https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/levanteud-desktop.jpg

Jason, presente en la revolución

Moses Simon, ante Jony anoche en Vitoria. / EFE/ADRIÁN RUIZ DE HIERRO
Moses Simon, ante Jony anoche en Vitoria. / EFE/ADRIÁN RUIZ DE HIERRO

El gallego juega pese a su polémica situación en un equipo con muchas novedades Moses Simon debuta como titular y Doukouré no lo era desde agosto, mientras el club deberá pagar 1,36 millones al Moreirense por Boateng

JOSÉ MOLINS

La semana más extraña y complicada de la temporada en el Levante precedió al que sin duda fue el once más difícil y revolucionario de Paco López. El técnico presentó una alineación anoche en Mendizorroza plagada de novedades debido a la nutrida lista de bajas que arrastraba el equipo. La presencia más controvertida fue la de Jason, que permaneció como titular pese a la polémica y el enorme enfado que hay en el levantinismo por su acuerdo para la próxima temporada con el Valencia.

El coruñés jugó como extremo derecho y cuajó una actuación muy discreta, con poca aportación en ataque, donde no logró desbordar a Duarte, el lateral del Alavés. Lo normal es que el sábado repita como titular, ya que el partido es en Vigo, pero en la siguiente jornada, ya en el Ciutat, Paco López deberá decidir si cuenta con él.

Por su parte, Moses Simon debutó como titular en la Liga, tras sólo cinco apariciones desde el banquillo hasta ahora, y lo hizo formando una banda izquierda inédita con Antonio Luna, quien no jugaba en la competición regular desde septiembre. El nigeriano actuó como extremo y el balear de lateral, con el cambio de sistema a un 4-4-2, debido a las bajas que había, especialmente la de Toño, cuya estancia en prisión ha dejado muy tocado psicológicamente al equipo.

Cabaco, que vio la quinta amarilla, no podrá jugar el sábado en Vigo y Chema fue el descarte

Las otras novedades estaban en el centro del campo, también completamente inédito con Vukcevic y Doukouré (que no era titular desde agosto). Por eso llamó mucho la atención que Paco López dejara en el banquillo a Bardhi, porque con Rochina y Campaña ausentes, pareció inexplicable que el entrenador de Silla no confiara en el único mediocentro de los habituales titulares que tenía disponible.

El técnico tampoco confió en sus centrales habituales, debido a que ante la baja de Postigo, descartó antes del encuentro a Chema y relegó a la suplencia a Rober Pier, para que Rubén Vezo fuera de nuevo el titular, pero esta vez no por necesidad, sino por decisión. Para el sábado Paco López de nuevo tendrá que hacer cambios en la defensa, porque anoche Cabaco vio la quinta amarilla y no podrá jugar en Vigo ante el Celta por sanción.

Otro de los indiscutibles protagonistas de esta extraña semana es Boateng, cuyo fichaje por el Dalian Yifang por 11 millones de euros más variables puede hacerse oficial hoy. Por la venta del ghanés el Levante deberá pagar al Moreirense 1,2 millones de euros, ya que el club portugués firmó un 15% de plusvalía de un futuro traspaso (costó 2,5 millones en 2017), a los que hay que añadir 165.000 euros correspondientes al mecanismo de solidaridad. En total, 1,36 millones de euros. Además, el Río Ave, donde Boateng jugó en la temporada 2014-15, percibirá 55.000 euros.

La afición del Alavés protestó contra el horario y entró a los cinco minutos, la mayoría vestidos de negro representando el 'funeral del fútbol', con un ataúd que pasearon por las gradas. En el palco estuvo el director deportivo, Tito Blanco, que vio al Levante y también a su hijo Álex, suplente en el Alavés.