajando con esos planes. Baleària tomará la decisión», sostuvo el delegado.

González fue incapaz de responder a la que es la pregunta más repetida. ¿Cómo encalló un barco con los modernos métodos de detección de fondos marinos y que ha entrado en varias ocasiones al puerto de Dénia por exactamente la misma ruta? El delegado del Gobierno apuntó que todavía se investigan las causas porque «esas cosas no son fáciles de determinar». Baleària programó a partir de este domingo el ferry Bahama Mama en la ruta Denia-Ibiza-Palma para cubrir los servicios del fast ferry encallado. Así, el Bahama Mama empezó a cubrir la ruta ya el domingo en el trayecto que parte del puerto de Palma a las 17.45 horas.

Los pasajeros que tenían reserva para las salidas entre este sábado y domingo en el ferry encallado han sido recolocados en cuatro buques de la compañía, aunque registraron importantes retrasos, hasta de tres horas, sobre todo el sábado, cuando un ferry que tenía que haber salido a las 15 horas lo hizo a las 17.45 por los problemas que tuvo la compañía en reorganizar sus recursos tras el accidente del pasado viernes.

Más